Cómo reducir el desperdicio de alimentos en casa
Ilustración: Ulises Mendicutty/The Guardian

Priyanka Naik ha estado buscando formas creativas de reducir el desperdicio de alimentos desde que tiene memoria. Es una chef vegana, escritora y personalidad de la televisión, que con frecuencia convierte las sobras de la cocina en platillos nuevos e ingeniosos y empaca las sobras de los restaurantes –incluyendo la canasta de pan– para llevárselas a casa más tarde. En lugar de tirar el arroz blanco que acompaña a la comida para llevar, del que dice que “no es muy fan”, lo echa en un procesador de alimentos con frijoles, papas y especias, y moldea la mezcla en forma de tortitas para hamburguesas vegetarianas.

Desde el punto de vista de la lucha contra el cambio climático, el enfoque de Naik es lógico. Aunque es difícil medir el desperdicio de alimentos, una estimación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente concluyó que si el desperdicio de alimentos fuera un país, sería el tercer principal emisor de gases de efecto invernadero después de China y Estados Unidos.

“Entre el 30 y el 40% de los alimentos en Estados Unidos no son consumidos cada año. Y alrededor del 40% de ese desperdicio se produce en nuestros hogares”, señaló la especialista en sistemas alimentarios sostenibles del Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales (NRDC) Andrea Spacht Collins.

Aunque es importante abordar los factores sistémicos y los actores corporativos que contribuyen a un sistema de desperdicio de alimentos, Collins señaló que se trata de un ámbito en el que las soluciones individuales realmente pueden aportar algo. “Evitar que los alimentos se conviertan en residuos en todo el mundo es la solución de mayor impacto que tenemos para hacer frente al cambio climático ahora”, comentó, señalando la investigación realizada por Project Drawdown.

A continuación, presentamos los consejos de los expertos sobre cuatro formas de reducir el desperdicio de alimentos en casa.

Planear con antelación, comprar de forma consciente

La prevención del desperdicio de alimentos puede empezar incluso antes de llegar al supermercado o al mercado. Collins indicó que el hecho de hacer una lista de compras y ceñirse a ella puede ayudar a garantizar que no llegues a casa y descubras que te falta un ingrediente clave que desbaratará tus planes de comida y te impedirá utilizar los demás ingredientes que compraste.

Cómo reducir el desperdicio de alimentos en casa - image-29-21-1280x854
Aunque los distintos estilos de vida permiten ritmos diferentes, los expertos recomiendan hacer compras más frecuentes y pequeñas en lugar de pocas y grandes compras. Foto: SolStock/Getty Images

Naik añadió que la tendencia de los estadounidenses a comprar a granel o a intentar hacer las compras de un mes en un solo momento también puede conducir a compras excesivas que resultan en que los alimentos se echen a perder por no haber sido utilizados a tiempo. Aunque señaló que los distintos estilos de vida permiten ritmos diferentes, recomendó hacer compras más frecuentes y pequeñas en lugar de pocas y grandes compras; ella suele intentar hacer sus compras todos los sábados o domingos para prepararse para la semana siguiente.

Su otra recomendación: “No vayas al supermercado cuando tengas hambre”, comentó, a menos que quieras llegar a casa y darte cuenta de que de alguna manera compraste cinco bolsas de tomates que no necesitas. “El estado de ánimo en el que te encuentras cuando haces las compras afecta en gran medida el resultado”.

Almacenar adecuadamente los alimentos

“Todos sabemos que si dejamos la leche en la barra, se va a echar a perder más rápido. Pero existen trucos similares sobre cómo almacenar las verduras y la fruta para que se conserven bien durante más tiempo”, comentó Collins.

Mencionó la página web del NRDC savethefood. com como fuente de consejos prácticos, y destacó algunos de sus favoritos: guardar las manzanas por separado de otras frutas, ya que las manzanas liberan una hormona llamada etileno que puede hacer que otros productos se echen a perder con mayor rapidez; colocar las hierbas frescas con el tallo hacia abajo en un vaso lleno de agua en el refrigerador, casi como si fueran un ramo de flores; guardar los champiñones en bolsas de papel en lugar de plástico para que no se vuelvan viscosos; poner una toalla de papel dentro de la bolsa en la que se guardan las verduras para que absorba el exceso de humedad; y guardar el pan en el refrigerador para que se mantenga fresco.

La Dra. Hannah Birgé, científica principal de agricultura en Nature Conservancy, observó que los enfoques creativos de almacenamiento de alimentos no solo prolongan la vida útil de los mismos, sino que también hacen que sea más probable que uno utilice lo que tiene. El cambio al uso de recipientes más pequeños y transparentes para el almacenamiento de alimentos ha ayudado a su familia a ver con mayor facilidad lo que tienen de un vistazo, por lo que es menos probable que queden olvidados en el fondo del refrigerador.

Cocina desperdicios

Una de las formas en que las personas tiran la comida sin darse cuenta es no reconocer que lo que consideran no comestible puede ser, de hecho, delicioso y rico en nutrientes. De acuerdo con Naik, esto es particularmente cierto en el caso de los productos agrícolas.

Cómo reducir el desperdicio de alimentos en casa - image-29-22
Los restos de verduras pueden ser reutilizados en otros alimentos. Foto: SolStock/Getty Images

“Muchas veces la cáscara o las hojas de las verduras pueden ser más ricas en nutrientes que la propia parte ‘carnosa’ de la verdura”, explicó. La parte superior de la zanahoria, por ejemplo, puede convertirse en un delicioso pesto, y la piel de la calabaza es tan comestible como la carne: salteada con aceite, la piel se ablanda al instante.

Además de encontrar usos para cada parte de los alimentos que tienes mientras cocinas, Naik también señala que existen infinitas formas de reutilizar las sobras para que no te aburras demasiado de los sabores y puedas acabar con ellos. Los camotes caramelizados que sobraron de las fiestas pueden convertirse en galletas de camote, la salsa de arándanos puede ser utilizada para preparar cocteles de temporada o quedar envuelta en hojaldre para convertirse en deliciosas tartas y (para los carnívoros, a diferencia de Naik) los restos de pavo y el relleno no consumido pueden transformarse en una sopa de albóndigas de pavo.

Eliminación y composta

No necesariamente se debe tirar algo solo porque haya vencido la fecha de caducidad en el envase, comentó Collins. “Contrariamente a la creencia popular, la fecha de caducidad de los alimentos no está regulada por el gobierno federal, lo cual provoca que se tire una gran cantidad de alimentos que están en perfecto estado”, explicó. “Tu nariz y tu lengua te dirán si se echó a perder de mejor manera que la fecha de caducidad”.

Cómo reducir el desperdicio de alimentos en casa - image-29-23-1280x951
No necesariamente se debe tirar algo solo porque haya vencido la fecha de caducidad en el envase. Foto: andresr/Getty Images.

Aun así, siempre habrá algunas cosas –piensa en cáscaras de huevo o cáscaras de plátano– que querrás tirar. Ahí es donde entra en juego la composta. Tanto si tienes un espacio en el patio trasero que puedes dedicar a tu propio montón de abono, como si cuentas con un servicio de recolección o depósito de residuos en tu ciudad, la composta puede ser un “cambio de juego”, dijo la Dra. Birgé, para reducir la cantidad de alimentos que terminan en los basureros.

Al final, explicó Collins, no existe un enfoque que funcione para todas las personas u hogares. “Es importante que cada persona analice de forma crítica las razones por las que se tira comida en nuestros hogares, y que después encuentre una solución que se ajuste a ellas”, señaló. “Existe una manera de que cada uno de nosotros pueda cambiar pequeños comportamientos que luego conduzcan a una gran solución”.