Veteranos del ejército critican la afirmación del príncipe Harry de que mató a 25 talibanes en Afganistán
Un excomandante del ejército británico critica al príncipe Harry por su afirmación sobre el número de talibanes que mató.

Veteranos británicos de alto perfil criticaron la afirmación del duque de Sussex de que mató a 25 soldados talibanes cuando sirvió en el ejército británico en Afganistán y advirtieron que esta confesión de alto perfil podría aumentar el riesgo para su seguridad personal.

El coronel Tim Collins, veterano jubilado del ejército, más conocido por pronunciar un entusiasta discurso antes del inicio de la guerra de Irak en 2003, señaló que la afirmación del príncipe sobre el recuento de asesinados era burda y que “nosotros no llevamos la cuenta”.

Otros comentaron que Harry se mostró desacertado al deshumanizar a los insurgentes describiéndolos como “piezas de ajedrez retiradas del tablero”, mientras que los talibanes acusaron al príncipe de cometer crímenes de guerra en su misión de hace una década.
Anas Haqqani, influyente miembro del gobierno afgano, señaló: “Los que mataste no eran piezas de ajedrez, eran seres humanos; tenían familias que esperaban su regreso. Entre los asesinos de afganos, no hay muchos que tengan la decencia de revelar su conciencia y confesar sus crímenes de guerra”.

La afirmación sobre el recuento de asesinatos figura en la autobiografía de Harry, Spare: En la sombra, y procede de la traducción del Times de la edición en español de su libro.

El príncipe relata en sus memorias su época como artillero en un helicóptero de ataque Apache durante su segunda misión en Afganistán en 2012. Fue posible establecer el recuento de asesinatos, explicó el príncipe, porque pudo ver las grabaciones de las cámaras de las armas de todas las misiones en las que participó.

Harry escribe que “en la era de los apaches y las laptops” era posible establecer “con exactitud cuántos combatientes enemigos había matado. Y me parecía que era esencial no tener miedo de esa cifra. Así que mi número es 25. No es un número que me llene de satisfacción, pero tampoco me avergüenza”.

Posteriormente, el príncipe reconoció que deshumanizó a las personas a las que abatió en combate: “Cuando me vi inmerso en el calor y la confusión del combate no pensé en esos 25 como personas. Eran piezas de ajedrez retiradas del tablero. Gente mala eliminada antes de que pudiera matar a gente buena”.

Collins, en una entrevista con Forces News, rebatió los comentarios de Harry. “Entre sus afirmaciones está la de que mató a 25 personas en Afganistán. No es así como se actúa en el ejército; no es así como pensamos. Ha defraudado seriamente al equipo. No llevamos cuentas. Nunca lo hicimos”.

El exsoldado acusó a Harry de participar en “una trágica estafa lucrativa para financiar el estilo de vida que no puede permitirse” que, en una crítica indirecta apenas disimulada a su esposa, Meghan, era algo que “otra persona ha elegido”.

Otros veteranos de Afganistán cuestionaron hasta qué punto Harry podía estar seguro del número de personas que mató. Un exparacaidista comentó: “Nunca he escuchado a nadie hablar del recuento de asesinatos, es burdo y francamente vergonzoso.

Quitar una vida es lo más serio que se puede hacer en operaciones, la gente seria no lo cuenta como si fuera un juego para cambiar unos cuantos libros”.

Aunque no es extraño que los soldados vuelvan a ver las grabaciones de las cámaras de las armas para analizar el desarrollo de la misión, el veterano de Afganistán añadió: “No siempre se puede saber quién murió o resultó herido. Nadie entra a un edificio destruido a checar”.

Un excomandante del ejército británico en Afganistán, el coronel jubilado Richard Kemp, señaló que los comentarios pueden poner en mayor riesgo la seguridad del príncipe. Los extremistas que apoyan a los talibanes podrían estar ahora “motivados para matar a Harry” debido a los recuerdos que han “resucitado” a raíz de sus comentarios, explicó a la cadena Sky News.

Harry demandó al gobierno del Reino Unido por la decisión de retirarle la protección real que recibía él y su familia, financiada por los contribuyentes, después de que se retirara de sus funciones reales en 2020. En un momento determinado de la batalla legal, sus abogados indicaron que el príncipe “no se siente seguro” cuando visita el Reino Unido, tras una serie de amenazas e incidentes, incluidos los provocados por extremistas de extrema derecha.

Los comentarios suscitaron cierta inquietud entre algunos musulmanes británicos, incluidos aquellos que han apoyado públicamente a Harry y Meghan en el pasado, pero mantuvieron su apoyo, al menos hacia ella.

Zillur Rahman, abogado especializado en difamación, indicó el año pasado que los artículos “falsos y trastornados” escritos sobre la pareja eran “exactamente” lo que había experimentado la comunidad musulmana. Sin embargo, sobre los comentarios de Harry acerca de matar a 25 personas, comentó: “Hemos observado una serie de asesinatos en Afganistán, que en algunos casos han incluido a civiles inocentes. No sé quiénes fueron los objetivos en el caso de Harry, pero por supuesto me parecen de mal gusto”.

“Es muy posible que cuando Harry estuvo en el ejército su vida fuera así, y espero que haya seguido adelante y haya cambiado de opinión, pero si esto es lo que el ejército inculcaba a su personal y la forma en que se les enseñaba a considerar a los demás, habría que analizarlo. ¿Es ésta la mentalidad del ejército y explica el motivo por el que se cometieron algunas atrocidades?”.

Un vocero del Ministerio de Defensa indicó que el ejército no discutiría la afirmación de Harry sobre el recuento de asesinatos: “No realizamos comentarios sobre detalles operativos por razones de seguridad”.

Las fuerzas británicas participaron en operaciones de combate en Afganistán entre 2001 y 2014, y en labores de entrenamiento posteriormente, antes de que Occidente se retirara finalmente en circunstancias caóticas en el verano de 2021. Los talibanes tomaron el poder en agosto de ese año, antes de que se hubiera completado la retirada definitiva.