El personal despedido de Twitter en el Reino Unido denuncia el trato ilegal en el despido ‘ficticio’
La sede de Twitter en Piccadilly Circus, Londres, en noviembre del año pasado, cuando el personal de la red social esperaba noticias sobre los planes de recorte de plantilla de Elon Musk. Foto: Anadolu Agency/Getty Images

Un grupo de exempleados de Twitter en el Reino Unido acusó a la empresa de haberlos sometido a un trato “ilegal, injusto y completamente inaceptable” durante un proceso de despido “ficticio”.

Un despacho de abogados que representa a 43 empleados de Twitter que fueron despedidos planteó la posibilidad de recurrir a un tribunal laboral para resolver la situación, que, según indica, se ha visto perjudicada por un periodo de consultas defectuoso bajo la dirección del nuevo propietario de la empresa, Elon Musk.

“Consideramos que un tribunal laboral no verá con muy buenos ojos los incumplimientos de la empresa hasta la fecha, sobre todo si se tiene en cuenta su tamaño, recursos y acceso a asesoría jurídica”, señalaron los abogados del despacho británico Winckworth Sherwood en una carta enviada por correo electrónico a los ejecutivos de Twitter y vista por The Guardian.

El despacho de abogados indicó que el proceso de despido comenzó para los empleados afectados el 18 de noviembre, tratándolos como si ya hubieran sido despedidos, a pesar de la obligación legal de consultar a las personas que iban a perder su empleo durante un mínimo de 45 días.

El despacho indicó que el hecho de desconectar inmediatamente a los empleados de los sistemas internos de la empresa suponía su suspensión efectiva de sus puestos de trabajo, cuando Twitter no tenía ningún derecho contractual a hacerlo.

La carta añadió que el bloqueo del acceso del personal a los sistemas e instalaciones de Twitter hacía “imposible” que los representantes de los empleados pudieran ayudar eficazmente a los compañeros afectados. Winckworth alegó que se trataba de una infracción de la Ley de Sindicatos y Relaciones Laborales de 1992 y que un tribunal laboral “no dudaría en llegar a la misma conclusión”. En la carta también se afirma que no se establecieron criterios de selección justos para los despidos, lo cual, según alega, constituye otra infracción de la ley.

Winckworth señaló que la justificación de la empresa para recortar gastos en los despidos, que afectaron a más de 180 personas en el Reino Unido, se vio socavada por el hecho de que Twitter anunciara “futuras oportunidades” en Londres en la sección de empleo de su página web corporativa. El despacho de abogados indicó que en un “número significativo de casos” los empleos de sus clientes no son realmente innecesarios. En la carta se afirma que la empresa alegó que es posible que los anuncios no sean “anuncios reales”.

Twitter despidió a aproximadamente el 50% de sus 7 mil 500 empleados en todo el mundo poco después de que Musk la adquiriera en un acuerdo de 44 mil millones de dólares (unos 829 mil millones de pesos).

A pesar de ello, un número considerable de empleados fueron contactados el 23 de diciembre para pedirles que respondieran las invitaciones sobre las consultas individuales relativas a los despidos. A algunos les dieron plazos para aceptar los términos del acuerdo antes de sus consultas, alegó la carta.

“Inevitablemente, y quizás de forma intencional, causó mucho estrés, ansiedad y angustia a las personas afectadas”, indicó la carta, que añade que Twitter utilizó el servicio de arbitraje Acas para garantizar los acuerdos.

En otras partes de la carta, se acusa a Twitter de no responder a las quejas formales presentadas por trabajadores individuales. En Estados Unidos, la empresa se enfrenta a cuatro demandas colectivas y 200 demandas judiciales de trabajadores afectados.
Se contactó a Twitter para obtener sus comentarios.