¿El recontagio de Covid-19 conlleva más riesgos para la salud o te hace ‘superinmune’?
Personas con cubrebocas pasan por un centro de pruebas de Covid-19 en la ciudad de Nueva York el 12 de diciembre. Foto: Eduardo Muñoz/Reuters

Un estudio reciente afirma que los recontagios de Covid-19 podrían suponer riesgos adicionales para la salud a largo plazo de las personas –en comparación con contagiarse de Covid-19 una sola vez–, sin embargo algunos expertos en enfermedades infecciosas de Estados Unidos no comparten la opinión de que existan pruebas que demuestren que los contagios repetidos son más peligrosos.

La cuestión del impacto de los contagios repetidos se está convirtiendo en un tema crucial en Estados Unidos, ya que la pandemia de Covid-19 está disminuyendo ahora en medio de una relajación generalizada de cualquier distanciamiento o restricción social, lo cual ha hecho que muchas personas se contagien del virus dos o más veces.

Un segundo o más contagios de Covid-19 aumentan el riesgo de muerte, hospitalización y diversos resultados adversos para la salud de una persona, entre ellos la diabetes y los trastornos neurológicos, según indica el estudio publicado en la revista Nature Medicine, que analizó la base de datos de atención médica del Departamento de Asuntos de los Veteranos (VA) de Estados Unidos.

“El recontagio tiene consecuencias en el sentido de que si uno vuelve a contagiarse de Covid-19, aunque lo hubiera padecido antes y aunque se hubiera vacunado, aún podría tener que ir al hospital y, en algunos casos, puede provocar la muerte”, señaló el Dr. Ziyad Al-Aly, uno de los autores del estudio, que trabaja como epidemiólogo clínico en la Universidad de Washington y como jefe de investigación en el sistema de atención médica del Departamento de Asuntos de los Veteranos de San Luis.

No obstante, la Dra. Celine Gounder, epidemióloga especializada en enfermedades infecciosas y editora general de Kaiser Health News, es una de las personas que señalaron que la inmunidad adquirida tras un primer contagio implica un menor riesgo de que se produzcan tales desenlaces.

“No hay nada en un recontagio que sea más peligroso que un contagio original, y en todo caso, un recontagio tendrá un riesgo menor porque la persona tiene cierta base de inmunidad en el momento en que se produce el recontagio”, explicó Gounder.

El debate sobre los riesgos de recontagio –que, según dicen los expertos, es probable que continúen– podría determinar el tipo de precauciones que las personas tomen contra el Covid-19 y si la gente se preocupa de forma innecesaria en un momento en que la pandemia ya ha causado estragos en la salud mental.

Los investigadores del Departamento de Asuntos de los Veteranos decidieron realizar el estudio porque los pacientes que ya se habían contagiado acudían a las clínicas locales con un “aire de invencibilidad”, comentó Al-Aly. “Algunos medios de comunicación comenzaron a referirse a estos pacientes como ‘superinmunes'”.

Para determinar si eso era válido, los investigadores compararon los resultados médicos entre más de 440 mil participantes que no se habían recontagiado de Covid-19 con unos 40 mil que se habían recontagiado al menos una vez. Comprobaron que el recontagio suponía un mayor riesgo de mortalidad y resultados de salud adversos durante la fase aguda y seis meses después del contagio.

Por ello, cuando las personas se preguntan si vale la pena tomar precauciones para protegerse de los recontagios, “la respuesta es sí”, señaló Al-Aly.

No obstante, otros expertos en enfermedades infecciosas detectan posibles problemas en el estudio. Por ejemplo, la población de pacientes del Departamento de Asuntos de los Veteranos es mayoritariamente masculina y de edad avanzada.

“Lo que pueda aparecer en una base de datos que incluya a muchas personas mayores y enfermas no necesariamente será aplicable a personas más jóvenes y sanas”, señaló John Moore, profesor de microbiología e inmunología del Weill Cornell Medical College.
Esta consideración es importante, indicó Moore, porque el estudio podría generar un miedo y una angustia adicionales en la población general, sobre todo en las personas sanas que “se preocupan por su salud desde que se levantan en la mañana hasta que se acuestan en la noche”.

“Si te entra ansiedad porque lees información que sugiere que si te contagias varias veces de Covid-19, vas a tener covid prolongado” automáticamente, “no creo que eso sea útil”, comentó Moore.

También existen nuevas pruebas, quizás alentadoras, de que los síntomas del Covid prolongado derivados de contagios leves desaparecen en el plazo de un año, en lugar de desembocar en problemas de salud crónicos en la gran mayoría de las personas, según indica un estudio realizado en Israel y publicado en la revista BMJ.

“Muchos de estos casos se resolvieron ciertamente en el plazo de un año, lo cual no es estupendo, no estoy intentando minimizarlo”, indicó Moore. “Pero cada vez hay más indicios de que, para la mayoría de las personas, no dura toda la vida, lo cual es bueno”.

Al-Aly reconoce que en el estudio se realizó un seguimiento mayoritariamente de hombres de edad avanzada y raza blanca, no obstante, señaló que sus cálculos están ajustados en función de estas características. También destaca que el 10% de los participantes eran mujeres y el 12% menores de 38 años.

En cuanto a la preocupación de que el estudio suscite temores irracionales, Al-Aly comentó que cree que “saber es mejor que no saber”.

“Yo tendría mucho más miedo de la incertidumbre”, indicó. “Armado con un conocimiento real, conociendo las consecuencias, realmente puedes tomar medidas para protegerte a ti mismo, proteger a tu familia de forma informada”.

Pero Brown opina que no se ha realizado un estudio definitivo sobre el impacto de los recontagios, en parte porque muchos de ellos se produjeron durante la ola de ómicron, y no ha habido tiempo suficiente para recopilar y analizar los datos.

“Por eso creo que debemos actuar con cautela”, comentó Moore. “No se puede decir que es un hecho establecido y, por lo tanto, aumentar los niveles de ansiedad en las personas que se preocupan excesivamente por su salud”.

Los residentes de Estados Unidos deben considerar ahora las precauciones –o no considerarlas en absoluto– después de que el presidente Joe Biden declarara el fin de la pandemia, así como en una sociedad en la que un número mucho menor de personas usa cubrebocas.

Para decidir la forma de responder a informes como el del estudio del Departamento de Asuntos de los Veteranos, es importante darse cuenta de que los recontagios siguen siendo riesgosos, señaló Justin Lessler, profesor de epidemiología de la Universidad de Carolina del Norte.

“Sin embargo, eso no es lo mismo que decir que son más peligrosos que un primer contagio de (Covid-19) en la era anterior a la vacuna; no lo son”, indicó Lessler, quien sigue usando cubrebocas y evita comer en lugares cerrados en medio del reciente aumento de casos de Covid-19.

Las personas que corren un alto riesgo de contagiarse de Covid-19 o que están en contacto con personas de alto riesgo deberían “ser precavidas y utilizar las herramientas a su disposición para intentar protegerse”, señaló Lessler. “No obstante, creo que es necesario equilibrar esto con las medidas que las personas están dispuestas a tomar a largo plazo, ya que es probable que los periodos intermitentes de alta transmisión (de Covid-19) continúen en el futuro”.

Al-Aly recomienda que las personas tomen “medidas de sentido común”, como usar cubrebocas cuando utilicen el transporte público. También sugirió evitar “reuniones innecesarias y muy grandes”.

Cuando se le preguntó en qué consistiría un evento de este tipo, respondió: “La gente tiene que decidir por sí misma si ese concierto realmente vale la pena”.

Y añadió: “Al fin y al cabo, en realidad se trata de la tolerancia al riesgo de cada persona”.