¿Podría la nueva variante XBB.1.5 de ómicron propiciar nuevas infecciones por Covid-19?
Una persona se realiza la prueba de Covid-19 en Times Square, Nueva York. El número de hospitalizaciones por la variante XBB.1.5 está aumentando rápidamente en el estado. Foto: Spencer Platt/Getty Images

Los científicos han expresado su preocupación sobre una nueva variante de Covid-19 que se está propagando con rapidez en Estados Unidos y amenaza con causar nuevas olas de contagios. Esto es lo que sabemos hasta el momento.

¿Cómo se llama la nueva variante?
Se le conoce como XBB.1.5. Es una de las últimas descendientes de ómicron, la versión altamente transmisible del Covid-19 que provocó el aumento del número de casos en el Reino Unido el invierno pasado. Desde entonces, las variantes de ómicron han dominado las infecciones mundiales por Covid-19. XBB.1.5 evolucionó a partir de la variante XBB de ómicron, que es a su vez una fusión de dos variantes BA.2 diferentes.

¿A qué velocidad se está propagando?
Al parecer, la variante surgió en el estado de Nueva York o sus alrededores a finales de octubre. A finales de diciembre, el número de casos en Estados Unidos se duplicó con creces en una semana. Ahora representa aproximadamente el 40% de todas las infecciones por Covid-19 en Estados Unidos. El número de hospitalizaciones está aumentando en Nueva York, lo cual suscita el temor de que XBB.1.5 esté a punto de causar nuevas olas de contagios a medida que se propague a otros países. Algunos cálculos estadounidenses sugieren que XBB.1.5 se está propagando a una velocidad más de dos veces superior a la de la variante BQ.1.1, que es una de las más comunes que se encuentran en el Reino Unido.

¿Por qué se está propagando con tanta rapidez?
La variante tiene una mutación inusual conocida como F486P que está contribuyendo a su propagación. La mutación modifica una parte del virus de Covid-19 que muchos anticuerpos procedentes de la vacunación o de una infección previa atacan. Este cambio hace que los anticuerpos sean menos eficaces a la hora de neutralizar el virus. La variante original, XBB, posee una mutación diferente en la misma posición.

Esto hace que XBB también sea capaz de evadir las defensas inmunitarias, sin embargo, la mutación tiene un precio: el virus no se puede adherir a las células humanas con la misma eficacia, por lo que en realidad es menos infeccioso. La variante XBB.1.5 no presenta esta desventaja: la mutación F486P le permite evadir los anticuerpos sin comprometer su capacidad de adherirse a las células humanas. De hecho, se adhiere a ellas incluso con mayor fuerza que XBB, lo cual incrementa su capacidad de infección.

“La mutación puede proporcionar esa evasión inmunitaria sin que suponga un coste para la capacidad de infección, y por ese motivo ha tenido tanto auge”, explica Ravi Gupta, profesor de microbiología clínica de la Universidad de Cambridge.

¿El virus ya está presente en el Reino Unido?
Los científicos del Reino Unido ahora analizan la genética de solo una parte de las muestras de Covid-19, por lo que existe cierta incertidumbre en lo que respecta a XBB.1.5. Sin embargo, la variante ha sido detectada aquí, y el monitoreo sugiere que constituye al menos el 4% de los virus de Covid-19 que están siendo secuenciados.

¿La variante causa una enfermedad más grave?
No hay pruebas de que XBB.1.5 cause una enfermedad más grave que otras variantes de ómicron. No obstante, el hecho de que se está propagando con rapidez es preocupante, ya que es más probable que el virus llegue a personas vulnerables que podrían ser hospitalizadas o morir a causa de la infección, especialmente si no han recibido su último refuerzo de la vacuna.

¿La variante provocará otra ola?
Esa es la preocupación. En Estados Unidos, los científicos sospechan que la variante XBB.1.5 es responsable, al menos en parte, del aumento del número de hospitalizaciones en Nueva York, aunque el clima frío y las reuniones en espacios cerrados también contribuirán. Se desconoce si la variante provocará un gran aumento en el Reino Unido, pero se prevé que se produzca algún incremento.

“Podría provocar un aumento del número de casos, pero no estoy convencido de que vaya a causar necesariamente una ola explosiva de contagios en el Reino Unido”, señala Gupta. “No creo que haya motivos para que cunda el pánico. Lo que nos preocupa principalmente es la gravedad de la enfermedad, y no hay pruebas de que sea más grave. No obstante, las personas deberían asegurarse de que están al día con sus vacunas”.

Paradójicamente, la ola invernal de influenza y otros desagradables virus respiratorios que circulan por todas partes podría mitigar cualquier pico de Covid-19. Si contraes un virus, este debería activar el sistema inmunitario innato, las defensas de primera línea del organismo contra los patógenos, ofreciendo al menos cierta protección contra los virus que aparecen poco después. Por tanto, si te contagiaste de gripa u otro virus respiratorio durante la Navidad, tus defensas inmunitarias podrían resistir un breve contacto con el Covid-19.

¿Qué aconsejan los científicos?
Las vacunas siguen siendo la mejor forma de protegerse contra el Covid grave, sin embargo, Sam Wilson, profesor de virología de la Universidad de Glasgow, señala que también será de ayuda adoptar las precauciones habituales contra el Covid-19.

“Independientemente del impacto de una nueva variante, el Servicio Nacional de Salud ya se encuentra bajo una tremenda presión debido a la gran variedad de virus de este invierno”, comenta. “Siempre que sea posible, tomar medidas voluntarias para reducir la transmisión –reducir los contactos, usar cubrebocas de alta calidad en espacios cerrados concurridos y aislarse si se tienen síntomas– ayudará a reducir la presión ejercida sobre el Servicio Nacional de Salud”.