María Teresa Solís, cocinera indígena, gana concurso gastronómico con un atole de maíz morado
María Teresa Solís López prepara un platillo tradicional con maíz morado. Foto: Hilda Ríos/EFE.

EFE.- María Teresa Solís López, una cocinera indígena, ganó un concurso sobre el platillo mexicano más representativo del país con el prehispánico atole de maíz morado, que logró imponerse a más de 500 recetas.

María Teresa Solís López, de Ixtenco, municipio de Tlaxcala, compartió este martes a Efe que se enteró del concurso y se animó a participar, aunque no tenía experiencia previa en concursos.

También lee: Lo que los famosos buscan en la comida

Sin embargo, a la cocinera de origen otomí le costó mucho decidir con qué platillo quería presentarse y fue cuando pensó en esta bebida tradicional que nadie conocía, pero que, a su modo de ver, representaba a su municipio ya que se servía en momentos especiales para sus habitantes, como las fiestas municipales.

“Lo primero que tuvimos que hacer es grabar un video y escribir la receta original para enviarla al concurso individual. De ahí fueron seleccionando y tuvimos que presentarnos ante el jurado, de ahí pasé a la segunda fase y de ahí a la final”, dijo.

Reveló que la receta está elaborada con maíz morado que su esposo produce en el campo, ayocotes (frijol grande de colores), azúcar blanca y canela.

Todos ingredientes 100 % prehispánicos y de dicha región, según recordó.

Te puede interesar: Ciudad de México: un tour virtual a través de cine, música, libros, comida y arte

Para su preparación se tiene que desgranar el maíz para ponerse a fermentar, con agua se van combinando los ingredientes ya hechos polvo y se ponen al fuego, el cual tiene que ser en anafre con carbón, y se mueve hasta lograr la consistencia adecuada y el color morado.

Al servirse se puede acompañar con pan de sal con la intensión de que no pierda el sabor y se pueda degustar de la mejor manera, siendo un sabor inigualable.

“Cuando me notificaron que era la ganadora de la fase individual sentí una emoción muy grande porque algo tan tradicional de mi pueblo esté en boca ahora de todo el mundo”, dijo la mujer.

Agregó que incluso chefs reconocidos, la “felicitaron y disfrutaron de algo que por tradición aprendí a hacer”.

No te pierdas: Comida gourmet para los invisibles: el proyecto del chef Massimo Bottura en Mérida

La convocatoria para el concurso “¿A qué sabe la Patria?”,  fue abierta para chefs, cocineros y público en general, donde se inscribieron 679 personas y grupos de todos el país.

En la categoría individual se inscribieron 565 recetas, mientras que en la colectiva 114 grupos comunitarias, con una importante presencia de recetas de pueblos indígenas.