La Fiscalía de CDMX ofrece disculpa por el caso del transfeminicidio de Paola Buenrostro
El asesinato de Paola Buenrostro se perpetró hace ya un lustro. Foto: Facebook Casa de las Muñecas Tiresias

A cinco años del transfeminicidio de Paola Buenrostro, la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) ofreció una disculpa pública a la mujer y a su compañera Kenya Cuevas ante las violaciones a los derechos humanos de las que han sido objeto a lo largo del caso.

“La Fiscalía reconoce la responsabilidad institucional en las violaciones a los derechos humanos referidos y ofrezco una disculpa pública a la memoria de Paola Buenrostro y a su familia, así como a Kenya Cuevas por las afectaciones ocasionadas a las violaciones a sus derechos humanos (…) Les debemos justicia. La detención y presentación del transfeminicida ante la autoridad judicial es nuestra responsabilidad y no descansaremos hasta lograr justicia y fin de la impunidad de este crimen de odio”, dijo la fiscal de la capital Ernestina Godoy en el evento que forma parte de las recomendaciones de la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX.

La funcionaria aceptó que la institución a su cargo realizó actos discriminatorios, estigmatizantes y violentó el debido proceso.

“La FGJCDMX reconoce públicamente los actos de agravios cometidos en contra de Paola Buenrsotro y Kenya Cuevas, se violentó el derecho a la identidad de género, a la igualdad y no discriminación, vida privada, personalidad jurídica y al libre desarrollo de la personalidad  consistente en la negativa de reconocer la identidad de género de ambas, así como discriminación por ser mujeres trans y trabajadoras sexuales”, enumeró.

Godoy resaltó que Kenya fue inscrita al registro de víctimas de la CDMX, con la finalidad de que acceda a las diversas medidas de reparación integral que contemplan: compensaciones por los daños causados y medidas de rehabilitación. 

Paola Buenrostro tenía 24 años de edad, era una mujer transexual y trabajadora sexual. Originaria de Chiapas, Buenrostro llegó a vivir a la CDMX donde ya llevaba ocho años y donde la madrugada del 30 de septiembre de 2016 fue asesinada. 

El transfeminicidio de Buenrsotro fue el primero en ser reconocido en la CDMX, pero el responsable quedó puesto en libertad por falta de pruebas y está prófugo de la justicia.

“La libertad del transfeminicida presentó y sigue presentando un riesgo para la vida e integridad física de Kenya”, afirmó Godoy.

Buenrostro fue asesinada con un arma de fuego y murió en la esquina de Insurgentes y Puente de Alvarado, donde durante el evento se develó una placa en honor a su memoria. “Falta camino por recorrer y batallas por ganar. Nuestra mayor venganza es que seamos felices”, dijo por su parte Kenya Cuevas,

Los asistentes coincidieron que las disculpas no son suficientes para resarcir el daño ni para devolver la confianza en las instituciones, sino que se requieren de medidas preventivas para reducir los crímenes de odio hacia la comunidad LGGBTQ+. 

En el evento también estuvieron presentes Nashieli Ramírez, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX, Néstor Núñez López, alcalde de Cuauhtémoc, Geraldina González de la Vega, presidenta de la Copred, Armando Ocampos, comisionado ejecutiva de Atención a Víctimas de la CDMX, entre otros.