A los científicos de la vacuna de AstraZeneca les esperan millones cuando salga a bolsa su firma
La profesora Sarah Gilbert posee 5.2% of Vaccitech. Si la firma alcanza una colocación de 425 millones de libras, su participación valdría 22 millones. Foto: John Cairns/University of Oxford/PA

La profesora Sarah Gilbert, la científica que dirigió el equipo que creó la vacuna contra el coronavirus de Oxford/AstraZeneca, recibirá un pago de más de 22 millones de libras esterlinas cuando la empresa de biotecnología que cofundó se prepara para cotizar en el mercado de valores de EU.

Gilbert, que ganó fama como resultado de su trabajo en la creación de la vacuna Covid-19 de Oxford, es propietaria del 5.2% de Vaccitech, una empresa derivada de la Universidad de Oxford que posee la biotecnología detrás de la vacuna AstraZeneca y otras para Mers, hepatitis B, el virus que causa el herpes zóster y una variedad de cánceres.

Vaccitech la compañía que Gilbert fundó en 2016 con un colega científico de vacunas de Oxford, el profesor Adrian Hill, presentó sus documentos regulatorios antes de una oferta pública inicial en la bolsa Nasdaq. En un reporte del Financial Times no se sugiere un valor de referencia para Vassitech, pero es probable que la empresa busque un precio de salida a bolsa superior a la valoración de 425 millones de libras que atrajo en una campaña de recaudación de fondos a principios de este mes. Vaccitech declinó hacer comentarios.

Hill también posee una participación de 5.2%, según documentos presentados en Companies House. Si la empresa alcanzara un valor de cotización de 425 millones de libras, las participaciones de Gilbert y las suyas valdrían 22 millones de libras cada una. La Universidad de Oxford también podría obtener una gran ganancia, ya que posee una participación directa de 5.4%. También posee otras participaciones a través de Oxford Sciences Innovation (OSI), una firma emanada de la universidad.

Los patrocinadores de OSI incluyen varias empresas chinas, como el brazo de inversión de Huawei Technologies, la compañía de telecomunicaciones acusada de representar un riesgo de seguridad nacional para la infraestructura de Reino Unido y EU.

Un portavoz de la Universidad de Oxford se negó a comentar y Gilbert y Hill no respondieron a las solicitudes de comentarios.

La empresa matriz de Google, Alphabet, posee el 12% de Vaccitech a través de su fondo de capital de riesgo GV. Sequoia Capital, un fondo de riesgo conocido por ganar millones con la financiación inicial de Apple, Google y YouTube, también posee el 10%.

El gobierno del Reino Unido otorgó a Vaccitech una subvención de al menos 155,000 libras para ayudar a financiar el desarrollo de la vacuna contra el coronavirus, que se basa en un virus que causa resfriados comunes en los chimpancés. Sin embargo, el Tesoro británico no figura en el registro de accionistas de la empresa y no respondió de inmediato a las solicitudes de comentarios.

Si bien Gilbert está destinado a ganar millones, solo será una fracción de los miles de millones de científicos que están detrás de otras vacunas contra el coronavirus.

Uğur Şahin y su esposa, Özlem Türecim, cofundadores y director ejecutivo y directora médica del socio de vacunas de Pfizer, BioNTech, han visto cómo su riqueza neta se disparó a alrededor de 4 mil millones de dólares, según la revista Forbes. Las acciones de BioNTech han aumentado 200% desde el comienzo de la pandemia.

La fortuna de Stéphane Bancel, el director ejecutivo de Moderna, se disparó a casi 4,300 millones de dólares a medida que el precio de las acciones de la compañía estadounidense ha aumentado. Dos científicos que ayudaron a desarrollar la tecnología para la vacuna ARNm de Moderna también se han convertido en multimillonarios. El profesor Timothy Springer de la Facultad de Medicina de Harvard y el Dr. Robert Langer del Instituto de Tecnología de Massachusetts tienen participaciones por valor de 2,200 millones de dólares y 2,000 millones, respectivamente.

AstraZeneca ha firmado un acuerdo para distribuir la vacuna Oxford sin fines de lucro durante la pandemia. Cuando finalice el acuerdo comercial, la Universidad de Oxford recaudará el 6% de los ingresos y Vaccitech una participación no revelada.

Del saxofón en el bosque a salvar vidas en una pandemia

En enero de 2020, el equipo de Gilbert en el Instituto Jenner de Oxford estaba fabricando una vacuna contra el virus del ébola. Pero su mente, y la de la mayoría de las personas en la comunidad de las vacunas, estaba en el nuevo coronavirus de rápida propagación que emergió en China. El día después de que los científicos chinos publicaran la secuencia genética de Covid19, le ordenó a su equipo que dejara el ébola y se pusiera a trabajar en una vacuna contra el coronavirus.

Gilbert, que cumple 59 años este mes, fue de las que trabajaron más duro. Su alarma sonaba a las 4 am y trabajaba hasta altas horas de la noche.

“Fue un trabajo duro y todavía lo es, pero es un trabajo duro hacer algo que realmente importa”, dijo al Observer. “Tenemos una gran cantidad de personas que han trabajado muy, muy duro en esto durante muchas horas, día tras día. Es simplemente implacable. Pero ayuda que seamos muchos haciéndolo juntos”.

El esfuerzo valió la pena. La vacuna funcionó, y Gilbert y la universidad se asociaron con AstraZeneca para fabricarla a gran escala, con la condición de que la vacuna se vendiera sin fines de lucro.

Ella y Hill formaron Vaccitech en 2016 como una forma de permitirles a ellos y a la universidad beneficiarse de sus descubrimientos.

Gilbert, que nació en Kettering, llegó a Oxford en 1994 para trabajar con Hill en el parásito de la malaria, plasmodium. Pronto se puso a trabajar en vacunas experimentales, comenzando con una que despertaba los glóbulos blancos para combatir la malaria, seguida de una vacuna “universal” contra la gripe.

Cuando era estudiante, se dice que Gilbert tejía suéteres con perros y tocaba su saxofón en el bosque para no molestar a sus vecinos. Como investigadora en Oxford, se ganó una reputación de sensatez que algunos atribuyen en parte a que tuvo trillizos, si bien su marido dejó de trabajar para criarlos.