¿Qué prefieres? Deducir impuestos por tus gastos de lentes o donar a un albergue de michis

Como persona física puedes deducir impuestos. De cada 100 pesos que ganas, 15 los puedes deducir por tus gastos de óptica, servicios médicos y gastos en educación. Y además tienes 7 pesos más para deducir por donaciones al albergue de perritos y michis, para mujeres o bebés. Sin embargo, estos 22 pesos se reducirán a 15 y englobarán todos esos gastos, gracias a las nuevas reformas en materia fiscal aprobadas y que entrarán en vigor a partir del 2022.

Esta medida aprobada afectará a las personas físicas y a las organizaciones de la sociedad civil (OSC) que reciben apoyos económicos. Aquí todos los detalles.

¿Qué propone la nueva reforma fiscal?

El Senado y la Cámara de Diputados aprobaron la reforma a la fracción III del artículo 151 de Impuestos Sobre la Renta (ISR) que afectará a personas físicas y a las OSC. ¿Qué quiere decir esto?

Actualmente, las personas cuentan con dos bolsas que aplican para deducir impuestos. Una es de 15% para aspectos médicos (dental, psicológicos, nutrición y enfermería por discapacidad e incapacidad, gastos hospitalarios); seguros de gastos médicos; gastos funerarios, intereses por créditos hipotecarios; depósitos en Afore, planes de pensiones y acciones de inversión, sin exceder 152 mil pesos anuales; colegiaturas; y transporte escolar.

Y otra de 7% exclusiva para donativos a alguna OSC, también llamadas donatarias, cuando tienen autorización del Servicio de Administración Tributaria (SAT) para poder emitir recibos deducibles de impuestos por una donación.

La propuesta para 2022 reducirá estas dos bolsas a una sola, pasando de 22% de deducción a un tope de 15%, en el que entrarán todas las opciones anteriores: gastos y donativos.

“Ahora el dilema al que se enfrentará cualquier contribuyente en México que haga un donativo será: doy un donativo o deduzco mis gastos del médico, del Afore o colegiaturas”, señala Juan Pacheco, socio director del despacho De la Paz, Costemalle-DFK. 

Los donativos se encuentran en el quinto lugar dentro de las deducciones personales que hacen las personas físicas, que representaron 1,263 millones de pesos (mdp) en 2021, mientras que gastos médicos, que ocupa el segundo lugar, representó 6,262 mdp, y las colegiaturas, cuarto lugar, con 3,273 mdp, según datos del informe ‘Ingresos públicos en México: Hacia un nuevo sistema fiscal’, del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Esta propuesta no contempla cambios para personas morales, es decir, para empresas u otras organizaciones.

¿A quién beneficia los cambios en la política fiscal?

Pacheco explica que esta propuesta hará que las personas físicas que ya pagan ISR (Impuesto Sobre la Renta), ahora paguen más, pues se aumentará la base tributaria. Esto es: 

Si yo gané 100 pesos en 2021, con la ley vigente puedo dedicar 22 pesos para deducción a alguna de las cosas ya mencionadas. Dejando al gobierno una base para cobrar el ISR de 78 pesos.

Con la propuesta para 2022 sólo se podrán dedicar 15 pesos a deducción de impuestos, aumentando la base tributaria de 78 pesos a 85 pesos.

“La decisión es muy fácil, ¿qué prefieres: ir a un hospital a atenderte o hacer un donativo? Por más buena gente que seas y por más comprometido que estés con la causa, la decisión ya está tomada”, sentencia Pacheco.

¿Por qué ha causado polémica la nueva reforma en materia fiscal?

El impacto de esta medida sería en dos sentidos: uno, a las organizaciones de la sociedad civil y a las comunidades beneficiarias, y el otro, a las personas físicas. 

Aunque Pacheco reconoce que son pocas las OSC que se fondean al 100% de las donaciones de personas físicas, para muchas, estas aportaciones representan entre el 30 y 50% de sus ingresos. “Esas son las que la van a pasar muy mal, un golpe que sin duda lo va a recibir la sociedad civil mexicana que se beneficia de la ayuda de las OSC. México como país pierde”, explica Pacheco.

Mientras, habrá un aumento en la recaudación del ISR y las personas físicas pagarán más de lo que ya pagaban. “Esto afecta a una tercera parte del total de mexicanos que pagan impuestos. Ahora el gobierno le está cobrando más a quienes ya pagaban, quitando la posibilidad de deducir cosas y ayudar al país y a los connacionales”, dice Pacheco.

Sin embargo, México tiene los ingresos tributarios más bajos, medidos como porcentaje del PIB, dentro de los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos). México recauda el equivalente al 3.4 % del PIB, mientras que el promedio por país miembro de la OCDE es de 8.1% de su PIB, según cifras de 2018.

¿Qué es el ISR?

El ISR es un impuesto directo que se aplica a las ganancias obtenidas de actividades económicas.

En 2013 y 2014, la recaudación del ISR a personas físicas fue de 2.9 % del PIB. Al entrar en vigor la reforma fiscal de 2014, la recaudación se estabilizó en 3.4 % del PIB hasta 2019 y en 2020 se incrementó a 3.8%, de acuerdo con el documento del CIEP.

Este informe también señala que si se formalizara a toda la población en el 2021, la recaudación del ISR a personas físicas aumentaría en 1.0 % del PIB. Sin embargo, tampoco se alcanzaría el promedio de la OCDE.

¿Qué dicen las OSC?

Isabel Fulda, subdirectora de GIRE (Grupo de Información en Reproducción Elegida), explicó que para su organización la mayor parte del financiamiento viene de financiadoras u organismos internacionales, los donativos de personas físicas “sí representan una parte de los ingresos que nos permite trabajar y que hemos tratado de fortalecer y buscar una cercanía con las personas de a pie”, dijo en entrevista.

Las donaciones de personas físicas para el GIRE representan el 5% del total de su presupuesto. Un porcentaje que ha aumentado a lo largo del tiempo. Hace cinco años representaba el 1%.

“Esto (el tope a deducciones) va en línea con una serie de medidas que se han tomado para aumentar las restricciones para la existencia y recaudación de las OSC, y quienes se verían más afectadas serían las pequeñas, locales o emergentes”, señala Fulda.

Lo anterior lo ven como algo preocupante que hace más difícil o menos atractivo poder ayudar a una OSC. Las donaciones no solo ayudan a obtener recursos económicos, sino también para ampliar la base de simpatizantes y de comunidad, dice la subdirectora de GIRE, una organización con 30 años de existir. 

No solo es la aplicación de las medidas, sino también lo que viene en el discurso político, que de acuerdo con Fulda, es una estigmatización a la labor que están haciendo las OSC. 

Fulda explica que las OSC sirven como complemento a lo que ya hace el Estado, pero en casos como México y Latinoamérica, actúan como sustitutas porque no existe la voluntad política para ayudar, los recursos o las instituciones. “Esto afectará a las OSC y a las comunidades receptoras. En lugar de hacer una reforma fiscal más integral y ambiciosa se está utilizando a las OSC como chivos expiatorios”, dice.

También, el Centro Mexicano para la Filantropía señaló en un comunicado que “México es uno de los países del continente americano con la menor densidad de organizaciones sin fines de lucro per cápita y cualquier barrera adicional a su labor contribuye a complicar y desincentivar su existencia, y ello contribuye, en sentido contrario a la historia; a serios retrocesos a nuestra democracia”.

¿Qué otras medidas se podrían implementar?

Para Pacheco gran parte de las OSC están haciendo una labor aplaudible con los pocos recursos que tienen. Y explica que ya existen los mecanismos de supervisión y revisión sobre el manejo de donación: presentación de declaraciones de impuestos mensuales, retenciones de empleados, reportar ingresos y gastos, entrega de la declaración de transparencia (en qué se están usando los recursos), ya se tiene acceso a la información de cuentas de cheques (no existe el secreto bancario), algunas dependen de autoridades que las supervisan como la junta de asistencia privada.

“No imagino nuevos o mejores mecanismos para supervisar, lo que se tiene hay que usarlo”, dice Pacheco. “Si el gobierno federal no tiene los recursos para atender a todos, ¿por qué quiere centralizar esta ayuda social, qué fondo político popular tiene?”.