La influencer que rompe el silencio sobre los trastornos de conducta alimentaria
El TANE es el trastorno de conducta alimentaria más común. Foto: Instagram @foodfreedommx

María Fernanda Flores Carrillo, de 29 años y originaria del Estado de México, es sobreviviente de un trastorno de conducta alimentaria (TCA), con el que ha vivido más de la mitad de su vida.

“Casi no recuerdo mi vida sin trastorno, entré a una clínica de rehabilitación hace ocho años y después tuve otra recaída, fue bastante fuerte”, relata Flores Carrillo en entrevista con La-Lista.

La mexicana creó durante el inicio de la pandemia de Covid-19 una cuenta de Instagram (@foodfreedommx), que actualmente tiene más de 40 mil seguidores, y en donde rompe el silencio para hablar de lo que pasa en la mente de una persona con TCA. Además, tiene un pódcast en el que, de la mano de especialistas, habla de temas relacionados con esta enfermedad.

“Es momento de aportar al mundo algo que no sean marcas de botas y qué mejor que con el tema de salud mental”, dice Flores Caballero sobre la importancia de que cada vez más influencers hablen de este tipo de temas. En entrevista, la mexicana cuenta el panorama de los TCA en la actualidad.

¿Por qué hablar de TCA en redes sociales? 

Yo escuchaba pódcasts, me metía a buscar información, incluso en películas, (y me di cuenta) de que había mucho más que decir. 

Los trastornos de la conducta alimentaria son una enfermedad sumamente solitaria en el que te refugias en tu trastorno con esta voz que tienes, que prácticamente es alguien que te está acompañando. Te sientes solo con la gente alrededor, pero estás en tu mente con tu trastorno. Quienes padecen un trastorno de la conducta alimentaria normalmente no son conscientes que padecen uno y creen que es un estilo de vida. 

¿Cuál es el TCA más común? 

El que más personas tienen se llama trastorno de la conducta alimentaria no especificado (TANE), y casi nadie sabe qué es. En él entran todas las personas que no cumplen específicamente todos los criterios diagnósticos en el DSM-5 -el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría-. Ahí están especificados la anorexia, la anorexia atípica, la bulimia, el trastorno por atracones, están todos los que ya encontraron un nombre, que ya se han estudiado. 

Sin embargo, (muchas) de las personas que padecen TCA no cumplen con todos los criterios diagnósticos, como el tiempo específico que tiene que ocurrir o la frecuencia con la que se tiene que dar. Los que tienen TANE van haciendo de todo pero no cumplen específicamente con ninguno. Es el más peligroso porque la gente espera tener criterios de diagnósticos específicos para poder pedir ayuda.

¿Qué conductas pueden detonar los trastornos de la conducta alimentaria?

Hay un origen y un detonador. El primero normalmente será alguna experiencia de trauma, creencias aprendidas, se va formando y se va metiendo en tu inconsciente y no se puede expresar porque estás muy chiquito o chiquita. Va a llegar una edad en la que existen los detonadores que serán cualquier conducta con la que tu mente dirá: ‘de aquí me voy a agarrar para expresar esta angustia emocional que llevo tantos años sin expresar’. Las dietas son el detonador más común de los trastornos en la conducta alimentaria. 

¿Por qué es difícil admitir que tienes un trastorno de este tipo?

Es una mezcla entre la naturaleza del TCA en el que se va formando la idea de que la realidad es lo que está mal, pero también la sociedad, porque son conductas que aprendemos de nuestra mamá, papá y familia o conductas que te comparten tus amigos. Es muy difícil que le hagas entender a una persona por qué está mal, cuando hay ciertos de personas diciéndote que ese es el camino para tener salud. 

El decir ‘no puedes comer gluten porque es el demonio, no puedes comer azúcar’, o que tienes a 200 health coaches diciéndote que eso está mal y solo a dos que te dicen que te relajes. 

¿Es 100% necesario asistir con un profesional para tratar TCA? 

Probablemente haya personas que te digan ‘yo logré sanar esto’. Pero, ¿por qué querrías pasar esto solo? El proceso de rehabilitación de una persona con un TCA es durísimo. Te enfrentas con tus más grandes miedos y toda la parte que tu mente reprimió desde chiquito. Lo que haces a través de la terapia en una rehabilitación no es sólo enfocarte en ‘deja de vomitar’. Los profesionales de salud saben que no se trata de quitar el vómito nada más, sino que es algo emocional y la mente está liberando una angustia a través del vómito. No le puedes quitar a alguien solamente la conducta que le ha salvado la vida por años. 

¿Qué tipo de cosas pueden estar reprimidas en una persona que tiene TCA? 

Pueden ser comentarios, abusos, traumas, violencia, golpes, pero también miradas, no necesita haber palabras. 

¿Qué tanto aumenta el tabú de los TCA las frases como ‘me comí todos mis sentimientos’?

Hay un peso muy negativo que se ha dado al comer emocional. Al comer existe una emoción siempre, hay recuerdos, conectas con un viaje, una persona, un momento. Hay emoción al sentarse a partir un pastel de cumpleaños. Por alguna razón se le ha dado una connotación negativa a comer con una emoción. Hay quienes están tristes porque cortaron con su novio y evidentemente tu cuerpo está teniendo una baja de serotonina y la manera en la que la adquieres es con chocolate, con carbohidratos. 

¿De quién es la responsabilidad de educar en estos temas? 

Es un conjunto, tanto maestras o maestros, los medios de comunicación y la familia. (Esto para que en algún punto) los adolescentes y niños crezcan y no se les haga extraño los talleres de confianza corporal o de respetar al cuerpo, y que digan: ¿por qué tendría que pagar para entrar a un taller en el que me digan que tengo que respetar mi cuerpo? Es mi cuerpo, obviamente lo voy a respetar. 

¿Cuáles son los focos rojos para identificar que tú mismo o alguien cercano tiene un TCA? 

La manera más básica para darte cuenta, es pensar en la conducta que haces, como ayuno compensatorio (comer menos si vas a cenar más es un ejemplo), y dejarla de hacer para ver qué pasa. Si la persona siente ansiedad, haces otra conducta o ya no puedes seguir con tu día normal, hay un foco rojo. 

Como persona alrededor de alguien con un TCA, (hay que poner atención) en las personas que no dejan de hablar de cuerpos y de comida. Todo el tiempo hacen comentarios de ‘quiero este cuerpo. Ella ya subió de peso’, o que hacen conteo de calorías, también puede ser hacer body checking, que es pesarse y medirse constantemente. 

¿A dónde acudir por ayuda si tengo TCA?

Existen distintas organizaciones y clínicas distribuidas en la República Mexicana que se dedican a tratar estos temas. En México, algunos ejemplos son: Clínica de Ansiedad, Depresión y Estrés (CADE) o el centro TRIA.

Hay que tomar en cuenta que se debe tomar un tratamiento integral, que contemple aspectos médicos, como una valoración completa del estado físico del o la paciente, y que también incluya ámbitos psicológicos y psiquiátricos, de acuerdo al Protocolo clínico de Transtornos de la Conducta Alimentaria de la Secretaría de Salud.