‘Se defendió de su agresor, si no estaría muerta’: el caso de Roxana Ruiz
Los familiares de Roxana Ruíz acudieron este lunes al penal de Neza en el Bordo. Foto: Sáshenka Gutiérrez/EFE

Familiares de Roxana Ruiz, originaria de de Oaxaca, pidieron este lunes libertad para la joven de 21 años, que está en prisión acusada de haber matado a su agresor sexual y quien tenía una audiencia programada que finalmente no se realizó.

Ella solamente se defendió, y si no se hubiera defendido, habría sido ella la muerta. De hecho la había amenazado de que la iba a matar”, dijo Ana Ruiz, madre de Roxana.

La joven acudió este lunes al juzgado de la penitenciaría Nezahualcóyotl Bordo de Xochiaca, Estado de México, donde su abogada iba a presentar pruebas, pero finalmente la audiencia no se realizó porque Ruiz había pedido un traductor y este no llegó, por lo que el juez aplazó la cita para el 14 de septiembre.

Sus familiares se reunieron en el exterior del juzgado para reclamar la libertad de Roxana, quien en mayo pasado fue presuntamente violada y amenazada de muerte por lo que se defendió y presuntamente asfixió a su agresor.

El 8 de mayo acudió con unas conocidas a salir a tomar algo. Cuando se iba a ir apareció un hombre que ella conocía muy poco pero que se ofreció a acompañarla a su casa en Nezahualcóyotl, uno de los municipios con Alerta por Violencia de Género, decretada desde julio de 2015. Una vez allí, le pidió que le dejara quedarse a dormir porque vivía lejos, contaron su madre y su cuñada, Sarahí Mejía.

“Hizo lo que cualquier otra persona haría, tendería la mano a alguien. Tal vez su error fue ser muy confiada”, consideró Mejía.

Después, según relató Roxana en ocasiones anteriores, él se subió a su cama y la violó. Además le dijo que la mataría, por lo que ella logró alcanzar una camiseta y lo asfixió.

Según contó en una carta, decidió sacar el cuerpo en una bolsa y en ese momento la policía la detuvo.

“Yo creo que este muchacho malinterpretó las cosas y pensó que Roxana lo hacía con otra intención pero el que iba con otra intención realmente era él”, explicó Mejía.

Este lunes estaba programado el desahogo de pruebas, en el que la abogada Abigail Escalante, la cuarta abogada en llevar su caso, presentaría pruebas a favor de Roxana antes de que el 13 de octubre se cierre la fase de investigación.

“Esperamos demostrar que hubo legítima defensa y que todo salga a favor de ella”, dijo la cuñada de Ruiz.

Mientras sigue la investigación, los familiares de Roxana piden que sigan apoyándolos para que las autoridades puedan ver “la injusticia” que se está cometiendo.

“No es la primera ni será la última mujer que va a pasar por esto, para que ya no haya más injusticia para mujeres que se defienden ante su agresor”, concluyó su cuñada.

Con información de EFE