Quién es Mario Aburto, asesino confeso de Colosio
Mario Aburto ha sido blanco de distintas teorías de conspiración. Foto: Especial

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), denunció que Mario Aburto, asesino confeso de Luis Donaldo Colosio en 1994, sufrió tortura y “violaciones graves a los derechos humanos”, por lo que el caso del magnicidio volvió a cobrar relevancia en los últimos días.

Como respuesta, el presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció este jueves 28 de octubre la protección del Estado a Mario Aburto y a su familia “si él puede expresar, probar, que fue torturado, que está amenazado y que por eso ha guardado silencio”.

Aburto denunció desde febrero pasado ante la CNDH que desde que su detención “es víctima de tratos crueles, inhumanos y de tortura”, aunque hoy la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Rosa Icela Rodríguez, negó que durante el sexenio de López Obrador se hayan violado los derechos de Aburto y negó que se encuentre incomunicado, una muestra de ello, dijo, es que estudia Derecho actualmente al interior de la cárcel.

¿Quién es Mario Aburto?

Mario Aburto Martínez, nacido en octubre de 1970 en La Rinconada, en Zamora, Michoacán, es hijo de Rubén Aburto Cortés y María Luisa Martínez Piñones y fue el segundo de seis hermanos.

Al crecer, Mario Aburto trabajó como obrero, pero el 23 de marzo de 1994, su historia cambió, cuando en Tijuana, Baja California, Luis Donaldo Colosio, en medio de una muchedumbre, al término de un mitín político, recibió un tiro en la cabeza que terminó con su vida.

Las autoridades determinaron que fue Mario Aburto quien disparó la pistola Taurus .38 que frenó la vida y carrera política de Colosio, candidato a la Presidencia de México por el PRI.

Mario Aburto fue juzgado por homicidio calificado, con premeditación, ventaja y alevosía; así como por portación de arma de fuego sin licencia, el 25 de marzo de ese mismo año.

Aburto fue sentenciado el 5 de octubre de 2004 a 48 años de prisión, aunque después de promover distintos amparos, su sentencia se redujo a 45 años en la cárcel.

Tres días después de su detención, Graciela González Díaz, su novia, declaró ante la Procuraduría General de la República que Mario Aburto le contó que lo llamaban ‘El Caballero Águila’, que manejaba armas y que había estado en Chiapas en medio del conflicto del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

“En mi grupo político (…) ya estamos enfadados de que siempre gane el PRI”, dijo la joven que comentó Aburto, pero posteriormente se retractó, tras su careo con Mario Aburto, de acuerdo con la documentación obtenida por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad sobre el caso.

El nombre de Aburto ha sido, desde entonces, blanco de distintas teorías de conspiración en torno a la muerte de Luis Donaldo Colosio, en las que se afirma que se trató de un chivo expiatorio para proteger a los verdaderos autores materiales e intelectuales del caso.

El asesinato de Luis Donaldo Colosio se considera el magnicidio más grave en México desde 1928, cuando fue asesinado el presidente electo Álvaro Obregón, quien ya había presidido el país en el periodo 1920-1924.

Mario Aburto es el único sentenciado por el homicidio de Colosio.

Con información de EFE.