Las muertes por diabetes y enfermedades cardiacas aumentaron 40% durante la pandemia
Las muertes por diabetes y enfermedades cardiacas incrementaron mas de 40% en el 2020 a comparación del 2019. Crédito: Luis Cruz

El 2020 no solo fue el año de la pandemia del coronavirus, sino también de las muertes por diabetes y enfermedades cardiacas. Los fallecimientos por estos dos padecimientos aumentaron 40% más que en 2019 en México, algo que no se había visto en la última década.

En 2020 hubo un total de 218 mil 704 fallecimientos por enfermedades del corazón, 40% más que en 2019; y 151 mil 019 defunciones por diabetes, 45% más que el año anterior, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) difundidas octubre.

Para especialistas en salud este aumento de muertes podría estar ligado a que muchos servicios médicos fueron suspendidos para prestar atención al Covid-19 y al hecho de que las personas adoptaron estilos de vida más sedentarios. 

“El incremento en la mortalidad tiene mucho que ver con lo que pasó en esta pandemia”, dice Martha Rangel Hernández, vocera de la Federación Mexicana de Diabetes y médico especialista en Medicina Familiar por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). “Es el resultado de una suma de cosas porque el confinamiento fue obligatorio, disminuyó la oferta de los servicios de salud, hubo desabasto de medicamento y había temor de las personas de salir a la calle”.

Los decesos por enfermedades del corazón habían tenido una tasa anual máxima de 12.3 casos por cada 10 mil habitantes en los últimos nueve años antes de la pandemia, pero en 2020 esta cifra creció a 17.3. Algo similar ocurrió con las defunciones por diabetes. De 2011 a 2019, se mantuvieron en una tasa máxima de 8.6. Pero en el 2020 fue de 11.9.

Las citas médicas se redujeron a pacientes con enfermedades crónicas

Con la llegada del Covid-19 muchas cosas cambiaron en el país, incluyendo la atención médica. Las autoridades optaron por hacer una reconversión hospitalaria y centrar sus esfuerzos contra el coronavirus.

Las citas médicas en el área de cardiología del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) se redujeron un 56% durante 2020 en comparación con 2019, según las estadísticas de consultas por servicio que están disponibles en su página de internet. Un año antes de la pandemia había brindado 272 mil 504 citas médicas en esa especialidad y en el año que se desató la pandemia fueron 119 mil 090.

En la clínica de diabetes del ISSSTE los servicios se redujeron en un 29% de un año a otro. Durante el 2019 se ofrecieron 335 mil 110 servicios de atención, mientras que en 2020 fueron 236 mil 945.

La otra institución relevante para la atención de la salud en el país es el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Si bien esta dependencia no tiene cifras públicas de cuántas citas suspendió para pacientes con enfermedades del corazón y diabetes, al principio de la pandemia anunció en diversos comunicados que sus servicios de salud se reprogramarían para prestar atención al Covid-19.

De hecho, en mayo del 2021 el IMSS hizo un llamado a los pacientes con hipertensión y diabetes para que retomaran sus citas médicas porque “la falta de control de sus padecimientos puede propiciar una complicación mayor o avance de su enfermedad, por lo cual es necesaria su programación de citas para estudios y valoración”.

Ante esta disminución de las consultas médicas, Andrés Castañeda, experto en Salud Pública y coordinador de las Causas de Salud y Bienestar de la organización Nosotrxs, indica que el aumento de muertes cardiacas y por diabetes se pudo deber “al Covid-19, la desatención en el control de enfermedades y, particularmente con las enfermedades del corazón, el bajo nivel de la atención porque como médicos tenemos muy pocas horas para atender a un paciente cuando se está infartando y si el hospital está saturado o fue reconvertido no hay dónde hacerlo”.

Las enfermedades que más afectan a la población mexicana

Por lo menos en el último lustro las enfermedades del corazón y la diabetes son las afecciones que más fallecimientos producen en la población mexicana, aunque el año pasado el Covid-19 fue la segunda causa de muerte en el país.

Con la pandemia, la mayoría de los hospitales se tuvieron que reconvertir para atender el coronavirus y el personal médico especializado en otras enfermedades se sumó a la lucha contra la pandemia. Un ejemplo de esto es que, hasta el 31 de diciembre del 2020, el IMSS tenía 16 mil 659 camas asignadas para atender casos de Covid-19, y para el 13 de febrero de este año se alcanzó la capacidad máxima de 19 mil 999 camas en 232 hospitales

La doctora Rangel Hernández asegura que como consecuencia de esto, durante el 2020 algunas personas que padecen diabetes dejaron de tomar sus medicamentos o no tenían sus citas.

“Pacientes que acudían mes con mes a consulta puntualmente, se les hacía llegar el medicamento a sus casas, sin embargo, por esta crisis tan importante no había una valoración médica, simplemente era seguir con el tratamiento y hubo otras personas que incluso optaron por dejar de tomar sus medicinas”, destaca la especialista.

Según los datos del Inegi, la Ciudad de México, Veracruz, Chihuahua, Sonora y Durango son los estados que el año pasado tuvieron una mayor tasa de defunciones por enfermedades del corazón por cada 10 mil habitantes.

En cuanto a las enfermedades por diabetes, las entidades que registraron una mayor tasa de defunción por cada 10 mil habitantes en 2020 son Tabasco, Tlaxcala, Ciudad de México, Veracruz y Estado de México.

De igual forma, el 75% de las defunciones por enfermedades del corazón ocurrieron en personas mayores a 65 años. Lo mismo ocurrió con los decesos por diabetes, pues este sector de la población concentró el 60% de los casos.

Si bien hay una concordancia entre la disminución de las citas médicas y el aumento de fallecimientos, Andrés Castañeda, de Nosotrxs, acota que no se puede echar toda la culpa al sistema de salud, sino que también el desabasto de medicamentos, un problema que surgió antes de la pandemia, pudo ser un factor de mortalidad.

El especialista considera que existe la posibilidad de que algunos fallecimientos por muertes por diabetes y enfermedades cardiacas estén ligados a personas que previamente tuvieron coronavirus y esa pudo detonar el deceso.

“En los registros del colectivo Cero Desabasto, que son del último cuatrimestre mayo-agosto, tenemos a la diabetes en segundo lugar y la hipertensión como cuarto lugar en la lista de enfermedades que reportan tener desabasto de medicamento”, señala Castañeda en referencia a los estudios de falta de medicinas que ha hecho Nosotrxs.

Regreso a la normalidad

“Por el semáforo verde los pacientes ya están regresando a consulta”, menciona la doctora Rangel Hernández. “La concesión que se había dado es que si tenían miedo, de ir a los centros de salud sus familiares podían recoger sus tratamientos. Pero ahora, deben regresar. Y la realidad es que están regresando con hasta 15 kilos de más, un descontrol metabólico impresionante”.

Ante este panorama, la doctora Rangel Hernández considera que para disminuir el número de muertes es necesario que los servicios de salud se reanuden. También opina que se debe “empoderar” a los pacientes para que ellos mismos puedan tomar medidas para prevenir las muertes por diabetes y enfermedades cardiacas.

“Uno de los grandes retos es educar a la población, formar a los niños y niñas desde las escuelas, que aprendan de una buena alimentación, trabajar por un estilo de vida saludable como sociedad, hacer el ejercicio de nuestra rutina diaria”, señala la médico.