Nuevo revés judicial para Sarkozy: recibe segunda condena en 7 meses
Sarkozy anunció que apelará esta nueva condena. Foto: EFE

EFE.- El calvario judicial del expresidente francés Nicolas Sarkozy prosiguió este jueves con una segunda condena, esta vez de un año de cárcel por el financiamiento ilegal de su campaña de 2012, precisamente la que le apartó del poder.

La pena fue severa para Sarkozy, incluso superior a la solicitada por la Fiscalía, que era de un año de cárcel pero con la mitad exento de cumplimiento, justificada por los jueces por la “condición” del acusado, obligado a la ejemplaridad, y por la “gravedad de los hechos”.

Ausente en el tribunal durante la lectura del veredicto, el líder conservador, alejado desde 2016 de la primera línea política aunque todavía muy influyente en la derecha francesa y europea, anunció a través de sus abogados que recurrirá la sentencia, como ya hizo con la dictada en marzo pasado, lo que deja ambas en suspenso.

Entonces Nicolas Sarkozy recibió una condena de tres años de cárcel, dos de ellos exentos de cumplimiento, por corrupción y tráfico de influencias, al haber tratado de obtener informaciones procesales confidenciales de un magistrado al que prometió ayudar en un ascenso.

Aquel escándalo, que le convirtió en el primer expresidente francés condenado a prisión firme, empañó la figura de quien fue el jefe del Estado entre 2007 y 2012, pero ahora su prestigio sufre un nuevo golpe, esta vez con evidentes tintes políticos.

La condena de Sarkozy por ocultar más de 20 millones

Los jueces consideraron probado que la campaña para su reelección en 2012 se benefició de importantes medios financieros, muy superiores a los de su rival, el socialista François Hollande, que, sin embargo, logró desalojarle del poder.

En concreto, Sarkozy tuvo a su disposición más de 20 millones de euros por encima del techo de 22 millones que autoriza la ley, gracias a un sistema de facturas falsas a través de la empresa Bygmalion, que da nombre al caso.

Pese a que el expresidente se obstinó en declarar su inocencia el único día que acudió a juicio, que duró más de un mes al asegurar que no estaba al corriente de los detalles de las cuentas de su campaña, la sentencia deja claro que no podía ignorar el elevado tren de gastos.

Era un ritmo de un mitin por día, concebidos como espectáculos audiovisuales que exigían mucho dinero. Algo que, según el tribunal, no podía pasar desapercibido a Sarkozy, con una amplia experiencia electoral y que ya había sido candidato presidencial en 2007.

Por si fuera poco, el tribunal recuerda que el expresidente fue advertido por escrito en dos ocasiones por expertos contables del riesgo de superar el límite de gasto marcado por la ley, lo que no evitó que sus mítines fueran cada vez más ostentosos.