Negociar el ocio
HÍBRIDO

Como crítico de cine y música tiene más de 25 años en medios. Ha colaborado en Cine Premiere, Rolling Stone, Rock 101, Chilango, Time Out, Quién, Dónde Ir, El Heraldo de México, Reforma y Televisa. Titular del programa Lo Más por Imagen Radio. Twitter: @carloscelis_

Negociar el ocio
Foto: @LaMujerMaravillaPelicula.

El 24 de marzo de 2020 nos mandaron a nuestra primera cuarentena en México por Covid-19 y ya estamos a punto de llegar a los 300 días de confinamiento; a veces voluntario, a veces por sugerencia de las autoridades. En esas más de 40 semanas de reclusión, nuestra manera de aproximarnos a la oferta de entretenimiento ha cambiado para siempre.

Todavía hay quienes se quieren convencer de que las cosas volverán a ser como antes en cuanto recibamos la vacuna, pero los que han estado prestando atención saben que no será el caso. La pandemia aceleró el crecimiento de tecnologías que ya llevaban años a nuestra disposición, pero que muchos no se habían animado a integrar a su día a día, como el comercio en línea, el uso de apps o las plataformas de streaming, sólo por mencionar las más populares durante la contingencia.

En nuestro país, los cines, teatros y otros foros de espectáculos han cerrado más de una vez, ocasionando pérdidas millonarias y desaparición de empleos, y aunque quisiéramos ser optimistas, no hay ningún indicador de que la situación vaya a cambiar pronto. Apenas el 17 de diciembre pasado, llegó a las salas de cine de la CdMX uno de los estrenos más esperados de la temporada, Mujer Maravilla: 1984, que permaneció en cartelera únicamente dos días, pues el 18 se estableció el semáforo rojo otra vez y los cines volvieron a cerrar.

Es así como hoy nos encontramos hablando de entretenimiento híbrido, pues los expertos en marketing opinan que, aún cuando la situación comience a estabilizarse, ya nos habremos acostumbrado a otro tipo de experiencias o modelos de entretenimiento, que combinan una parte presencial con otra parte en línea. Algo que no solamente está impactando nuestros ratos de ocio, también nuestro estilo de vida y desarrollo profesional.

Los que tenemos el privilegio del trabajo remoto -o teletrabajo – nos vemos todos los días negociando las horas de nuestro encierro entre lo laboral, lo familiar, lo doméstico y lo recreativo. La oferta de entretenimiento en línea se antoja infinita: música, películas, deportes, tutoriales, series, series y más series. En nuestras conversaciones por Zoom, Whatsapp, teléfono y redes sociales, todavía hay amigos que dicen “extrañar” las salidas a restaurantes, cines o festivales de música, pero la realidad es que nos estamos acostumbrando a bailar sin salir de casa.

Esto nos lleva al gran debate del momento, cuando los grandes estrenos de cine ya se empiezan a dar de manera simultánea (o híbrida) en complejos cinematográficos y en plataformas de streaming. El banderazo lo dio, precisamente, Mujer Maravilla: 1984, que en su semana de apertura en salas de Estados Unidos ya marcó un récord de asistencia para cualquier estreno durante la pandemia, superando a Tenet de Christopher Nolan. Al mismo tiempo, está disponible en la plataforma de HBO Max, y aunque no se revelaron cifras específicas, algunos expertos observan que ahí fue donde la vio más gente.

¿Pero quién gana y quién pierde con esta “nueva normalidad” dentro del entretenimiento? Por una vez, gana el público. No veo por qué discutir cuando nos ofrecen las dos opciones. Seamos sinceros, ¿quién extraña las taquillas, las aglomeraciones, las largas filas de la dulcería, los precios estratosféricos de las palomitas, las personas que no guardan silencio y que no apagan su celular durante la función? Tal vez una cierta nostalgia por la mala vida nos haga decir que preferimos ese calor humano, pero no nos engañemos, el futuro ya nos alcanzó.

BREVES

  • Desde el 7 de enero, en Netflix, está disponible Pieces of a Woman. La película viene con ruido por las posibles nominaciones a su protagonista, Vanessa Kirby, y a la legendaria actriz Ellen Burstyn.
  • Ya pueden ver 30 monedas, la nueva serie de terror creada por el director español Álex de la Iglesia. Una súper producción que impresionó a todos en el festival Sitges. La encuentran en HBO.

Twitter: @carloscelis_