Odisea 2021
Drama y Pop
Odisea 2021
Joven punk en Londres con máscara de la era de la peste.

Tengo uno de los mejores trabajos del mundo: imaginar cosas. Desde niño tuve la fortuna de nunca atar mi imaginación a una camisa de fuerza, sino todo lo contrario, dejarla deambular por los recovecos más sui generis de mi cabeza. Y en todos esos recorridos jamás me asomé a un mundo como el que hoy vivimos. Créanme que pensé muchas cosas, pero jamás esto. La realidad ha superado la ficción.

Hoy, que la futurología -además de la epidemiología- es una profesión altamente común, escucho toda cantidad de predicciones para el año empieza. Desde el miedo a los chips que nos inocularán a través de las vacunas para monitorearnos como perros chihuahueños, hasta los comerciales que juran que en el encierro recapacitamos, nos unimos y ahora seremos buenas personas. Yo no sé ustedes, pero para mí que la Odisea 2021 no será ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario.

En primer lugar y desafortunadamente, el drama que vivimos aún tiene larga vida en el escenario. A pesar de la llegada de las vacunas a varios países del mundo, aún veremos escenas trágicas y escucharemos historias cercanas de personas que se enferman y que incluso pierden la vida. Esta obra es de largo aliento, no te sientas mal por sentirte mal. En esta odisea estamos todos.

Sin embargo, como en todos los momentos complejos de la humanidad, existe una puesta en escena paralela; me imagino a la creatividad y al arte dando las buenas noticias del 2021. Desde la Guernica de Picasso hasta el punk de la crisis económica británica, las expresiones artísticas han sido  grito de furia y remanso ante las duras realidades que vivimos. Los tiempos que vienen no serán la excepción. Dicen que después de la tempestad viene la calma pero yo imagino mas que después de esta viene una explosión artística que marcará una nueva era.

Me imagino un 2021 en el que cada vez haya más personas atreviéndose a ser los propios protagonistas del entretenimiento; la tía que por fin nos comparte sus recetas en su canal de YouTube, el primo buena onda que a consejos de wellness, y por qué no, uno que otro planoterrista que además de repetirnos que la tierra es plana, nos entretiene con sus teorías de conspiración.

Pero dentro de todo esto, estoy seguro que veremos nuevas formas de creación; las personas necesitamos un poco de pop en nuestras vidas; historias, música, entretenimiento que nos acaricie el alma cuando pensamos que el mundo no da para más. Gracias a la tecnología tendremos acceso a propuestas más austeras -aunque que muchas de ellas de gran creatividad- en distintas plataformas, pero también a contenidos, propuestas musicales, obras de teatro online, conciertos, festivales y demás, que innovarán y harán que el futuro del entretenimiento sea distinto. Ya lo empezamos a ver en el 2020, pero el 2021 será la maduración de muchas de las propuestas iniciales. 

Por más que yo pueda imaginarme lo que viene, las biografías sólo se escriben a posteriori.  Todas las restricciones que hoy tenemos, dejaron un cabo suelto: nuestra imaginación. Esta nos traerá sin lugar a dudas, los grandes regalos de la odisea que aún comienza.