Ser mexicano, tener hasta 6 años y vivir una pandemia
En mi radar
Ser mexicano, tener hasta 6 años y vivir una pandemia
La escuela en casa ya lleva casi un año.
Si no puedes leer mi columna, ya la he leído por tí.

Aunque no son considerados un grupo de alto riesgo ante el virus Sars-Cov2, los niños menores de seis años no son ajenos a la terrible sacudida que la pandemia ha dado a la sociedad. Y, como siempre, ‘los vulnerables serán los primeros’ en recibir los efectos residuales de una crisis sanitaria de este tamaño: sin escuela, confinados en ambientes familiares muchas veces violentos y con nulo acceso a conectividad, comida y servicios de salud. 

“La evidencia sobre los impactos de pandemias anteriores muestra que no solo habrá consecuencias inmediatas sino también en el largo plazo para muchos niños y niñas, especialmente para aquellos que se encuentran en la primera infancia, que es un periodo en el que la arquitectura del cerebro aún está en desarrollo y es altamente sensible a las adversidades del ambiente”, reza el reporte “Midiendo el impacto de Covid-19 en niños y niñas menores de seis años en América Latina” a cargo de Unicef y el centro Diálogo Interamericano. 

El capítulo mexicano estuvo a cargo del Sistema de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), mismo que quedó acéfalo desde el viernes con la renuncia de su presidente, Ricardo Bucio y de Unicef México. 

También puedes leer: Renuncia Ricardo Bucio a la dirección de SIPINNA

En ambos casos se tomaron encuestas telefónicas en todo el país  a un total de 3,309 cuidadores (padres y madres de menores). 

Algunos hallazgos, que poco pueden sorprender y que sabemos que nadie en la administración actual está tomando en cuenta ni está en prioridad de ninguna entidad: 

  1. SALUD: Hubo una marcada caída en el uso de los servicios de salud, ya sea porque las familias en confinamiento presentaron dificultades para salir con sus hijos, o porque temían contagios en cualquier centro médico. De todos los países latinoamericanos encuestados, México está a la cabeza en el abandono de la vacunación de los niños: 40% de los hogares dijeron que no siguieron la cartilla versus 28% en Chile o 12% en República Dominicana. 
  2. ALIMENTO: En nuestro país, aproximadamente un tercio de los hogares con niños, niñas y adolescentes enfrentan ‘inseguridad alimentaria moderada o severa’. 
  3. EMOCIONES: en todas las encuestas se dejó un buen espacio a conocer los efectos en el estado psicoemocional no solo de los niños sino también de sus padres y cuidadores, que los afecta también de manera directa. En México más de un tercio de los hogares reportó que los niñas, niños y adolescentes (entre 13 y 17 años) presentan situaciones de ansiedad y este número alcanza el 44% cuando hay más de tres menores en la misma casa. 

Uno de los últimos reportes de la acéfala SIPINNA fue el total de menores de niños y adolescentes que habían cursado la enfermedad en el país. 

En los 11 meses de pandemia ha sido 44,308 casos, de los cuales 450 fallecieron. De esta cantidad la mayoría (255) tenían hasta 5 años de edad. El grupo con menor letalidad (65) fue el de los menores entre 6 y 11 años. 

Seguimos en pandemia, seguimos con escuelas cerradas, seguimos sin claridad en cuando se regresa a la normalidad ‘académica’ (a pesar de los bajos porcentajes de contagios), pero lo cierto es que lo urgente que es bajar los índices de contagio y muerte por la pandemia no ha dejado espacio ni para reflexionar, menos para buscar alternativas de apoyo, a los niños que encerrados viven una situación atípica que sin dudas dejará marcas en el mediano y largo plazo.