Las abandonadas
FrancoTirador

Nacho Lozano es periodista y autor. Ha sido reportero y presentador de noticias para radio, televisión e internet desde hace dos décadas; editor y columnista en diversos medios impresos nacionales e internacionales. Es presentador de Noticias Telemundo. Twitter: @nacholozano

Las abandonadas

Esta es la lista de frases de mujeres poderosas que están o han pasado por desgracias públicas. Y no, no hablo de Meghan Markle ni la Reina Isabel II.

Rosario Robles y Josefina Vázquez Mota tienen en común que no son reinas. Ambas formaron parte de gobiernos que las traicionaron. La primera en el peñanietismo y la segunda en el foxismo y calderonismo.

Comenzamos con la panista Vázquez Mota quien en un foro se sinceró sobre el maltrato que vivió cortesía de Vicente Fox: “No habían pasado ni tres días que” Fox, el Vicente que decepcionó no solo a ella sino a todo México, “me había dicho que me iba a acompañar, y la noche antes del segundo debate presidencial”, en una campaña que no iba nada bien y que estaba de cabeza, “vi que entró un mail de su parte”, ella se emocionó, ¿qué hubiera hecho usted si Fox le manda uno?, yo me enojaría porque hubiera pensado que Fox busca venderme o Mota o un remedio hecho por Martita. Sin embargo Josefina dijo otra cosa: “me emocioné muchísimo porque yo estaba segura que en ese mail me iba a dar ánimo, aliento, y me iba a decir ‘¡órale Josefina, échate para adelante’, cosas así, ¿verdad?”, conociendo a Fox, qué bueno que no habló en el mail ni lavadoras con patas ni de enchiladas completas, “y entonces abrí ese mail, y lo que leí es que había decidido apoyar a otro candidato que no era yo”, sí, senadora Vázquez Mota, fue la misma decepción que sentimos los mexicanos cuando Fox nos prometió que sacaría al PRI de Los Pinos y terminó gobernando con esas tepocatas y víboras prietas “y me parece que eso es algo que se llama violencia de género”, o lo podemos bautizar como simple y llano panismo, oiga, “y que muchas de nosotras, jamás nos atreveríamos a hacer…, pero con nosotras sí lo hacen”, también se llama simple y sencillamente “foxismo” un sentimiento decepcionante.

En el caso de Rosario Robles esta semana ha sido particularmente distinta. Y es que de aquellos días en que descaradamente Enrique Peña Nieto le gritaba delante de todos: “No te preocupes, Rosario” ya no queda nada.

Hoy, esa mujer, otrora incondicional del peñanietismo ha intentado negociar las cabezas de otros a cambio de salvar la suya y hundir al gobierno priista de su ex jefe. Sí, “negociar” es la palabra que buscaba, porque ha ofrecido aceptar su culpabilidad, misma que ella ha negado alegando ser víctima de violencia de género, a cambio de entregar a colegas involucrados en La Estafa Maestra.
Pero el gobierno del Presidente AMLO no la quiere libre y a través de la FGR le ha dicho varias veces que ño.
De inocente feroz a capaz de aceptarse culpable a conveniencia por sentirse (y estar) abandonada por la camarilla que disfruta en libertad haber hecho del peñanietismo, uno de los peores episodios en la historia mexicana.
Para ser franco, yo ni robé, ni quiero ser presidente.

También puedes leer: 09.Mar.21 | La-Lista de las 5 notas del día por Nacho Lozano