Síguenos

 

Lazos

La madre que soy…

Beatriz Gaspar

Cada maternidad es distinta. Cada mujer la ejerce con lo que tiene y en la medida de sus posibilidades. La mía tiene una serie de matices que van del banco al negro. Reconocerlas nos dará tranquilidad y normalizará lo que vivimos durante la crianza.

i
Foto: jonas mohamadi/Pexels

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Soy la mamá que se desespera cuando intenta explicar alguna tarea o la regla de tres.

Soy la mamá que no es buena para las manualidades.

Soy la que olvida llevar algún material a la clase de laboratorio o la que no manda la tarea.

Soy la mamá que a veces se enoja, castiga y grita.

Soy la que mientras trabaja, recuerda que en unos días será el examen de Geografía o la exposición de Historia.

Pero también soy la que llega tarde a las juntas o a los festivales.

Soy la madre que se enoja cuando no hay silencio para concentrarme o para poder leer un libro.

Soy la que a veces no lava el uniforme.

Soy la mamá que domina con la mirada cuando algo no está bien.

Soy la que no escucha las alarmas para levantarse temprano y da solo cereal de desayunar.

Soy la mamá que siente cuando su hija está mal y cobija en una noche de pesadilla.

Y soy también la que a veces quiere dormir sola.

Soy la mamá que llegó a las 6 de la mañana después de ir a una fiesta y tres horas más tarde ya estaba acompañando a la hija a un evento en domingo.

Soy la mamá que a veces es dura porque tiene miedo del futuro.

Soy la que trata de demostrar que todo está bajo control aunque no sepa qué viene después.

Soy la que todos los días está agotada, que a veces quiere tirar la toalla.

Soy la que a veces pide un abrazo y llora por cursilerías.

Soy la mamá que a escondidas se come un dulce o unas papitas.

Soy la que todo el día repite: la tarea, báñate, siéntate bien, no truenes la boca, lávate los dientes.

Soy la que se ha sentido sola, pero también la que encontró en otras madres una comunidad de apoyo y guía.

No todo es malo.

Soy la mamá que ríe fuerte y es divertida, la que canta y baila.

Soy la que cocina una rica pasta o prepara una comida deliciosa.

Soy la que abraza y la que antes de dormir pasa a contemplar su sueño.

Soy la que defiende y no permite que nadie le haga daño.

La que cada año se emociona por el cumpleaños y hace todo por festejar y que ese recuerdo perdure en su memoria.

Soy la que en la penumbra de la noche llora por cansancio, frustración y miedo.

Soy la mamá que tiene un nudo en la garganta en cada festival y en cada bailable.

Soy la optimista y la que alienta cuando el ánimo decae.

Soy la que se desvela por dar la medicina, la que cura, la que cuida.

Soy la que se toma una copa de vino mientras ve una película de princesas o de amor.

La que insiste en fomentar la lectura hasta que se haga adicción.

Soy la que habla de amor, de religión, de sexo, de feminismo, para construir a una niña libre.

Soy la que no se da por vencida y resiste porque sé que cada esfuerzo vale la pena.

Soy la que está lejos de ser el modelo de mamá moderna, soy lo que soy con lo que tengo y puedo dar.

Soy la que ve en cada nuevo día una oportunidad para ser mejor.

También te puede interesar

Familia

Aún encontramos prejuicios, roles impuestos o carencias que se transmiten de generación en generación y que nos hacen pensar que la presencia del padre...

Familia

Fabián Guerrero no tiene poderes mágicos, pero sí armas muy poderosas, como el amor, para ejercer la paternidad y disfrutarla al máximo.

Familia

Un divorcio o separación entre la pareja puede convertirse en un suceso traumático para los hijos si mamá o papá no saben cómo manejar...

Opinión

Debido a todo el gozo de la paternidad, todavía es estigma admitir que tener un bebé es todo menos rayos de sol, arcoiris y...

Publicidad