Síguenos

 

The Guardian

El silencio de Joe Biden ante la violencia israelí es una vergüenza

Moustafa Bayoumi

Se ven grietas en el muro que históricamente ha separado cualquier crítica a Israel de la política estadounidense, pero Joe Biden todavía no escucha.

Activistas y manifestantes marchan en apoyo de Palestina cerca del monumento a Washington en Washington DC el 15 de mayo de 2021. Fotografía: Andrew Caballero-Reynolds / AFP / Getty Images

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

El sábado, un ataque aéreo israelí mató a 10 personas de la misma familia después de que misiles impactaran su casa en el campo de refugiados de Shati en Gaza. Un bebé de cinco meses, el único sobreviviente, fue rescatado con vida de los escombros, donde quedó atrapado junto a su madre fallecida. Mientras escribo esto, al menos 180 palestinos han muerto en Gaza, incluidos 52 niños. También han muerto 10 israelíes, incluidos dos niños.

Todos los inocentes caídos, sean palestinos o israelíes, deben ser llorados, y es más que angustioso saber que el número de muertes aumentará a medida que pasen los días. Lo que se mantendrá estable, sin embargo, es esta proporción de muerte mórbidamente desequilibrada. Muchos más palestinos inocentes son asesinados que israelíes. Ese hecho, junto con más de 70 años de despojo palestino continuo (del que forman parte los desalojos de Sheikh Jarrah), ha detonado la oposición mundial a las últimas acciones de Israel. En todo el mundo se han visto manifestaciones populares en apoyo de los derechos de los palestinos. Dado que Estados Unidos proporciona el respaldo financiero, militar y diplomático clave a Israel, uno se pregunta dónde se encuentran Joe Biden y su administración en este momento crucial.

No al frente y liderando, sería una forma amable de decirlo. El New York Times, que calificó la actitud de Biden hacia la diplomacia de Oriente Medio como un “enfoque de retroceso”, señaló cómo su administración hasta ahora ha hecho poco y logrado menos. “Mudos” es como lo describió National Public Radio. De hecho, es mucho peor. La reacción de esta administración no solo ha sido relativamente pasiva; también ha sido insensible, predecible y nada menos que una desgracia.

Lee también: Joe Biden se convirtió en el primer presidente de EU en reconocer el genocidio armenio

Como muestra está la respuesta de Biden cuando los reporteros le preguntaron el jueves si el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, estaba haciendo lo suficiente “para detener la escalada de violencia allí”. Biden respondió que “hasta ahora no ha habido una reacción exagerada significativa” de los israelíes. Considerando la asimetría masiva de muerte y destrucción, uno solo puede preguntarse, con absoluto horror, lo que el presidente consideraría “una reacción exagerada significativa”.

La administración Biden también bloqueó dos veces las declaraciones del Consejo de Seguridad sobre la crisis la semana pasada, y fue la única que se opuso a que el Consejo de Seguridad celebrara una reunión a puertas abiertas sobre el tema el viernes. La semana pasada, un portavoz del Departamento de Estado, cuando se le presionó, ni siquiera pudo decir que el derecho a la autodefensa se extiende al pueblo palestino. Un enviado de EU tampoco llegó a la región hasta el sábado, y la administración Biden ni siquiera ha nombrado a un candidato para embajador de EU en Israel.

Mientras que la administración Biden afirma que trabaja “detrás de escena” para resolver esta última crisis, dicho argumento parece cada vez más una excusa para no estar listos para las duras demandas de la política exterior y por, al mismo tiempo, adoptar la misma política nihilista de siempre para cubrir las políticas agresivas de Israel. Si ese es el caso, tanto los palestinos como el pueblo estadounidense corren el riesgo de perder. El primero perderá docenas, si no cientos, de vidas más; el segundo perderá un importante prestigio e influencia.

¿Y quién gana? Nada menos que Benjamin Netanyahu, quien hace poco más de una semana, estuvo a punto de ser derrocado como primer ministro luego de sus repetidos fracasos para formar un gobierno de coalición (Israel ha tenido cuatro elecciones en dos años) mientras enfrenta acusaciones de corrupción.

Te recomendamos: Una semana de ataques de Israel deja 200 muertos en Gaza, entre ellos 59 menores

Pero este es el trato, como diría Joe Biden. La deferencia del presidente a los deseos de Israel, durante mucho tiempo un reflejo por parte de EU, puede que ya no represente el consenso político en su partido. Estados Unidos está cambiando, al igual que el Partido Demócrata, con grietas en el muro que históricamente ha separado cualquier crítica a Israel de la política estadounidense. Ese cambio valiente y evidente se vio en la Cámara de Representantes la semana pasada.

“Estados Unidos debe reconocer su papel en la injusticia y las violaciones de los derechos humanos de los palestinos”, declaró la representante Alexandria Ocasio-Cortez durante una sesión especial organizada por los representantes Marc Pocan y Marie Newman. “No se trata de ambos lados”, continuó. “Se trata de un desequilibrio de poder”. En ello, no está sola. Al llamar a Netanyahu un “etnonacionalista de extrema derecha” en la Cámara, la representante Ilhan Omar preguntó ¿cómo el gobierno estadounidense puede “hablar de labios para afuera de un estado palestino, y no hacer absolutamente nada para que ese estado sea una realidad, mientras que el gobierno israelí fondo intenta hacerlo imposible?”

La representante Rashida Tlaib afirmó que “ahora soy la única palestino-estadounidense del Congreso, y mi mera existencia ha alterado el status quo. Les recuerdo a mis colegas que los palestinos sí existen, que somos humanos, que se nos permite soñar”. Con la voz quebrada después de citar los temores de una madre de Gaza de perder a sus hijos por las bombas israelíes, Tlaib dijo: “Debemos condicionar la ayuda a Israel al cumplimiento de los derechos humanos internacionales y poner fin al apartheid”.

La representante Ayanna Pressley proclamó: “A los palestinos se les dice lo mismo que a los negros en Estados Unidos. No existe una forma aceptable de resistencia. Somos testigos de atroces violaciones de los derechos humanos. El dolor, el trauma y el terror que enfrentan los palestinos no es solo el resultado de la escalada de esta semana, sino las consecuencias de años de ocupación militar”.

No te pierdas: El financiamiento de EU hizo posible los bombardeos de Israel sobre Gaza, ¿cuándo se detendrá?

Y la representante Cori Bush, que también es afroamericana, explicó en el piso de la Cámara cómo “el mismo equipo que ellos usan para reprimirnos es el mismo equipo que enviamos a los militares israelíes para vigilar y brutalizar a los palestinos”.

El Congreso probablemente nunca ha visto una demostración tan poderosa de apoyo a las vidas de los palestinos. Pero lo importante no es solo el apoyo, sino la forma en que se articuló. Cuando Ocasio-Cortez habló, estableció una conexión personal de Puerto Rico a Palestina. Pressley declaró que, como mujer negra, ella tampoco es ajena a los tipos de brutalidad policial y violencia sancionada por el estado que sufren los palestinos.

Bush tuiteó: “Las luchas de los negros y los palestinos por la liberación se interconectan, y no cejaremos hasta que todos seamos libres”. Omar relacionó sus experiencias como refugiada con la supervivencia a la guerra. Y Tlaib habló de haber sido criada como palestino “en Detroit, la ciudad más hermosa y negra de EU, una ciudad donde nacen los movimientos por los derechos civiles y la justicia social”. Cada mujer convirtió la lucha por la liberación de Palestina en algo profundamente personal, como si todas se encontraran en la intersección de sus vidas colectivas.

Durante demasiado tiempo, se ha considerado a los palestinos como problemas a resolver o bombardear. Sin embargo, una vez que son vistos como personas y como personas, y una vez que se comprende y se identifica su lucha, todo cambia. Ese fue el cambio que escuchamos en la Cámara esta semana. Fue un abrazo de empatía por Palestina. A su manera, el cambio es estremecedor.

Te puede interesar: Fotogalería: los saldos del recrudecimiento del conflicto entre Israel y Palestina

Estas son las voces de la política estadounidense que exigen algo diferente, una nueva forma de ver a Palestina y a los palestinos. A diferencia de lo que ofrece esta administración, esa demanda se puede llamar liderazgo. Y es una demanda que debe y será escuchada.

Moustafa Bayoumi es el autor de How Does It Feel to Be a Problem?: Being Young and Arab in America.

También te puede interesar

Mundo

El "Gobierno del cambio" en Israel fue ratificado hoy, echando del poder a Netanyahu, quien permaneció 12 años seguidos en el poder.

Mundo

El dirigente ruso reconoce que las relaciones con Estados Unidos están en su peor momento en años, mientras ambos presidentes se preparan para la...

Realeza

La reina Isabel II asistió acompañada por su primo Eduardo, duque de Kent, al desfile militar conocido como Trooping de Colour.

Mundo

Muchos comienzan a temer que el mundo se vea atrapado entre los ataques de Beijing y Washington

Publicidad