Síguenos

 

The Guardian

Las apps prometían revolucionar las citas, pero para las mujeres casi todas son terribles

Nancy Jo Sales

Las citas en línea han hecho que las mujeres solteras en general sean menos felices, menos propensas a encontrar una pareja a largo plazo y más expuestas a la violencia sexual.

Las empresas de aplicaciones de citas, que viven en una industria multimillonaria, han sido expertas en apropiarse del feminismo en la comercialización de sus productos como 'empoderadores'. Foto: Tero Vesalainen / Alamy

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

No estoy segura de cuándo decidí que las apps de citas no eran para mí. Tal vez fue aquella ocasión que tuve una cita con un tipo que trató de recitar el guión completo de la película de terror de 1988 Child’s Play (“Y luego Chucky dice: ‘¿Quieres jugar?’”). O tal vez fue cuando estaba en una cita con un chico que me agarró la entrepierna debajo de la mesa ni 10 minutos después de que me senté. Pero para cuando estaba lista para eliminar estas apps, también me di cuenta de que estaba enganchada: enganchada a plataformas meticulosamente diseñadas para ser adictivas, así como, diría yo, para entregar los cuerpos de las mujeres a los hombres.

Hay que decirlo: las apps de citas han sido terribles para las mujeres, especialmente las mujeres heterosexuales como yo, que tienen que lidiar con los hombres heterosexuales que las usan. (Aunque, por lo que he escuchado de mis fuentes e informes de los medios, las mujeres LGTBQ+ también tienen muchas quejas). Durante años me ha desconcertado por qué nadie quiere ser quien lo diga: ¿es miedo de parecer una “vieja” o una mojigata? Así que, aquí voy: creo que las citas en línea han hecho que las mujeres solteras en general sean menos felices, menos propensas a encontrar una pareja a largo plazo y más expuestas a sufrir violencia sexual. Y todo esto ha empeorado con la pandemia, pues los sitios de citas se han convertido prácticamente en la única forma de tener citas para millones de personas en todo el mundo. Por el Covid, dicen los medios de negocios, las citas en línea han “aumentado”.

Lee: Bumble: el éxito de la ‘app’ de citas en la que las mujeres tienen el control

Esto no quiere decir que no siempre haya habido más riesgos para las mujeres en lo que respecta a las citas, por supuesto que sí. Pero las aplicaciones de citas han llevado a la normalización de abusos que se habrían considerado espantosos en otras épocas supuestamente menos progresistas. Las fotos no solicitadas de penes, los mensajes de acoso y el intercambio no consensuado de desnudos son ahora características de rutina de las citas para mujeres de todos los grupos demográficos. Lo que algunos atribuirían a “la nueva cultura de las citas” son en realidad crímenes de los que a las mujeres se les ha dicho que se rían para que no parezcan ser chicas cool.

Las empresas de apps de citas, parte de una industria multimillonaria, son expertas en apropiarse del feminismo al catalogar sus productos como “empoderadores”. Sin embargo, no hacen casi nada para ayudar a las mujeres con sus preocupaciones más reales. En una encuesta de 2019 realizada por ProPublica y Columbia Journalism Investigations, de 1,200 mujeres que dijeron que habían usado una plataforma de citas en línea en los últimos 15 años, “más de un tercio de ellas se dijeron agredidas sexualmente por alguien que habían conocido a través de una app de citas. Y (de) estas mujeres, más de la mitad dijeron que fueron violadas”. Estas son cifras astronómicas y, sin embargo, de alguna manera permanecen fuera de las conversaciones de las citas en línea.

Casi cada una de cientos de mujeres y niñas que entrevisté sobre las citas en línea durante los últimos años me ha dicho que ha experimentado algún incidente en el que no se sintió segura, o algo mucho peor. Pero estas mismas mujeres dicen que cuando intentaron denunciar estos incidentes, las apps de citas en cuestión a menudo ni siquiera responden. ¿Cómo, me he preguntado, en la era del #MeToo, estas empresas todavía pueden salirse con la suya con esta escandalosa falta de responsabilidad?

Las plataformas de citas que se promocionan a sí mismas como aptas para mujeres no siempre son mejores para lidiar con los problemas de acoso y agresión sexual en sus sitios. Bumble, por ejemplo, que se autodenomina una aplicación feminista, ha tenido varias denuncias de acoso, agresión sexual y violación, y sus usuarios dicen que la empresa no ha abordado sus preocupaciones como esperaban.

Te puede interesar: En México, Tinder es la reina de las citas virtuales durante la pandemia

Y luego están las promesas erróneas de relaciones a largo plazo de Big Dating. Sus equipos de marketing quieren hacernos creer que todos los que deslizan el dedo están a punto de caminar hacia el atardecer con un alma gemela. Pero no importa cuántas bodas de apps de citas veamos promocionadas en las secciones de “Votos” de los medios, los datos disponibles no sugieren un aumento en las relaciones o matrimonios comprometidos entre los usuarios de las aplicaciones de citas. Según un estudio de 2020 de Pew, solo el 39% de las personas que se citan regularmente en línea, y el 12% de los estadounidenses en general, “se han casado o han tenido una relación comprometida con alguien que conocieron a través de un sitio de citas”. Si hubiera una vacuna antiCovid con una tasa de eficacia del 39%, ¿te formarías para recibir una inyección?

Mi tiempo en las apps de citas me hizo pensar en cómo estas plataformas no solo son malas para las mujeres, sino también para los hombres, ya que a los hombres se les inculca los peores aspectos de la masculinidad tóxica bajo el disfraz de “diversión” (como el cofundador de Tinder, Sean Rad, describió el propósito de la aplicación en las primeras entrevistas). Existe la “diversión” de calificar a las mujeres como calientes o no; lo “divertido” de tener tantas opciones, es la tendencia de ver a las mujeres como objetos desechables. Y luego está la diversión de pensar que estas apps garantizan el sexo, una noción que, de acuerdo con un estudio de 2016 de la Agencia Nacional contra el Crimen de Reino Unido, se ha tenido en cuenta ante el aumento sorprendente en la agresión sexual perpetrada por usuarios masculinos de apps de citas con menos probabilidades de tener antecedentes de violencia sexual. No creo que haya ninguna duda de que las aplicaciones de citas son parte de la cultura de la violación.

Desde la pandemia, la invasión de Big Dating en nuestro espacio más íntimo ha provocado un cortejo abrumador por parte de las corporaciones: corporaciones que quieren nuestro tiempo, nuestro dinero y nuestros datos, en lugar de ayudarnos encontrar el amor o incluso el buen sexo. (Múltiples estudios han demostrado que el sexo ocasión, a menudo asociado con las citas en línea, es menos satisfactorio para las mujeres en general.) El dominio capitalista de las citas seguirá siendo muy malo para las mujeres, destruyendo nuestras oportunidades de encontrar el amor y relaciones duraderas y destruyendo nuestra autoestima (como dicen los estudios que hacen las apps de citas ). A menos que hagamos algo al respecto, claro. La pregunta es qué.

Yo creo que las mujeres deberían eliminar sus apps de citas en masa en un movimiento de autoconservación similar a Lisístrata. Conozco a muchas mujeres que han abandonado estas aplicaciones y se sienten mucho más felices por ello. Pero dudo que la mayoría de las mujeres, o la mayoría de las personas, independientemente del género, sigan su ejemplo. Uno de los aspectos más insidiosos de las apps de citas es, nuevamente, que están diseñadas para ser adictivas, tan adictivas que muchas personas dicen que las usan sin tener la intención de encontrarse con alguien en persona. Creo que este es uno de los mayores peligros de las citas en línea: que las nuevas tecnologías de citas eventualmente se volverán más importantes para las personas que otros seres humanos. Lamentablemente, creo que esto ya está empezando a suceder.

No te pierdas: Una de cada ocho parejas se conoció por internet en México, dice encuesta

Pero luego, cuando se trata del amor, la esperanza es eterna. Mi esperanza es que, de alguna manera, un día, el amor lo conquistará todo, y tanto las mujeres como los hombres rechazarán la estafa sexista de las citas en línea para encontrar y construir relaciones amorosas y afectuosas como partes iguales. ¿Alguna gente ya ha encontrado esto a través de las citas en línea? No dudo que lo hayan hecho. Pero esto no hace que el daño que sufren otros a través de estas plataformas sea menos urgente de abordar.

Nancy Jo Sales escribe en Vanity Fair y es autora de American Girls: Social Media and the Secret Lives of Teenagers. Su nuevo libro Nothing Personal: My Secret Life in the Dating App Inferno se publica el 18 de mayo por Hachette.

También te puede interesar

Actualidad

Sin su consentimiento, el video de una mujer canadiense de 38 años terminó en sitios de pornografía y hoy lucha sola por bajarlo.

Opinión

El confinamiento por coronavirus subrayó que muchos gobiernos apuestan por la conectividad como un medio democrático, mientras que otros aprovecharon el momento para formalizar...

Estilo de vida

A medida que disminuyen las restricciones por el Covid, las empresas predicen un auge en las ventas de todo lo relacionado con el romance,...

Tecnología

Las principales aplicaciones de citas en EU anunciaron una nueva función para que usuarios informen si están vacunados contra el Covid, en un intento...

Publicidad