Síguenos

 

¿Por qué llaman a algunos ‘millennials geriátricos’? Un clásico de divide y vencerás

Emma Beddington

Los estrategas políticos siempre han tratado de clasificarnos a todos porque si nos criticamos unos a otros, no dirigimos nuestra ira contra el gobierno.

i
Foto: Pexels

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Una nueva oleada de indignación ha recibido la más reciente creación demográfica: el “millennial geriátrico”, nacido a principios de los años 80. Aparentemente su facilidad para cambiar entre los mundos analógico y digital significa que todos los lugares de trabajo deben ser administrados por uno, pero eso no ha impedido que muchos, comprensiblemente, protesten por esa terminología.

Se gasta una cantidad impresionante, o alarmante, de energía creativa en describir el simple hecho de que las personas tienen diferentes edades. Los ejecutivos de marketing y los estrategas políticos utilizaron personajes como Mondeo Man o Aldi Mum, por tontos que puedan ser, para describir un conjunto de aspiraciones o atributos en personas que las vuelven susceptibles de ser seducidas.

Lee: Nayib Bukele, el millennial que dominará los poderes en El Salvador

Estas etiquetas generacionales son una especie de marca nada atractiva para cortejar, son casi tan genéricas como los horóscopos: al mismo tiempo insípidas e insultantes. ¿Para qué sirven? La estratificación interminable parece principalmente una oportunidad para profundizar nuestra hostilidad unos contra otros. Para mí, es como una rabia difusa e impotente que resta valor a los verdaderos culpables. Si te pones a criticar a las matronas que se visten con Jaeger que bloquean las mesas en el café, o a las personas de pelo arcoíris que piden leche de avena y hablan de pronombres en el bar, no estás dirigiendo tu enojo hacia los gobiernos en turno. Eso permite, o fomenta, las décadas que han pasado de profundización de la desigualdad y la división.

Sin embargo, de otra manera, me encanta lo innecesariamente provocativas y tontas que son las etiquetas microdemográficas. Quizás deberíamos simplemente ceder y participar en ello. Bien podríamos divertirnos con las guerras de las generaciones venideras. “¿Cuál es tu microgeneración?” podría convertirse en uno de esos juegos de salón del siglo XXI que ves en línea: ya sabes, tu nombre de gángster es el del bully de tu escuela primaria más tu galleta favorita. Esta podría ser la marca o el artefacto cultural con el que te identificas más estrechamente, tu emoción dominante actual, más un identificador de edad. Eso convertiría a mi hijo menor en un alfa nihilista de Corn Flakes; el mayor, amante de las plantas, sería un Digital Nativo de Monstera Resignation, y mi esposo, un papá pesimista de Grand Designs. Mi padrastro de 73 años, con sus hábitos de compra eficientes y su triste estribillo de “mi generación lo jodió todo”, es un Boomer de Sainsbury’s Basics y yo soy una Tetchy Nurofen Peri-Crone. ¿Cuál es tu microgreneración?

Te puede interesar: Skinnies RIP. ¿Qué sigue para los jeans?

*Emma Beddington es columnista de The Guardian.

También te puede interesar

Entretenimiento

Son feos y atiborran las repisas. Pero al igual que los vinilos, los compactos también podrían ponerse de moda.

Moda

La generación más joven se burla en TikTok del estilo popular desde los dosmiles, dicen que ya pasaron sus días y que no son...

Publicidad