Síguenos

 

The Guardian

Revivir ‘Friends’ es como regresar con tu ex: una mala idea

Hadley Freeman

Fue algo absurdo, como una oportunidad para fingir que las últimas dos décadas no sucedieron. Pero intentar detener el paso del tiempo nunca funciona.

Friends: The Reunion: "Ver la realidad siempre iba a ser discordante". Foto: Warner Bros

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Sé que necesito seguir adelante, pero no puedo dejar de pensar en la reunión de Friends. Un manifiesto extremo de los 90s: ¿Qué fue eso a fin de cuentas? Nunca fui una fan acérrima de Friends, me gustó, claro, pero seamos honestos, no era Frasier. Pero no puedo imaginar que ningún fan de cualquier tipo haya pasado los últimos 17 años pensando: “¡Hombre, me encantaría ver una reunión de Friends! Y por ‘reunión’ me refiero a que James Corden pregunte a los actores que se rieron más fuerte”.

Ni siquiera había planeado ver el especial, pero cuando llegó la noche me sorprendió mi repentino entusiasmo. ¡Oh, Friends, de vuelta a la pantalla! Esto se sintió como un evento televisivo genuino, y uno que sería menos miserable que el último evento televisivo que vi, que fue el príncipe Harry diciéndole a Oprah lo terrible que es su familia. Pero el programa de Harry parecía una comedia de situación (Arrested Development) en comparación con lo desinflado que me sentí al final del festival de nostalgia de ¡dos horas!

El problema no era realmente el programa, aunque, en caso de que no lo haya dejado claro ya, el programa fue malo. El problema es con estas reuniones y reinicios en su conjunto. Gossip Girl, Sex And The City e incluso Frasier regresarán el próximo año, y sus creadores aparentemente no se inmutaron de que las recientemente revividas This Life, Arrested Development, Gilmore Girls, Will & Grace, Mad About You, Full House y Roseanne nacieron muertas.

Uno puede ver cómo piensan los jefes de la televisión: las películas ahora son solo franquicias, ¡así que franquiciamos nuestras viejas comedias de situación! Pero Spiderman, Batman y demás reviven con nuevos actores, porque realmente no importa quién los interprete. Pero es absolutamente importante quién interpreta a Carrie Bradshaw, como descubrieron los creadores del programa The Carrie Diaries, sobre los años de secundaria de Carrie, cuando fue cancelado después de dos temporadas. Los actores de Friends están en una posición inusualmente incómoda, porque mientras las reposiciones omnipresentes les ayudan a acumular 20 millones de dólares al año cada uno, también los han mantenido congelados en el tiempo en la pantalla durante los últimos 20 años, ayudando a los espectadores a mantener la ilusión de que nosotros también nos vemos iguales. Ver la realidad siempre va a ser discordante; es como ver cómo se acelera tu propio proceso de envejecimiento. Aunque no se puede decir que las chicas de Friends no se esforzaron por revertir esto, sus caras estaban tan congeladas e hinchadas como un pastelillo. ¿A qué edad pueden ellas dejar de intentar aparentar 25? La respuesta del programa de reunión pareció ser: nunca. Esto fue incluso más deprimente que la visión del pobre Matthew Perry, la encarnación andante y sin apenas hablar de la crisis de los opioides que azota a Estados Unidos.

Te recomendamos: El reencuentro de ‘Friends’: el bueno, el malo y el Bieber

Que Friends, Sex And The City y Frasier hayan recibido el tratamiento de rejuvenecimiento es revelador, porque todos eran gigantes en los 90 y los amaban los veinteañeros. Bueno, esos veinteañeros ahora son cuarentañeros, una década en la que normalmente te preguntas a dónde fueron los últimos 20 años, cuando los sábados por la noche pasaron de vestirse mientras veías Friends para luego salir a encontrarte con tus verdaderos amigos… a estar ahora en busca de la pieza faltante para completar un rompecabezas de Peppa Pig junto al calentador mientras tratas de recordar cómo son tus amigos. Cuando pienso en ver estos programas de finales de los 90 y principios de la década de los 2000, me acuerdo cuando vivía en mi primer depa y me sentía completamente libre, y también increíblemente sola. Las únicas veces que le echo un ojo a Friends o Frasier ahora es si salen cuando le pongo la televisión a mis hijos, quienes luego me gritan que mejor le ponga a Hey Duggee.

Este renacer de programas se basa en la nostalgia, pero la nostalgia rara vez tiene que ver con lo que crees que te estás perdiendo; se trata de querer volver a cómo te sentías en ese momento y dónde estaba tu vida entonces, recordando solo las partes felices y olvidando convenientemente las malas. Es por eso que la gente de mi generación, un eufemismo “YO”, se emocionó demasiado con la reunión de Friends. Se sentía, absurdamente, como una oportunidad para fingir que las últimas dos décadas no habían pasado. Pero tratar de detener el paso del tiempo nunca funciona, como lo demostró súper bien toda esa cirugía estética.

Posteriormente, Mindy Kaling publicó una foto en Instagram de Perry y Matt LeBlanc como eran hace 25 años, y su juventud, salud y belleza fue desgarradora. ¿Cómo no lo vi en ese entonces? Por la misma razón que nunca valoré mi propia juventud y belleza: no aprecias las nubes cuando estás perdido en la niebla, y de repente se levanta y todo lo que puedes hacer es mirar hacia atrás con nostalgia, el tiempo dorando los recuerdos. Esta tendencia de renacer programas es el equivalente a volver a estar con tu exnovio de hace mucho tiempo en un intento por recuperar tu juventud y, contrariamente a lo que insistían las historias de Ross, Rachel, Carrie y Big, esta no es una buena idea. Ellos estaban ahí para nosotros en ese entonces. Y ahora, por su bien y el nuestro, es hora de dejarlos ir.

También te puede interesar

Entrevista

El actor de 54 años sobre el activismo en la niñez, estudios de actuación en Oxford, criar a su hija y aprender a pelear...

Entretenimiento

El especial tan esperado trajo de vuelta a las estrellas de comedia junto con invitados famosos, pero ¿valió la pena todo el alboroto?

Entretenimiento

Los espectadores dicen que las escenas con Lady Gaga, BTS y Justin Bieber no aparecen en la versión china.

Publicidad