Síguenos

 

Anónimos Interesantes

Marcela Mora dice que Messi y Maradona son como el yin y el yang

Anna Portella

La periodista argentina cuenta que en su país, cuya selección ganó la Copa América, el futbol genera debate y divide tanto como la política.

i
Foto: Cortesía.

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Confieso que este verano no he seguido ninguna competición futbolística ni he visto ningún juego. Y aún así, sé que Argentina se hizo con la Copa América e Italia, con la Eurocopa. Sé que Messi y Neymar se abrazaron y que jugadores negros de Reino Unido, recibieron insultos racistas al fallar los penaltis. 

A mí, más que el futbol, me gustan los comentarios sobre el futbol, el hablar del futbol: su cultura. La Copa América y su desenlace me dieron una buena excusa para explorar Argentina a través del futbol. Y lo hice con la periodista independiente Marcela Mora y Araujo. 

Ella vive a caballo entre Buenos Aires y Londres, ha traducido la autobiografía de Maradona, ha publicado y colaborado con medios como The Guardian, The Observer o ESPN, entre muchos otros trabajos. Pero sobre todo, Mora nació en el país de dos de los grandes del futbol: Messi y Maradona. 

¿Messi saldó la deuda con Argentina?

Nunca creí que fuera una deuda particular que tuviera con el país, personalmente. Pero él tenía muchas ganas de ganar esto y en la medida que alguien le pudiera reprochar no haber ganado nada para Argentina, eso ya tiene su punto final. Ahora sí podría retirarse habiéndolo logrado todo.

Imagino que es imposible para ustedes elegir entre Messi y Maradona.

La gente inevitablemente los compara. Los dos tienen una estatura mítica que va más allá del país. No son exclusivamente argentinos, son símbolos mundiales y las comparaciones son inevitables, yo opino que erradas. 

¿Por qué?

Maradona y Messi son, si se quiere, como compuestos complementarios, son el yin y el yang. Maradona es descontrolado, necesita permanentemente el conflicto y lo busca. Sale al campo de juego como si es él contra todos, vivió la vida él contra todos y permanentemente dice lo menos correcto, provoca, va hacia la problemática siempre. 

Messi es revolucionariamente más avanzado. Más que conflicto, necesita la cooperación, es parte de un sistema, solo le interesa el futbol y solo existe a partir del futbol. Salvo el problema fiscal, nunca ha tenido ningún tipo de protagonismo en nada que no tenga que ver con el futbol. Es una persona de perfil bajo, introvertido, reservado, tímido, neurodivergente, mil etiquetas que se le han propiciado sin que tengamos mucha idea de cómo él es. 

¿Cómo se ve eso en el campo?

En esta misma Copa (América), sus dos actos tras ganar son completamente contraintuitivos en la visión de futbol que viene de décadas: abrazarse a Neymar, decir que no se cante contra los brasileños, mandar un (mensaje por) Instagram diciendo “cuidémonos del virus, que todavía no ha terminado la pandemia”. Me parece que de cierta forma, (la Copa América) es una soga al cuello que se ha quitado porque lo que había hecho Maradona que Messi no, era ganar algo para Argentina. 

¿Cómo se vive el futbol ahí?

La dominancia del futbol en los medios es absoluta y hasta exagerada. Hay exceso, si se quiere, de radio, de periodistas. Después hay una trayectoria de violencia relacionada con el futbol muy fuerte. Hace ya muchos años que está prohibido ir a la cancha como visitante. Los equipos juegan solo con hinchadas locales. Históricamente el futbol ocupa un espacio en la conversación pública que domina mucho.

¿Qué genera discusiones más apasionadas: la política o el futbol?

Las dos cosas. 

Y, ¿qué divide más?

Históricamente las dos, pero por eso te menciono el abrazo con Neymar. En Inglaterra estamos viviendo algo similar con los chicos que no convirtieron sus penales y hubo una especie de furor de racismo contra ellos porque son negros. 

El futbol es un buen vehículo para hacer lo que uno quiere, porque en sí mismo, no hace nada: ni genera violencia, ni racismo ni prejuicio, pero puede ser usado para eso. Creo que estamos viendo una generación de jugadores que comunican sus valores y no utilizan el futbol con estos propósitos divisorios o de enfrentamiento. 

¿Por qué escribes de futbol argentino?

Se dio así, ya hace 30 años. Mi abuelo era periodista deportivo y crecí en una familia bastante intelectual pero en la que el respeto por el futbol como expresión cultural fue muy presente. Así que fue bastante natural para mi empezar con deportes. Empecé pensando que el futbol permitía a Argentina enorgullecerse y estar mano a mano con el primer mundo de una manera positiva. Y con los años, empecé a verlo como reflexión de sociedad fallida y como posible herramienta de cambio.

En 2020 por primera vez una mujer ahí locutó un juego de la selección, ¿qué tanto les queda para el siguiente paso?

Creo que estamos en desventaja en todas las industrias de todos los países del mundo y es algo que, a medida que me acerco al ocaso de mis años de trabajo, me da mucha pena y enojo. No veo que el futbol sea más duro que otras industrias. El futbol refleja la realidad existente, no es un mundo aparte.

Maradona estuvo marcado por las polémicas por maltratos a sus exparejas. ¿La historia ha sido benevolente con él?

No. Maradona tuvo un impacto público de mostrar todo lo que es posible que le sucede a un humano. Lo que le pasó a él es de las vidas más trágicas y la hemos observado íntegra. Él inicia su vida pública haciendo malabares con la pelota y todos aplaudiéndolo, siendo un niño malnutrido, y termina haciendo malabarismos como un oso en un zoológico en un estado deplorable. En todo caso, es víctima de la sociedad. 

En lo personal, me disgustó su actitud con sus hijos ilegítimos, pero no le veo ningún perdón inmerecido. Ha sido criticado, atacado y debatido. El tipo era un genio trágico y humano. Una sociedad que solo consume el morbo no tiene derecho a usarlo desde un punto de vista moral o ético si no está dispuesto a afrontar el problema que hay detrás.

Pero este tipo de comprensión no se da a todos los que tienen conductas así, no tienen esta ventaja.

No veo la ventaja. Por supuesto que podríamos decir eso de todos los abusadores y de hecho, deberíamos hacerlo. No creo que la policía y la prisión son solución a nada. En el caso de Maradona, no sé qué respuesta quiere la gente. Nadie dice que trató bien a sus hijos, pero no me parece interesante quedarnos ahí. No lo vamos a condenar, porque no hay acusación de ningún crimen.

No defiendo que alguien utilice la violencia o el abuso emocional como herramienta cotidiana, me parece deplorable. Lo que no me parece es que en el caso de Maradona se diga que ha sido perdonado o ignorado, porque no lo fue. 

Hablando del ocaso de tu carrera, ¿a quién te falta entrevistar?

A Zinedine Zidane. Lo he buscado, pero no da muchas entrevistas. No tengo mucha fe en que suceda.

También te puede interesar

Deportes

México venció 3 a 1 a Honduras, con goles de Rogelio Funes Mori, Jonathan dos Santos y Orbelín Pineda.

Deportes

El neerlandés no falló y puso el broche al partido con un disparo a la escuadra.

Cultura

El cementerio Jardín Bella Vista, en la provincia de Buenos Aires, guarda los restos de Maradona, lo que cambió la vida para todo un...

Deportes

Los Pumas de la UNAM jugarán este domingo contra el Atlas en el Estadio Olímpico Universitario, pero no asistirá público.

Publicidad