Ritual para encontrar perlas
Espacio mindfulness

Es escritora, periodista, cantautora, maestra de yoga y meditación, conferencista internacional y directora de Mindfulness del Yomu Institute. Es la cofundadora del sistema de Mindfulness Yomu, emprendedora apasionada y mamá de tres hijos. Su cuarto libro Enciende tu corazón está a punto de salir a la venta. Instagram: @cynthiazakofficial

Ritual para encontrar perlas
Foto: Pixabay

Océanos de plástico, animales marinos llenos de tapitas, bolsitas, pedacitos de pañales desechables, ¿difícil encontrar las perlas, verdad?

Esas maravillosas y extravagantes perlas que solo vamos a descubrir cuando comencemos una limpieza decidida, coherente, educada y consistente.

Vemos algún documental horrorizados, o le ponemos mas atención al tema cuando un barco petrolero se revienta en el mar y toda la flora y fauna termina asfixiada y cubierta de negro. Pero, ¿realmente cuánto nos dura el impacto? ¿Cuánto demoramos en volver a comprar una botella de agua con el pensamiento que lo justifica todo: “total por una botella más no cambia la cosa”?

Lee también: Pemex reporta incendio de un gasoducto submarino en las costas de Campeche

Mi punto nuevamente es volver adentro. No me interesa tanto el mal uso de los elementos externos sino la desvalorización de los recursos interiores

Es maravilloso tener conciencia ecológica, pensar en cómo salvamos el planeta, asumir nuestra responsabilidad en lo que elegimos para usar, comer, vestirnos, desde los artículos de limpieza, cosméticos, hasta los muebles de nuestra casa.

Afortunadamente cada vez se habla más de estos temas en redes sociales, en los medios de comunicación y es sencillo educarse en temas como el medioambiente o la sustentabilidad.

Podemos quitar todo el plástico de nuestra casa, reciclar las bolsas, evitar los popotes, no comprar más botellas de agua y ser minuciosos en los cuidados para no derrochar agua, pero nada de esto sirve si no empezamos por dentro.

Podemos leer las etiquetas, comprar limpiadores veganos, champús o cremas que no han sido probadas en animales, abogar por un consumo libre de crueldad, plantar la huerta y poner paneles solares, sin embargo, todo esto no es suficiente si no nos decidimos a limpiar el plástico de nuestros océanos mentales.

Plásticos anquilosados

¿Cuáles son tus plásticos?

¿Qué sientes cuando te hablo de esto?

¿Dónde flotan los tóxicos que tapan tu corazón y tus ideas?

¿Desde cuándo los tienes?

¿Qué podemos hacer para limpiar estos deshechos que no nos dejan sacar nuestras perlas a la luz?

Ante todo hazte estas preguntas de la misma manera en que te paras frente a tu cocina y decides hacer una limpieza de todo lo que sea tóxico. En este caso puedes leer los componentes de cada cosa y entender que estás comprando de más, pero en el caso del mundo interior el mapa lo tiene que hacer cada uno.

No hay una directiva que sirva a todo el mundo, sin embargo, te quiero dar una buena noticia: te voy a guiar en un ritual breve que puedes hacer cada vez que sientas que los plásticos mentales te agobian, paralizan, robotizan y te hacen esclavo de algo que no has elegido.

Ritual para sacar plásticos

De nada vale ser un purista obsesionado por el medio ambiente si seguimos llenando la cabeza de metales pesados, tóxicos, ideas denigrantes sobre nosotros mismos, falta de límites con los abusadores emocionales y una larga lista de temas que deberíamos reciclar.

Por lo tanto, vamos a hacer este ritual, porque si tú y yo sacamos un plástico a la vez te aseguro que automáticamente el planeta respira mejor:

  • Une todas las yemas de los dedos tocando el pulgar mientras respiras.
  • Lleva las yemas a tus sienes (ahí convergen tus huesos craneales y hay una vena mayor que irriga la corteza cerebral).
  • Masajea suavemente, sin hacer demasiada presión, con movimientos circulares.
  • Elige un plástico mental, por ejemplo, pensamiento limitante o miedos ancestrales, parámetros culturales estancados en el tiempo, trabas, etcétera.
  • Inhala profundamente.
  • Exhala separando los dedos de las sienes mientras sacas ese pensamiento que has elegido.
  • Sacude tus manos y suéltalo para que el aire se lo lleve.
  • Usa el ritual todas las veces que necesites limpiar, eliminar y aclarar para poder encontrar las perlas dentro del mar de plástico.