Síguenos

 

Corto Circuito

En el apagón, la culpa no es de nadie y es de todos, menos del gobierno

Paul Alejandro Sánchez Campos

El gobierno se lava las manos, para dejar las culpas en manos de eventos fortuitos y causas de fuerza mayor, que nadie podía prever.

i
CFE, electricidad
Foto: @CFENacional.

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

El 28 de diciembre, como si todo se hubiera alineado para jugarnos la mayor broma del día de los inocentes a nivel nacional, el sistema eléctrico presentó fallas que dejó sin luz a más de 10 millones de usuarios. A nivel mundial es uno de los apagones más importantes que ha sufrido un país. 

En un proceso que fue todo menos expedito y comprometido con los principios de transparencia y rendición de cuentas, hace unos días, se dio a conocer el Informe Final del Panel de expertos para revisar el disturbio del 28 de diciembre de 2020 en el Sistema Interconectado Nacional cuyo nombre alternativo podría ser “todos tuvieron la culpa menos los organismos del gobierno”, pues la conclusión es que la culpa no es de nadie y es de todos, todos menos del gobierno en todas su facetas: Comisión Federal de Electricidad (CFE), CFE Transmisión, el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) y Secretaría de Energía (Sener). 

No tiene la culpa CFE Transmisión, el organismo público encargado de la operación y mantenimiento de la Red Nacional de Transmisión; tampoco tiene responsabilidad CFE Corporativo cuyos directores, desde el principio, salieron a dar declaraciones difíciles de creer y hasta publicaron un documento apócrifo de Protección Civil de Tamaulipas.

Lee también: CFE pierde menos en primeros meses de 2021, pese a los apagones masivos

Tampoco se aluden responsabilidades a la Secretaría de Energía, que se encarga de la planeación del Sistema Eléctrico Nacional y quien instruye a CFE Transmisión a realizar las inversiones necesarias para fortalecer y expandir la red, con la finalidad de garantizar el correcto abasto a la creciente demanda eléctrica en nuestro país.

Mucho menos hay culpa en el Cenace, que coordina e instruye la actuación de los transportistas, en este caso, CFE Transmisión, que evalúa los requisitos que deben cumplir las centrales para interconectarse en coordinación con el transportista, monitorea en tiempo real la operación del sistema y autoriza las pruebas operativas de las centrales eléctricas que se interconectarán a la red.

No, según el informe, la culpa la tienen un incendio, los usuarios, las energías renovables y los privados. Nadie y todos, menos el gobierno. El incidente lo inició un incendio, un acto de Dios, nadie tuvo la culpa, no era responsabilidad, al parecer, de CFE monitorear los derechos de vía o del Cenace para instruir el cumplimiento de los estándares operativos. 

Lee también: Un apagón afecta a más de 3 millones de personas en seis estados del norte

La culpa fue de las energías renovables que debilitan la red y no de Sener por no instruir las ampliaciones y refuerzos necesarios, entre 2019 y 2020 el crecimiento físico de las redes de transmisión fue de 0.1%. CFE ha incumplido las ampliaciones y refuerzos que se les ha requerido desde Sener y la secretaría no se ha preocupado por mantener el crecimiento de la red, sino, por el contrario, desde 2018 se han cancelado proyectos de ampliación e inversiones requeridas.

La culpa fue de los usuarios, porque en pandemia y en periodo vacacional no mantuvieron un consumo constante, mas no del operador independiente, el Cenace, que debería mantener las reservas operativas y secundarias que requiere el sistema para operar con calidad y seguridad, y en su caso, desconectar carga manual. 

La culpa fue de una planta privada que en pruebas operativas debilitó a la red y no de CFE Transmisión, la cual recibió las aportaciones no onerosas, es decir, a título gratuito, para poder interconectarse y no del Cenace quien debe evaluar las características de los equipos que deben interconectarse en coordinación con el transportista. 

Como pueden observar, el informe final que hace gala de tecnicismos para justificar que todas las autoridades y entes del gobierno actuaron de manera correcta y conforme a los manuales, muestra cómo el gobierno se lava las manos, para dejar las culpas en manos de eventos fortuitos y causas de fuerza mayor, que nadie podía prever. En suma, la culpa no es de nadie y la culpa de todos, menos del gobierno.

También te puede interesar

Opinión

La pandemia, además de causar los estragos hasta ahora conocidos en la salud de la población, vino a profundizar la brecha de desigualdad existente...

Actualidad

Una de las quimeras es apostar por ideas virtuales a corto plazo y no planear las realidades al largo. Hoy hemos regresado al control...

Opinión

Esta es La-Lista de consultas atléticas en los Juegos Olímpicos de la 4T 2020.

Deportes

La selección de México enfrentó a Brasil en la semifinal de Tokio 2020, juego que se definió en penaltis tras un empate a cero...

Publicidad