Sumemos esfuerzos para erradicar la mortalidad materna
En contraste

Es Senadora de la República, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos; recientemente nombrada Vicecoordinadora del Grupo Parlamentario de Acción Nacional, es la primer mujer en ocupar ese cargo. Twitter: @kenialopezr

Sumemos esfuerzos para erradicar la mortalidad materna
Foto: Pexels/Pixabay.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la muerte materna es el deceso de una mujer embarazada o dentro de los 42 días siguientes a la terminación del embarazo, independientemente de la duración y el sitio del embarazo.

A nivel mundial, de acuerdo con los datos más recientes recabados por la OMS, cada día tienen lugar alrededor de 830 muertes maternas.

Las principales causas de muerte son prevenibles. Estas derivan en la mayoría de las ocasiones de complicaciones que aparecen durante el embarazo o incluso desde antes, pero que se ven agravadas por el mismo, en particular en un contexto de falta o deficiencia en la atención a la salud de la mujer durante la gestación y la atención neonatal. 

En este sentido, las principales causas de la muerte materna y que aglutinan hasta un 75% de los casos son: 

  • Las hemorragias graves (en su mayoría tras el parto).
  • Las infecciones (generalmente tras el parto).
  • La hipertensión gestacional (preeclampsia y eclampsia).
  • Complicaciones en el parto.

A lo largo de la última década, México ha logrado reducir la incidencia de la mortalidad materna en el país, que, si bien es una tasa significativamente menor a la existente en regiones como la áfrica subsahariana, queda aún lejos de países desarrollados.

En nuestro país, la mortalidad materna presenta una distribución geográfica inequitativa. Por ejemplo en 2020, nueve entidades federativas reunieron casi la mitad de las muertes maternas a nivel nacional. El Estado de México, Chiapas, Veracruz, Jalisco y Guerrero fueron las entidades con mayor número de defunciones maternas.

De acuerdo con los datos epidemiológicos correspondientes a la segunda semana de julio, de cada 100 mil nacimientos, 45.2 mueren, lo que ha representado un incremento del 13.8% con respecto de la semana anterior. Las principales causas de defunción son el Covid-19, edemas, proteinuria y trastornos hipertensivos y hemorragias obstétricas. Datos de la Secretaría de Salud federal refieran que las entidades con más defunciones maternas son el Estado de México con 72 casos, seguido de la Ciudad de México con 33, Jalisco con 32, Chiapas con 27 y Puebla con 24. En conjunto suman el 39.6% de las defunciones registradas hasta el 18 de julio de este año.

Las mujeres gestantes presentan un particular riesgo de contagio durante esta emergencia sanitaria, lo que agrava su salud y son más propensas a sufrir un fatal desenlace al momento de dar a luz o en días posteriores a ese momento. Por ello, el Estado mexicano debe sumar esfuerzos para prevenir y atender las enfermedades relacionadas al embarazo, así como contar con los insumos médicos suficientes para dar atención a las mujeres que lo requieran.