Christiani Andrade dice que trabajar con ovejas la llevó a la idea de crear un ovario artificial
Anónimos Interesantes

Periodista, catalana, emigrada a México hace tres años. Aquí inició su carrera como periodista. Ha trabajado de corresponsal para medios en Estados Unidos, España y Brasil, y medios nacionales. Le apasiona el mundo, entenderlo y explicarlo. Instagram: @annaportella__

Christiani Andrade dice que trabajar con ovejas la llevó a la idea de crear un ovario artificial
Foto: Cortesía.

Cuando hicimos el seguimiento del amartizaje del robot Perserverance, de la NASA, en Marte hablamos con Julieta Fierro para entender la misión. Una de las cosas que la divulgadora científica de la UNAM me dijo fue: si hubiera más mujeres en ciencia ya sabríamos por qué a tantas les dan cólicos durante la menstruación. 

De ello me acordé cuando hablaba con la brasileña Christiani Andrade. La doctora en reproducción animal es una de las 25 mujeres que la marca 3M recopiló en su ebook que publicó este año, Mujeres en Ciencia. Andrade está establecida en Bélgica, en la Universidad de Louvaina. Ahí empezó a desarrollar la investigación que aún la mantiene ocupada y que cree que así seguirá por un tiempo más: el desarrollo de un ovario artificial. 

¿Qué es un ovario artificial?

Tiene tres componentes: los huevos, que aislamos en sus primeras fases de desarrollo. Los separamos de cualquier célula potencialmente cancerígena que haya en el ovario y los ponemos en el segundo componente, la matriz que estamos desarrollando. Luego, podemos añadir células de los ovarios, porque sabemos que ayudarán a que esos huevos se desarrollen y ayudarán a que se forme un nuevo tejido ovárico. 

Así que aislamos los ovarios, los ponemos en una matriz en 3D, que al inicio, operará como el tejido del ovario, y al cabo de unas semanas desde el trasplante, esta matriz se degradará y las células regeneran el tejido ovárico.

¿Quién se podrá beneficiar de ello?

El principal grupo a quienes queremos ofrecer esta técnica son pacientes de leucemia, porque tienen un alto riesgo de tener células cancerígenas en los ovarios. Y muchas son chicas jóvenes que no tienen más posibilidad para recuperar su fertilidad, por eso, queremos empezar con ellas.

¿Qué tan grande es este grupo?

Es difícil de calcular pero la leucemia es uno de los cánceres más frecuentes en chicas jóvenes, con un 20% de los casos más o menos. Pero para que te hagas una idea, en el banco de tejido ovárico que tenemos aquí, en Bélgica, tenemos 700 pacientes y el 11% de esos tejidos son de leucemia. 

Y por “chicas jóvenes”, ¿qué se entiende?

Tenemos pacientes desde 1 año de edad. Tan pronto cuando se les diagnostica la enfermedad y el oncólogo cree que tendrá un alto riesgo de ser infértil, las pacientes o sus papás optan por preservar el tejido. Lo dejamos en el banco y esperemos que un día tendremos el ovario que pueda contener los folículos de este tejido para luego trasplantarlo.

¿En qué fase está la investigación?

Hemos estado trabajando en ello desde 2008 y es difícil de predecir. Aún estamos viendo cuál es la mejor matriz. Luego, tenemos que hacer pruebas preclínicas en animales para comprobar que no son tóxicas, y solo entonces, podremos hacer las pruebas clínicas, que todo el mundo sabe que son interminables. Así que… ¡espero que termine antes de jubilarme! 

Las vacunas del covid nos han malacostumbrado a ver ciencia desarrollándose rápidamente…

Cuando ves personas que han intentado desarrollar corazones o riñones artificiales, han trabajado en ello por décadas.

Pero tú estudiaste para Veterinaria, ¿qué pasó?

Creo que Veterinaria es la mejor formación que alguien puede tener porque te permite tomar varias direcciones. Hice mis másteres y doctorado en reproducción animal, y trabajé mucho con ovejas y vacas, las cuales, tienen los ovarios más parecidos a los de las mujeres. Es básicamente el mismo por dentro. 

¿En serio?

Son especies monovulatorias, es decir, solo ovulan un huevo, como nosotras. Y les toma casi el mismo tiempo en crecer, unos 6 meses. Entonces, es muy parecido. Una vez entiendes unos, es fácil entender el resto. 

¿Y cómo estos animales te llevan a inspirarte para crear un ovario artificial para humanas?

Nuestro hospital es de los pioneros en el mundo en trasplantes y preservación de tejido ovárico. Sabíamos qué pacientes podíamos apoyar con esta tecnología y qué grupo de pacientes no podíamos apoyar, que son las de leucemia. Teníamos que encontrar una solución. Y así fue cómo surgió. No fue nada personal sino un problema que teníamos que solucionar pero claro, cuando trabajas con eso, recibes muchos mails de pacientes que te cuentan sus problemas y lo infelices que son. Como mujer es fácil conectarte con eso porque sabes lo importante que es para nosotras tener familia. 

Este es uno de los debates de hoy: la ciencia ha ignorado problemas de las mujeres porque ellas no estaban en los laboratorios.

Es la respuesta que recibo de colegas de diferentes países. Cuando en algunos países pregunto si los oncólogos, hombres, hablan con las pacientes sobre la fertilidad, algunos aún dicen que eso es un efecto colateral, un precio a pagar por seguir con vida. Es triste escucharlo porque algunos no se molestan en explicar a las pacientes que tienen cáncer que pueden curarlas, pero que se quedarán infértiles. Algunas de ellas dicen que si lo hubieran sabido, hubiesen preferido morir.

¿De qué países estamos hablando?

Hay culturas donde no te puedes casar si no puedes tener hijos, los hombres tienen derecho a divorciarse. Lo hablé con una mujer de India y otra musulmana. En esas culturas, la vida gira alrededor de la familia. Si no puedes formar tu familia, no perteneces a la sociedad. 

O sea, falta de empatía de los médicos.

Suerte que ahora existe Google y las pacientes pueden conocer los efectos colaterales de sus tratamientos. 

Después de tantos años investigando, ¿qué piensas cuando hay gente que niega la ciencia?

Es ridículo. Hay muchos canales actualmente que explican la ciencia de forma fácil. Así que si alguien quiere entender algo, puede. Pero hay gente demasiado perezosa de buscarlo. Además, creo que hay a quienes les duele que la ciencia pueda explicar cosas porque prefieren creer en milagros o cosas extraordinarias sin explicación. ¡No quieren entender la ciencia!