¿Cuánto perdió o ganó en porcentaje de votos cada partido?
Medios Políticos

Es un periodista especializado en el análisis de medios y elecciones. Tiene posgrado en Derecho y TIC, obtuvo el premio alemán de periodismo Walter Reuter en 2007, fue conductor en IMER y durante 12 años asesor electoral en el IFE e INE, editor, articulista y comentarista invitado en diversos diarios, revistas y espacios informativos. Twitter: @lmcarriedo

¿Cuánto perdió o ganó en porcentaje de votos cada partido?
Foto: Luis Lozano/La-Lista

Las elecciones federales 2021 han concluido, la nueva legislatura arrancó sesiones y los escenarios de alianzas legislativas para lo que resta de sexenio están ya sobre la mesa: en una cámara integrada por 500 diputaciones, Morena tiene amplio margen para reformas legales junto a sus aliados formales (PVEM y PT), pero necesitará acuerdos con opositores para designar árbitros electorales o impulsar cambios constitucionales.

Más allá de la cosecha de curules en esa ecuación que siempre puede modificarse sobre la marcha por cambios de bando o rupturas entre partidos y bancadas, el porcentaje real de apoyo en las urnas es un mejor termómetro respecto al respaldo ciudadano que tomar solo el número de legisladores por partido. Es ahí, en la proporción de apoyo popular donde las cifras lucen estables frente a lo ocurrido en 2018, con ligeros cambios para las principales fuerzas, pero a tres años del nuevo gobierno, no hay virajes considerables en las simpatías partidistas de la población, aunque sí en las alianzas cupulares de casi todos los partidos. 

En cuanto al partido gobernante y sus aliados formales, Morena había obtenido el 37.2% de los votos para diputaciones federales en 2018. Ahora, en 2021, su porcentaje de apoyo en las urnas fue de 34%, es decir, bajó solo 3.1% su votación individual). El PT pasó de 3.9% en 2018 a 3.24% en 2021 (bajó 0.66%) y el PVEM de 4.78% a 5.4% (subió 0.62%). 

En el caso de los partidos que integran la coalición opositora, el PAN había logrado un 17.9% de los votos totales en 2018, ahora en 2021 tuvo 18.24% de esa votación (subió apenas 0.34%), mientras el PRI pasó de 16.53% a 17.73% (gana 1.2% de apoyo adicional) y el PRD de 5.2% del total de votos en 2018 registra 3.64% en la elección 2021 (bajó 1.56 puntos porcentuales). 

En el caso de Movimiento Ciudadano, que no fue en coalición, su porcentaje de votos en 2018 fue de 4.41% y en 2021 subió a 7.01% (2.6% más). 

Uno de los debates sobre nuestro modelo electoral es que no siempre hay un reflejo más o menos equivalente entre votos y escaños. Es decir, si un partido en lo individual obtiene el 34% de los votos, pues lo justo sería que tuviera el 34% de las diputaciones que hay en la cámara, pero nuestras contiendas no están diseñadas con proporcionalidad pura, sino con una mezcla de lugares. 

De los 500 legisladores que hay en la cámara, tenemos 300 diputaciones, los famosos “MR” (Mayoría Relativa) que se definen por mayoría de votos en un distrito, el partido o candidatura que tiene más votos en esa porción de territorio es quien se queda con la diputación de ese distrito, pero si se postula ahí a 10 candidaturas pues el de más votos tiene no es necesariamente quien representa realmente a “la mayoría” de electores, sino el que más votos tuvo entre las opciones dispersas. 

Los otros 200 lugares en la cámara son los famosos RP o pluris (diputaciones de representación proporcional) y esos se asignan para tomar en cuenta votos de quienes no ganaron, pero merecen ser representadas y representados en una proporción, implican posturas de sectores de la población que se expresaron en favor de un partido y pues como en el distrito ese partido no gana, pues el voto de los que pierden se traduce se en espacios proporcionales, en los famosos pluris (representación proporcional). 

¿Qué ocurrió entonces ya al traducir porcentaje de votos a porcentaje de diputaciones en 2021? Pues algo similar a lo que siempre ha ocurrido, que hay sobrerrepresetnación y subrepresentación, aunque se respetaron los márgenes formales de ley y constitución. El problema es el diseño y esos márgenes: 

Porcentaje de votos obtenidos en las urnas durante la elección 2021 Porcentaje de diputaciones que obtuvo en la cámara. 
MORENA: 34.09%  39.6% de la cámara (198 curules). 
PAN: 18.24% 22.8% de la cámara (114 curules). 
PRI: 17.73% 14% de la cámara (70 curules). 
PT: 3.24% 7.4% de la cámara (37 curules). 
MC: 7.01% 4.6% de la cámara (23 curules). 
PRD: 3.64% 3% de la cámara (15 curules). 
PVEM: 5.4% 8.6% de la cámara (43 curules). 

 *Fuente: elaboración propia con datos INE. El porcentaje de votos se calcula frente al total de boletas depositadas en las urnas (*cómputos 2021) y el de la cámara toma las 500 diputaciones como el 100%. Solo se alude a las 7 fuerzas políticas con registro que tendrán presencia legislativa.  

A partir de las cifras podemos decir que, en realidad, nos quedamos con un respaldo popular muy parecido al de 2018, pero ya con la matemática electoral, las alianzas y los amarres de la élite política, prevalece la disonancia entre proporción de votos y proporción de diputaciones (esto beneficia y afecta tanto a la coalición de gobierno como a la oposición), algunos años es muy alta y ahora, aunque no es tan pronunciada, sigue distorsionada la proporción exacta entre porcentaje de votos y porcentaje de congreso. 

Ahí, en la proporcionalidad e incluso en quitarle a los partidos la decisión de quién va primero o segundo en listas pluris, puede haber un avance democrático si hay una reforma específica que parta de dos premisas a debatir: mejorar las condiciones para que sea mucho más parecida la proporción de legisladores frente a la proporción de votos y que los lugares en las listas pluris tomen en cuenta al votante, que sean las y los electores quienes definan quién es pluri y quién no de manera directa, con listas abiertas y no con un orden forzoso de origen, con rigurosa paridad en postulación y también en asignación de triunfos.