Franco Delle Donne dice que las crisis hicieron de Merkel la líder de Europa
Anónimos Interesantes

Periodista, catalana, emigrada a México hace tres años. Aquí inició su carrera como periodista. Ha trabajado de corresponsal para medios en Estados Unidos, España y Brasil, y medios nacionales. Le apasiona el mundo, entenderlo y explicarlo. Instagram: @annaportella__

Franco Delle Donne dice que las crisis hicieron de Merkel la líder de Europa
Foto: Cortesía.

Entré en la vida laboral con 21 años en plena crisis financiera en España. A los de mi quinta se nos bautizó como la “generación perdida”, porque el estallido de la burbuja inmobiliaria y los recortes presupuestarios que impuso la troika — Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional y Comisión Europea — generó un paro juvenil del 50%. 

Recuerdo esa época con mucha ansiedad. Sentía que no tenía futuro después de años estudiando a fondo, como me inculcaron que tenía que hacer si quería subirme al ascensor social. Pero en aquel contexto, los recién licenciados competíamos con profesionales con segundos y terceros idiomas, maestrías y estadías en el extranjero que se quedaron sin trabajo.

La líder de esa estricta austeridad fiscal se encontraba en Alemania. Era Angela Merkel. Por eso, ahora que el 26 de septiembre dejará de ser la jefa de Estado y se revisa su legado, tengo sentimientos encontrados. Es una líder que me fascina por su equilibrio, mesura y discreción. Pero siento que sus decisiones dañaron a los millennials del sur de Europa.

Hablé con Franco Delle Donne, un doctor en Comunicación argentino afincado en Alemania desde hace 11 años. Ahí encontró un nicho: la divulgación de la política de la gran potencia europea en español. Él produce el único podcast en esta lengua sobre la líder: Merkel, la canciller de la crisis. Se titula así porque al repasar su trayectoria durante sus 16 años al frente de Alemania, se dio cuente que fue ante las adversidades que la alemana forjó su rol de dirigente europea.

¿Por qué un podcast de Angela Merkel?

Ella cambió la historia de la posición de Alemania en Europa. Después de la Segunda Guerra Mundial, Alemania tarda 20 años en tener un liderazgo en el continente. Era el país más poder en términos económicos pero no se traducía en términos políticos. Se empezó a solidificar a partir de 2010, cuando la crisis del euro explota y Merkel decide las cuestiones de la austeridad. Apareció como la Thatcher de Europa. Una revista de acá la tituló “La reina de hielo”. Siguió con la crisis humanitaria de refugiados y en 2016, es cuando Trump se convierte en el presidente de Estados Unidos. Ahí Merkel pasa a ocupar el lugar de líder de referencia del mundo occidental o democracias liberales.

A más de uno de mi generación lo tendrás que convencer para que la admiren.

No tienen por qué admirarla. No es el objetivo del podcast hacer un homenaje a Merkel, sino contar de alguna manera las decisiones que tomó una líder internacional muy importante que cambió la vida a personas fuera de Alemania. Ella tiene una visión muy pragmática de la política: tenemos un problema, hay que resolverlo. Los pasos son a, b y c y las opciones son estas. Se van desarmando los problemas en unidades más pequeñas para atacar a cada una. Le ventaja es que se trabaja de manera muy ordenada, sistemática y eficiente: a quién tengo que convencer para sacar eso, qué ley necesito. 

El llamado “método Merkel”…

La parte negativa es los efectos secundarios que no percibís al desarmar el tema. Por ejemplo, salvar la Unión a largo plazo tenía como contracara que las medidas de austeridad eran muy duras para países ya golpeados y en algunos, no funcionaron bien. Pero había un objetivo más allá de eso en el que se ponía por delante la integridad del sistema bancario de Europa para que no colapsara el euro y la UE.

“La reina de hielo”…

Hay una escena muy famosa en 2015, antes de la crisis humanitaria de refugiados, en un set de televisión, con jóvenes que podían preguntarle a la canciller. Una refugiada de Palestina, le expuso la situación de su papá, que no tenía la condición de su refugio resuelta. La típica historia de superación. Merkel le dijo: estoy contenta de escucharte pero si no reúnes las condiciones par quedarte, tu y tu familia se van a tener que ir. Sé que es duro pero si te quedas, vas a estar ocupando el lugar de alguien que lo necesita porque sí reúne los requisitos. 

El exministro de Economía griego Yanis Varoufakis ha sido muy crítico con ella. Según ha publicado, Alemania no está mejor que en 2005, cuando ganó sus primeras elecciones, y por eso, ha subido la extrema derecha en el país. 

Ninguno de estos fenómenos es mono causal. Ciertos sectores más precarios ya existían pero eran parte de los que se abstenían, era un electorado “ausente”. La crisis de los refugiados de 2015 hizo que Alternativa por Alemania (el partido de extrema derecha) sacara provecho pudiendo poner sobre la mesa al 10% o 15% población alemana que quiere una alterativa a Merkel. El nombre del partido no es casualidad. 

¿Cómo la ven los alemanes?

No hay opinión general, hay gente que la odia y gente que la ama. A lo largo de los años se fue ubicando por encima de los partidos, no mejor, pero por fuera del debate. Siempre ha evitado a toda costa, en la medida de lo posible, entrar en temas polarizantes porque su estrategia política es la desmovilización asimétrica, es decir, que quienes votan a otros partidos, no tengan ganas de ir a votar, porque no hace falta.

O sea, no se moja.

En Argentina diríamos que no se juega por nada. Hablando con la abuela de mi mujer, una campesina de Baviera, decía que primero, no le importa mucho lo que diga porque Merkel lo deja todo más o menos igual. Eso es un valor, es decir, tener todo más o menos igual en Alemania significa estabilidad y estabilidad en términos de certidumbre, de que no va a cambiar todo de un momento a otro. Esta señora ya es mayor. Vivió la guerra. Vio desde su casa en el campo cómo caían las bombas. Esta situación extrema lleva a muchos alemanes a necesitar certidumbre a toda costa sin importar quién la ofrece. Merkel no ha logrado estabilidad y certidumbre, porque han habido estas crisis, pero sí generar esa imagen.

¿Cómo le explicas esto a un latinoamericano?

Tienes que entender la lógica alemana. Lo de la certidumbre parece algo superficial, pero es muy importante para estructurar la vida acá. Hay charlas de familia para planificar las vacaciones del año que viene cuando no han pasado las de este año. Y la política se interpreta y decepciona por esas reglas.