Escucho la belleza de todo, en cada sonido
Espacio mindfulness

Es escritora, periodista, cantautora, maestra de yoga y meditación, conferencista internacional y directora de Mindfulness del Yomu Institute. Es la cofundadora del sistema de Mindfulness Yomu, emprendedora apasionada y mamá de tres hijos. Su cuarto libro Enciende tu corazón está a punto de salir a la venta. Instagram: @cynthiazakofficial

Escucho la belleza de todo, en cada sonido
Foto: Pixabay

Antes de comenzar a leer te invito a que cierres los ojos. Sí, así, por un instante, unos segundos para que puedas percibir el universo que se abre en tu interior.

Respira, parpadea y deja que entre la luz con un brillo nuevo, reseteando las emociones en este espacio de intimidad que te has permitido.

En la práctica de la atención plena se recomienda cerrar uno de los sentidos para que los otros se enaltezcan, cobren protagonismo, y el sencillo acto de bajar los párpados trae una bocanada de aire fresco al oído, al olfato, a otros niveles de percepción más sofisticados que muchas veces desconocemos.

La semana pasada los invitaba a ver la belleza de todo, en todo, un ejercicio que llamo ‘demoledor de apegos’, sobre todo porque al incorporar este nivel de conciencia en aquellas cosas que nos desagradan, irritan, atemorizan, dan ansiedad rompemos con cadenas que nos atan al sufrimiento.

¿Cómo podemos ver algo bello en lo que nos parece injusto, violento, caótico, dictatorial? Esa es la práctica, el juego de cambio de narrativa en donde todas las aristas se pulen creando una amalgama nueva, soltando ideas anquilosadas que tenemos que despedir amorosamente de nuestro sistema integral.

Si has hecho la experiencia de ver la belleza de todo, hoy te invito a cambiar de sentido y conectar con lo que escuchas, lo que oyes, sonidos, vibraciones, voces, ruidos, todo lo que entra por tu audición.

Vamos a escuchar la belleza de todo, en cada sonido.

Por eso te vuelvo a invitar a cerrar los ojos y que escuches por unos segundos todo lo que te rodea. Aquí te comparto una meditación maravillosa que puedes hacer un minuto, tres veces al día para que registres la cantidad de universos invisibles que llegan, danzan, nacen y mueren, renuevan y movilizan a tu ser en todo lo que escuchas.

Cuando escuchas la belleza del todo también estableces un nuevo mundo de riqueza incalculable, quitas rótulos, tu eliges lo que escuchas, lo que entra por tus oídos es sagrado.

Vas a conectar con tu sonido propio, interior, la voz de tu intuición que clama por ser respetada, que tiene un color inextinguible como la llama de tu corazón encendido.

Meditación de las capas de sonido

Busca un lugar tranquilo, si quieres te sientas o te acuestas pero esta meditación la puedes hacer también en cualquier momento que lo necesites. Consta de tres pasos simples y una experiencia que te invito a hacer al final, lee las instrucciones y ya con los ojos cerrados lo puedes comenzar a hacer

  • Cierra los ojos por unos instantes y concéntrate en escuchar los sonidos más lejanos que puedas. Identifica con claridad alguno de ellos.
  • Ahora escucha los sonidos más cercanos que tengas y también intenta identificarlos con certeza, como si fueran ingredientes de una comida que separas antes de mezclar.
  • Por último escucha tu sonido interior, lo que sucede dentro de tu ser, también marca con claridad de que se trata cada uno. ¿Qué sonidos tienen los pensamientos? Sangre, latidos, respiración, ¿que más suena dentro tuyo?
  • En el último paso te invito a que grabes tu voz, que hables por ejemplo en el teléfono y te dejes mensajes amorosos a ti mismo que luego puedas escuchar. Cuando los oigas respira sin juicio y disfruta tu sonido majestuoso, único, inigualable, perfecto. Puedes dejarte mensajes diferentes cada día o usar el mismo. Sigue practicando la meditación de la capa de sonidos todo lo que puedas. Un mundo nuevo entrará por tus canales de audición.