Candil de Chile, oscuridad en Palacio
FrancoTirador

Nacho Lozano es periodista y autor. Ha sido reportero y presentador de noticias para radio, televisión e internet desde hace dos décadas; editor y columnista en diversos medios impresos nacionales e internacionales. Es presentador de Noticias Telemundo. Twitter: @nacholozano

Candil de Chile, oscuridad en Palacio
Gabriel Boric, la promesa de un cambio en Chile. Foto: AFP

Los izquierdistas brotaron como honguitos en el bosque. Se reprodujeron como Jesús reprodujo los panes, como los Duartes reprodujeron sus millones o como Robles ha reproducido sus días en la cárcel por más plegaria que dirija al templo de Palacio Nacional. “Qué felicidad –decían– ganó Gabriel Boric en Chile”, “qué hermoso ver que América Latina vira hacia la izquierda”. Muchos se alegraban como si en México ya tuviéramos un gobierno de izquierda y Chile fuera un espejo. Perdón por ser su aguafiestaizquierdosa. Y es que no está de más recordar que el ahora celebrado, aplaudido, admirado y vitoreado colega del presidente de México –y felicitado por otros integrantes notables de Morena– dijo en agosto de 2018 esto:

No podemos permitirnos continuar con el doble estándar”, doble discurso, doble cara, doble vara, llámenle como quieran, “ni escudarnos en el principio de autodeterminación de los pueblos”, la frase favorita del presidente de México, el actual, no me refiero a Juárez, “para justificar violaciones a los derechos humanos contra esos mismos pueblos” refiriéndose a los de Cuba, Venezuela y hoy agregaríamos a Nicaragua y otros más en la región. ¿Sí se acuerdan que esto lo dijo el mismo al que hoy celebran, verdad? ¿Serán capaz de ponerse a la altura de las protestas por la ausencia de derechos humanos en esos países o el aplauso a lo que representa Boric es un aplauso de ocasión?

“Dile que no sea pendeja”. No, no es una frase sacada de una escena del cine de ficheras. Es una frase que se oyó en el Congreso del bendito estado de Guanajuato. Corrió a cuenta del diputado del PRI Alejandro Arias Ávila, insultando a su compañera diputada priista Ruth Noemí Tiscareño Agoiti, porque no votó como el inteligentísimo diputado Arias quería y quien no se dio cuenta que su micrófono y cámaras estaban abiertos en una sesión virtual sobre la revocación de mandato.

Ah, y a propósito de eso. Que dice el INE que nomás nos andaba calando y que va viento en popa la revocación de mandato. Lo aclaró después de que los de la Cuarta Transformación le dijeron a los consejeros hasta de lo que se iban a morir.

Según el INE “sigue en pie”, no sabemos si el pie es de palo, de papel o de cristal. Pero sigue en pie. Se suspendió por falta de presupuesto: la instalación de consejos locales y distritales, y oficinas municipales; suspendidos los reclutamiento, selección y capacitación de asistentes y supervisoras; la producción de documentación y materiales electorales; y la contratación del sistema para el voto de las personas mexicanas en el extranjero.

Lo que sigue es la recepción de firmas (que ya ven que hemos visto firmas de perros, fotos de mascotas en la solicitud de la consulta), la verificación de firmas y la entrega del informe con el resultado de la verificación.

Para ser franco: serenos, morenos.