Televisión con sabor
In-grid Telecom

Doctora en Comunicación y Pensamiento Estratégico. Dirige su empresa BrainGame Central. Consultoría en comunicación y mercadotecnia digital, especializada en tecnología y telecomunicaciones. Miembro del International Women’s Forum

Televisión con sabor
Foto: Twitter @HomeiMiyashita

Prueba la Televisión (TTTV), por sus siglas en inglés, es la forma en que un destacado japonés está demostrando cómo la tecnología transforma la manera en que nos podemos conectar e interactuar en un mundo globalizado.

El doctor Homei Miyashita –profesor asociado de la Escuela de Ciencia y Tecnología de la Universidad Meiji e investigador de informática de entretenimiento y la interacción persona-computadora– partiendo del concepto cultural y legal japonés de que el contenido es algo que se desarrolla a través de actividades creativas humanas, presentó su prototipo de televisión que logra la adopción de experiencias más allá de lo visual y auditivo.

La TTTV permite al espectador lamer la pantalla, misma que está cubierta con una película higiénica, y probar los sabores que se muestran en un contenido para vivir una experiencia multisensorial. Su funcionamiento combina un carrusel de 10 botes de sabor que se rocían en combinación para asimilar el sabor de un alimento en particular.

Además, Miyashita tiene el objetivo de unirnos a través de una pantalla con un costo de inicio de 875 dólares, con la que, no importando el lugar del mundo donde te encuentres, puedas probar la gastronomía de cualquier restaurante del mundo, sin salir de casa.

La tecnología nos ha transformado a todos en prosumers, una combinación de productores y el consumidores, fenómeno que además nos ha permitido la expresión de nuestros intereses, gustos y preferencias en formato de contenidos audiovisuales, que no deberían estar separados de todos nuestros sentidos.

Miyashita tiene un grupo de más de 300 estudiantes que investigan la relación entre los medios y las personas, como generadores y multiplicadores de contenidos. Los clasifican en dos: los medios de producción que expresan y crean contenido, y los medios de consumo.

La forma en la que las personas perciben estos medios y la creación de los contenidos son territorio de los ahora llamados storytellers o contadores de historias. Ellos son responsables de crear una narración con un lenguaje sensorial, que genera empatía y conexión de sentimientos con su espectador, dando un significado emocional a mensajes que construyen una relación a largo plazo entre ellos.

Con avances como este, la tecnología acorta la distancia en la relación persona-máquina y el tiempo de llegada de la era de la singularidad: el momento en que los contextos sociales y tecnológicos se emparejen entre seres vivos y digitales, que nos hará dar nuestro siguiente paso evolutivo.

En muy poco tiempo, nada será como antes.