Con presupuesto, pero no para la igualdad de género
Con lupa de género
Con presupuesto, pero no para la igualdad de género
Foto: Pixabay

En México, el gobierno federal incluyó por primera vez en 2008 un anexo específico en su presupuesto denominado Erogaciones para la Igualdad entre Hombres y Mujeres, conocido como Anexo 13. Su objetivo es, mediante la asignación de recursos públicos, acelerar el paso hacia la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres. 

El Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2022 considera 233 mil 732 mdp para el Anexo 13, el cual representa 3% del total del presupuesto. Hasta este momento todo suena “normal”, pero ¿a dónde se van esos recursos?

Con presupuesto, pero no para la igualdad de género - Montos-asingnados-1024x1280

Gran parte del Anexo 13 se destina a las diferentes dependencias del gobierno federal, como la Secretaría de Bienestar que contempla 60% del total. Esto suena lógico porque a través de esta institución pasan la mayor parte de los recursos para la implementación de los diferentes programas sociales que hay en México. Sin embargo, hay un dato que no hace sentido.

Dentro del Anexo 13, el programa social que recibirá más recursos públicos en 2022 es el de Pensiones para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores (127 mil 175 mdp). El argumento para destinar recursos de este anexo a dicho programa social es “incluir a las mujeres con equidad, logrando la igualdad sustantiva”.

No se critica la asignación de recursos para las pensiones de las personas adultas mayores, sino que 53% de los recursos para este programa saldrán del presupuesto del Anexo 13, aún cuando no se menciona específicamente cómo atenderán las necesidades diferenciadas de las mujeres. 

Si vemos el presupuesto asignado en 2022 a este programa social en comparación con otros que conforman el Anexo 13, encontramos que las diferencias son enormes frente a programas como el de servicios de guarderías (14 mil 450 mdp), refugios para víctimas de violencia de género (420 mdp), procuración de justicia laboral (40 mdp) y atención a víctimas (8 mdp). La desigualdad no solo se ve en la vejez, sino en las distintas etapas de vida de las mujeres como lo plantean –en teoría– los objetivos del Anexo 13.

El incremento del 45% para el presupuesto del Anexo 13 en 2022 se debe al aumento del 87% en los recursos asignados para el pago de pensiones de personas adultas mayores. Si este programa saliera del anexo, su presupuesto se reduciría más de la mitad (106 mil 557 mdp). Si la prioridad del Anexo 13 es la igualdad de género, es urgente que este cumpla con su objetivo y no sea una forma de reorientar recursos para simular.

Contar con un presupuesto específico para lograr la igualdad entre hombres y mujeres es una excelente noticia, pero es necesario contar con evaluaciones de impacto que verifiquen si está teniendo el efecto esperado. Para garantizar presupuestos públicos con perspectiva de género se requiere incluir a las mujeres en los procesos de política pública y que sus demandas y necesidades sean escuchadas para lograr la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres.