La marcha migrante en Estados Unidos
Con Sentido

Periodista zacatecana que en 2016 fundó Conexión Migrante, un medio nativo digital dedicado a la comunidad migrante mexicana y latina en Estados Unidos. Es JSK fellow y mentora en Metis, un programa para mujeres periodistas emprendedoras. Y antes que nada, mamá de Carlos Miguel.

La marcha migrante en Estados Unidos
Foto: Coalition for Humane Immigrant Rights

Los migrantes en Estados Unidos salieron nuevamente a la calle a pedir una reforma migratoria y un trato justo y humanitario.

Ojalá se logre despertar las conciencias de quienes dejaron sus países en América Latina para buscar un mejor destino para ellos y sus familias.

Sin embargo, la falta de cohesión de las comunidades migrantes mexicanas y latinas en Estados Unidos provoca que la fuerza política para exigir los cambios no sea suficiente.

Y es cierto que somos apáticos, pero ¿por qué?

Creo que en América Latina llevamos décadas sufriendo pobreza, marginación, corrupción, narcotráfico, inseguridad y falta de oportunidades.

En nuestros países, pareciera que los líderes políticos son parientes. Todos cortados con la misma tijera, con ese dejo autoritario, paternalista y cariñoso con “el pueblo”.

No hay que ir muy lejos ni muy atrás en el tiempo, simplemente recordar a Fidel Castro, Anastasio Somoza, su nueva versión Daniel Ortega, Nayib Bukele, Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Alberto Fujimori, Rafael Videla, Andrés Manuel López Obrador… y la lista podría seguir y seguir.

Todos estos años de malos gobiernos, de corrupción, de una educación de segunda han producido sociedades apáticas, poco involucradas en su comunidad y mal informadas.

Esa misma dinámica se traslada cuando se migra, y se ve reflejada en una falta de unidad entre la comunidad migrante, entre las organizaciones.

Sin unidad no hay fuerza política para casi nada.

Peticiones sin fuerza

A nivel general, la comunidad migrante mexicana y latina tienen años pidiendo una reforma migratoria justa, clara y moderna.

Los políticos en Estados Unidos tienen más de 30 años discutiendo cambios que no suceden.

Eso sí, los migrantes y los latinos son un botín político en cada elección y, por su número, es cada vez más atractivo.

No hay que olvidar que más de 15 millones de latinos votaron en la elección presidencial de Joe Biden y fueron determinantes para su triunfo.

A esos mismos votantes, Biden les prometió que habría reforma migratoria en los primeros 100 días de gobierno, y no sucedió.

Ahora, el gobernador de Texas, Greg Abbott, amenaza con “una invasión” si no se detiene la entrada de migrantes. Así como lo leen.

Las elecciones intermedias se acercan y los migrantes vuelven a convertirse en el discurso “pegador” y atractivo para muchos candidatos.

Poco pasará sin una comunidad unida, con objetivos y planteamientos claros, sin protagonismos y que llegue a la masa migrante.

Ojalá se logre la marcha del millón… de los millones.