¿Por qué Cuba, Venezuela, Nicaragua y México sí deben asistir a la Cumbre de las Américas?

Es diputada federal migrante, originaria de Coahuila. Desde hace más de tres décadas mantiene un liderazgo entre la comunidad de mexicanos en Estados Unidos. Fue presidenta del Instituto Mexicano de Cultura y Educación en Chicago. Promotora del voto de mexicanos en el extranjero.

¿Por qué Cuba, Venezuela, Nicaragua y México sí deben asistir a la Cumbre de las Américas?
Foto: Especial

Como un llamado especial al presidente estadounidense Joe Biden, empecemos por el nombre de “Américas”. Aún, en este siglo, los estadounidenses siguen pensando que América es Estados Unidos. Por eso nos tienen como “las otras Américas”. Todo se debió quizá a que los europeos emigraban a América, y como llegaban a Estados Unidos, pensaron que ese era este continente nuestro.

Cuando entendamos que el continente americano aglomera muchos países incluyendo Estados Unidos, veremos los conflictos y las problemáticas desde otra perspectiva.

En esta ocasión y experimentando una crisis migratoria sin precedentes a nivel regional, y en víspera de la Cumbre de las Américas a celebrarse en Los Ángeles, California, del 6 al 10 de junio, es necesario que los mandatarios de todos los países latinoamericanos trabajen con un adecuado y renovado diálogo que represente realmente a los ciudadanos de sus países, incluyendo los mexicanos.

Existen realidades imposibles de ignorar: los mexicanos en Estados Unidos, al igual que varios hermanos latinoamericanos, salimos de la patria que nos vio nacer empujados por la necesidad y, en la mayoría de las ocasiones, por el simple instinto de sobrevivir, ya sea por el poco dinamismo económico que no permitió nuestro desarrollo o por el duro fenómeno de crimen organizado en sus diferentes expresiones.

Bajo ese panorama, los migrantes tenemos una gran expectativa sobre la Cumbre de las Américas, pues se trata de un foro que permite visibilizar la penumbra económica y social que nos empuja y nos orilla a emigrar. A todos nos duele dejar nuestro hogar y nadie emigra y se inserta en un ambiente cultural distinto por regocijo. Extrañamos a nuestros hermanos, padres y connacionales.

Es por ello que tiene razón el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, al impulsar un diálogo abierto y franco, donde mexicanos, estadounidenses, guatemaltecos, salvadoreños, haitianos, colombianos, nicaragüenses, cubanos, venezolanos, hondureños, panameños y todos aquellos hermanos del continente tengamos la oportunidad de señalar, exhibir y acusar directamente a los presidentes dictadores y autoritarios que, a partir de ideas trasnochadas y orientadas al control absoluto, reprimen y violan los derechos humanos de manera sistemática.

López Obrador: pídales cuentas a sus amigos y vecinos “indeseables” de Estados Unidos para que trabajen en un diseño único y contemporáneo sobre la crisis migratoria que han estado provocando y alentado por décadas. México es territorio de tránsito y muchas veces de destino. Hable con sus amigos y fortalezcan sus formas de gobierno. Usted puede, señor presidente de México, demuestre que podría al fin ser el “Simón Bolívar” a quien tanto usted admira… si se lo permite Nicolás Maduro y Daniel Ortega, que ellos también creen serlo.

La plataforma de la Cumbre de las Américas es fundamental para recordarle al gobierno de López Obrador que, durante la pandemia, muchas familias en México no podrían haber subsistido sin el envío de remesas que hicimos y que mes con mes y año con año batieron récord y que es posible este 2022 alcancen los 50 mil millones de dólares. Qué penoso y vergonzante es para nosotros los migrantes que el mandatario mexicano presuma con sombrero ajeno ese recurso que nada tiene que ver con su gestión.

En esta reunión exigimos que sea revisada la política migratoria de escritorio que tiene a millones de personas con nombre y apellido viviendo en condiciones inhumanas en la frontera norte de México. Esa que tiene sembrados a lo largo del país a miles de cadáveres de centroamericanos desaparecidos, esa que recibe en la frontera sur de México a los migrantes a golpes y violaciones a sus derechos y también sexuales. Para eso debe servir la Cumbre de las Américas. Que los mandatarios a los que usted defiende expongan los motivos de esta crisis y se responsabilicen de las acciones de sus gobiernos. Por favor, invítenlos a que nos den la cara.

Bajo esa dinámica, es importante que Joe Biden atienda la solicitud de López Obrador y que se forje y abra un debate que busque concienciar a los dictadores que matan de hambre a sus pueblos y que empujan a millones a escapar.

Fuera máscaras, que los líderes acudan y asuman las consecuencias de sus actos bajo el reflector de la comunidad internacional.

Síguenos en

Google News
Flipboard
La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales