Las historias que contar de Los Tigres…
Archipiélago Reportera cultural egresada de la ENEP Aragón. Colaboradora en Canal Once desde 2001, así como de Horizonte 107.9, revista Mujeres/Publimetro, México.com, Ibero 90.9 y Cinegarage, entre otros. Durante este tiempo se ha dedicado a contar esas historias que encuentra a su andar. Twitter: @campechita
Las historias que contar de Los Tigres…
Tigres del Norte

Si no hubiera sido por la pandemia, quién sabe si yo estuviera aquí, comenta Óscar Lara en el documental Los Tigres del Norte: Historias que contar, cinta dirigida por Carlos Pérez Osorio que nos hace sentarnos a la mesa con una de las bandas más representativas de la música popular mexicana.

Entre fotografías, recuerdos en voz de Hernán, Eduardo, Luis y Jorge Hernández, así como de don Óscar, padrinos, amigos y demás parientes de su natal Mocorito, Sinaloa, Los Tigres del Norte recuerdan esos años de juventud en los que la familia debía entrarle al trabajo en el campo para que hubiera pan y sustento. Son asomos íntimos que, en escasos minutos, desdibuja la distancia y sin percatarnos pareciera que estamos en alguna reunión familiar escuchando las anécdotas de los mayores.

Jorge, el mayor de los Hernández, cuenta que un día su papá en su trabajo de vigilante en los palenques, allá en el rancho Rosa Morada, recibió un disparo que lo dejó postrado por mucho tiempo. Esa situación puso a su familia en situación crítica y él, aún siendo adolescente, les dijo a sus hermanos que se fueran a Mexicali para probar suerte como músicos. Anduvieron de bar en bar, hasta que un día conocieron a Arthur Walker, alías “Arturo Caminante”, quien les propuso tocar en sus eventos, les grabó sus primeros discos y se los llevó a San José California. Eran unos chamacos y entusiasmados por los dólares aceptaron, ahí comenzó la leyenda de Los Tigres, historia que rebasa el medio siglo y les ha valido 80 discos, seis premios Grammy, 12 Grammys Latinos y la participación en cuatro decenas de películas, giras por casi todos los continentes y el cariño de un público agradecido.

Hay una serie de datos que los seguidores más fieles conocen al dedillo, pero sin duda serán sorprendidos con materiales inéditos, resultado de un trabajo que les llevó varios años a José Nacif Gobera, productor de Gimme the power y Todos queremos a alguien, así como al director Carlos Pérez Osorio, quien antes nos había entregado Las Tres Muertes de Marisela Escobedo. La dupla, junto con un amplio equipo, siguieron a los músicos en conciertos masivos en el Auditorio Nacional, el Ángel de la Independencia, palenques, giras internacionales, estudios de grabación y el restaurante que se volvió su refugio en San José California, lugar que el propio Carlos tomó como base desde aquella charla que duró horas con Jorge Hernández, quien así de franco, en un acto de fe, le prestó una caja llena de fotografías y videos familiares de diversos momentos, como aquellas vacaciones en Hawái o el aniversario de bodas de sus padres.

Son escenas que también dan voz a compositores, periodistas y productores como Ry Cooder, la cantautora Julieta Venegas y fans que viven lejos de casa, quienes compartieron que para ellos cada canción es como si les contaran sus propias andanzas.

Los Tigres del Norte: Historias que contar no ahonda en cuestiones políticas, si existió o no relación narcotraficantes, pero sí en esa herida de vivir fuera del terruño, de perder la conexión profunda con la familia, un homenaje al padre y a sus maestros de vida, pero sobre todo a su público, ese que sin importar la distancia, horas de espera y problemas siempre llega dispuesto a entregar su corazón.

Son 105 minutos de música, baile y anécdotas que pueden disfrutar en Prime Video.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales