Respaldan rescate de Altán
Guardián de Negocios

Es columnista y periodista de negocios y economía. Durante más de 20 años ha colaborado con medios nacionales y extranjeros. Sus análisis, artículos y columna son publicados en medios como Alto Nivel, Foro Jurídico, Forbes, López Dóriga Digital, Eje Central y ADN 40. Twitter: @juliopilotzi

Respaldan rescate de Altán
Foto: Altán redes

Primer acto: la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que encabeza Manuel Bartlett, anuncia un plan para impulsar su perfil de telecomunicaciones, y que en ello hacer realidad por todos los medios el soñado Internet para Todos.

Segundo acto: se obliga a Altán Redes a reconocer sus deudas, como parte de su proceso de concurso mercantil con créditos pendientes con 119 empresas. En las que están Axtel, ATC Holding Fibra México, Walmart, Nokia, Huawei, ICA Flour, Telmex, AT&T, Televisa, Telesites, Bancomext, y Nacional Financiera.

Tercer acto: El gobierno federal a través de la banca de desarrollo se convierte en el socio mayoritario de Altán Redes, con lo que pretende el cumplir esa promesa que hizo la Cuarta Transformación antes de llegar al poder. Incluso hoy se sabe que Moody’s ha palomeado como positiva la compra de Altán Redes por parte del gobierno federal del presidente Andrés Manuel López Obrador. Afirmando que el rescate hecho por parte de la actual administración ayudará a mitigar riesgos financieros para la banca de desarrollo.

Pero dentro de todo esto lo que faltaba, detalles más detalles menos, es la aprobación del pleno del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), que ha avalado que la banca de desarrollo de México sea socio mayoritario de Altán Redes, consorcio mexicano encargado de desplegar la red compartida, tras erogar cerca de 161 millones de dólares.

Sí así como usted lo está leyendo. Aún cuando se dice que no es rescate de ninguna empresa, lo que se está invirtiendo para evitar el colapso de Altán es el dinero de los mexicanos. El punto es que el crédito es otorgado a través de un fideicomiso, por parte de las oficinas de la administración pública federal, que permitirá que estas instituciones puedan contar con 61% de los derechos fideicomisarios y los accionistas el 39% restante. La obtención de un crédito financiero por 388.1 millones de dólares, provenientes de Bancomext, Nafin y Banobras e inversionistas privados, será a fin de garantizar la continuidad en los servicios de telecomunicaciones y su liquidez financiera.

Ya deje usted a un lado sí podrán y tendrán derecho a nombrar a la mayoría de los miembros del Consejo de Administración de Altán Redes, lo que quieren los ejecutivos de este fracaso es justo que cuando terminen de pagar este emproblemado negocio, la participación de la banca de desarrollo disminuya y revierta a favor de los accionistas. Eso sí se deja claro que las personas que se nombren no podrán ser miembros del Consejo de Administración (u órgano equivalente) ni personas que ocupen puestos de directivo, gerente, administrador o equivalente en algún agente económico que sea prestador de servicios de telecomunicaciones.

Obviamente este asunto ya está también palomeado por Ley Federal de Competencia Económica (LFCE), también entra en el tema el Organismo Promotor de Inversiones en Telecomunicaciones (Promtel). El punto que se señala nuevamente es que sin una reestructura en la regulación en el sector de telecomunicaciones podría condenarse al fracaso. Así que lo que resta es que esto que se decidió hacer de los resultados prometidos, más allá del debate de que sí es el Fobaproa de la Cuarta Transformación, y si es o no rescate.

Voz en Off

Hay que poner mucha atención a lo que está haciendo Baby Creysi, que hoy la innovación sigue siendo su mejor aliado. Este es elemento clave al que le apostarán para que sus ventas cierren este 2022 con un incremento en sus ventas del 25% con respecto al 2021.

Se trata de una estrategia con elementos clave que le seguirán permitiendo mantener su posición en el mercado para ofrecer siempre la mejor calidad sus nuestros productos, que además de ser llamativos y cómodos sean sustentables, factor que le ha permitido a Baby Creysi estar a la vanguardia con certificaciones internacionales que salen al mercado, como la Standard 100 de OEKO-TEX que distingue a los textiles que no contienen sustancias nocivas como metales pesados o pesticidas que puedan perjudicar la salud cuando están en contacto con la piel. Esto último es de gran relevancia porque incluso los botones de sus diseños no contienen plomo. Interesante el futuro de Baby Creysi.