Tabasco, la cuna del antiprogresismo

Es presidente estatal de LGBT+ Rights Tabasco y secretario de Diversidad Sexual e Identidad de Género PRI Tabasco, TSU en Teatro, estudiante de Economía, defensor de los derechos humanos de migrantes centroamericanos y activista LGBT+. Twitter: @juan_arturocm

Tabasco, la cuna del antiprogresismo
Foto: Especial

Los esfuerzos para “corregir” la orientación sexual e identidad de género (Ecosig), también conocidos como “terapias de conversión”, son prácticas violatorias de los derechos humanos y de la autodeterminación de quienes se identifican como personas gays, lesbianas, bisexuales o trans.

Estas “terapias de conversión” deben estar prohibidas porque cuando se trata de la identidad de género u orientación sexual de una persona no hay nada que curar. La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció desde 1990 que la homosexualidad no es una enfermedad. Posteriormente, en 2018 el organismo también sacó a la transexualidad de su catálogo de enfermedades mentales.

Entre 2020 y 2022, algunos estados del país comenzaron a aplicar sanciones a quienes imparten este tipo de prácticas que muchas veces incluyen tratos crueles e inhumanos disfrazados de “tratamientos psicológicos” o “acompañamientos religiosos”. Aun así, la mayoría de las entidades en el país no prohíben ni sancionan la impartición.

Particularmente en Tabasco, ¿qué está pasando? El pasado 23 de marzo, la diputada por Movimiento Ciudadano Casilda Ruiz presentó ante el Congreso del Estado la iniciativa de reforma para prohibir las “terapias de conversión”. A esta propuesta se adhirió la bancada del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y dos diputados de la fracción parlamentaria del PRD.

La iniciativa fue turnada a la Comisión de Seguridad Pública, Procuración de Justicia y Protección Civil. Pero a solicitud de los diputados que se sumaron, se eliminó de la iniciativa la siguiente propuesta: “los autores del delito perderán la patria potestad o tutela, según sea el caso”. Quedando así el articulo 161 Ter: “se aplicará sanción de dos a cinco años de prisión y hasta trescientos días de multa al que promueva, ofrezca, imparta, aplique, obligue, induzca o someta a tratamiento, terapia o cualquier tipo de servicio que pretenda cambiar la orientación sexual y/o identidad de genero de una persona. Se aumentará al doble de la sanción a que refiere el presente artículo al padre, madre o tutor de personas menores de dieciocho años de edad, que sometan a tratamientos, servicios o terapias que pretendan cambiar su orientación sexual y/o identidad de género”. 

De manera malintencionada, Carlos Castellanos, asesor dentro del Congreso de Tabasco, filtró el fragmento eliminado a Raúl Álvarez Constantino, presidente de la Alianza de Familias por Tabasco y actual líder del movimiento que intenta echar abajo la iniciativa junto a Carlos Herrera, coordinador estatal de Iniciativa Ciudadana por la Vida y la Familia. 

El día 17 de junio a las 10:00 am se aglutinaron unas 50 personas a las afueras del Congreso de Tabasco protestando en contra de la iniciativa. El grupo estaba liderado por Salomón Narváez Pintado, coordinador nacional del Frente por la Familia en Tabasco. Al contingente se unieron los diputados David Gómez Cerino y Jorge Bracamontes, del partido Morena, así como Juan Álvarez, del PRD, con carteles que incluían frases como “con mis hijos no te metas”, “familia original”, “dios hizo hombre y mujer”.

Raúl Álvarez organizó una segunda manifestación el viernes 1 de julio, junto a unos 300 manifestantes. Bajo el argumento de la libertad de expresión, satanizaron a las poblaciones de la diversidad sexual en Tabasco y afirmaron que “en nombre de Dios” quieren proteger a la “familia original”. Además, el eiputado Juan Álvarez Carrillo se unió a la protesta recitando oraciones y textos evangélicos. Sus otros dos compañeros diputados de Morena David Gómez Cerino y Jorge Bracamontes no estuvieron presentes debido a la inauguración de la refinería de Dos Bocas, donde ningún diputado de oposición en Tabasco fue invitado.

¡El discurso de odio no es libertad de expresión!

El trabajo realizado a través de colectivos, asociaciones civiles y áreas de diversidad en partidos políticos en alrededor de 10 meses se está viendo truncado desde dentro de la bancada mayoritaria de Morena. En una entrevista el pasado domingo 03 de julio, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de Tabasco, Jaime H. Lastra Bastar, dijo al Heraldo de Tabasco: “No corre prisa, todo tiene su tiempo y su momento”. 

Ya no podemos esperar, hay una deuda histórica en el país y en Tabasco, sobre todo con las poblaciones LGBTIQ+.

La encuesta 2022 sobre diversidad del Inegi reveló que en Tabasco una de cada 17 personas se considera parte de la diversidad sexual. En el estado, la discriminación, la homofobia, la lesbofobia y la transfobia van al alza, además las mujeres trans siguen siendo asesinadas. 

Con todo esto, tendremos que seguir esperando… es más importante la elección de 2024.