Alves, su peregrinaje
Alioli

Es periodista y analista de datos. Ha colaborado en medios como Reforma, Chilango y Tec Review. Fue coautor del libro Ayotzinapa, la travesía de las tortugas, publicado por la editorial Proceso. También es hincha incondicional de los Leones Negros. Twitter: @ridderstrom

Alves, su peregrinaje
Dani Alves. Foto: Marco Betorello/EFE.

Cuando su fichaje por los Pumas pasó de un simple rumor a una propuesta concreta, Dani Alves le preguntó a sus representantes qué tan bien se vivía en México. El jugador más laureado de la historia del futbol ha vivido en varias de las ciudades más vistosas de Europa –Barcelona, Turín, París– y su pregunta podría haber sonado elitista, pero en realidad lo que más le preocupa al carioca es la calidez de la gente.

Ya en 2016, cuando se desvinculó del Barcelona luego de ocho años y buscaba un nuevo equipo, dejó claro que él no iría a jugar a un club donde se le recibiera de mala gana. Entonces inició un peregrinaje que lo ha llevado por cuatro destinos: Juventus, PSG, Sao Paulo y de nuevo el Barcelona, en cada uno ha agotado su contrato, sabedor de que por edad su rendimiento puede ser limitado (más allá de que su técnica, superlativa, sigue intacta).

Andrés Lillini, entrenador de los Pumas, aseguró que es un privilegio tenerlo en el equipo y que su llegada convertirá a los universitarios en el plantel con más jerarquía de la Liga MX. Para que todo cuajara, Tite, el seleccionador de Brasil, dio su visto bueno en el fichaje. El técnico carioca valora su capacidad para amalgamar al grupo y aportar veteranía, por eso quería que tuviera rodaje para llegar en óptimas condiciones al Mundial de Qatar. Ese carisma y esa personalidad tan relajada en la privado y profesional en lo público han hecho que la edad sea un pretexto y que sus entrenadores cuenten con él siempre que esté disponible. Xavi, por ejemplo, pidió que el Barcelona lo volviera a fichar para utilizar su figura como ejemplo de profesionalidad y motivar a los más jóvenes.

Tras varios tropiezos y agobiado por la falta de títulos, los Pumas se han movido intensamente en este mercado y han logrado, también, el fichaje de Eduardo “Toto” Salvio, que fue figura en Boca Juniors y tuvo un breve paso por el Atleti. Su contratación se antojaba como el bombazo más grande, pero entonces sucedió Alves, cuyo fichaje es también un golpe de mercadotecnia para seguir compitiendo con la MLS.

Dani Alves es el ejemplo de que la edad de retiro en el futbol ha cambiado en la última década. Si el deportista es profesional, cuida su alimentación y no es propenso a lesiones largas, su carrera se puede ensanchar más allá de los 35 años en un nivel de élite. Queda por ver qué tanto brilla Alves en un futbol que quizá sea el más lento en el que ha jugado. Su nombre está ya en los anales de un equipo que entre sus leyendas cuenta a Cabinho, Muñante y Hugo Sánchez, y en los de una liga que ha visto a otros brasileños mágicos como Ronaldinho, Bebeto o Djalminha.

Pero no todo es belleza con este fichaje de altura. Recientemente, Míchel, exjugador del Real Madrid que conoce muy bien la Liga MX por su paso como jugador y entrenador de los Pumas, declaró que en México los jugadores son flojos porque se sienten arropados. Así, los buenos juegan casi por decreto, mientras que en España, por ejemplo, deben ganarse el lugar con esfuerzo.

Será solo un año y servirá solo como preparación para el Mundial, pero allí por donde pasa Alves, la dinámica cambia.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales