Día del cine mexicano
Archipiélago Reportera cultural egresada de la ENEP Aragón. Colaboradora en Canal Once desde 2001, así como de Horizonte 107.9, revista Mujeres/Publimetro, México.com, Ibero 90.9 y Cinegarage, entre otros. Durante este tiempo se ha dedicado a contar esas historias que encuentra a su andar. Twitter: @campechita
Día del cine mexicano
Foto: Bence Szemerey/Pexels.

“De veras que cada día entiendo menos lo que pasa en el mundo”.

Miguel Inclán en Salón México

El próximo 15 de agosto, los cines, plataformas e instancias culturales, como el Fideicomiso para la Promoción y Desarrollo del Cine Mexicano en la Ciudad de México (Procine) y el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), celebrarán el Día nacional del cine mexicano, efeméride de historia más o menos reciente, ya que el 20 de abril de 2017, la LXIII Legislatura del Senado aprobó la iniciativa de reconocer los aportes culturales e identitarios de las producciones cinematográficas hechas en México.

Bajo distintos lemas como #MuchoCineDeTodo, ver es celebrar y en 2022 celebramos lo que vemos hoy, es como promueve el Instituto Mexicano de Cinematografía, organismo que en colaboración con Cineteca Nacional, televisoras públicas y su plataforma de cine en línea FilminLatino, ofrecerá una programación especial hasta el 31 de agosto. Los detalles los pueden consultar en imcine.gob.mx.

En el caso de Procine, organizó el programa Cine en la Ciudad, una serie de eventos que exhibirán producciones nacionales en espacios públicos como la explanada de la alcaldía Iztacalco, el Centro Cultural Xavier Villaurrutia en la Glorieta de Insurgentes, el Reclusorio Preventivo Varonil Anexo Norte, la estación del Metro La Raza, así como las plazas de Santo Domingo y Manuel Tolsá en el Centro Histórico. Este circuito concluirá el 30 de agosto en el Museo de la Ciudad de México.

Sobre los complejos de exhibición comercial que forman parte de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine), entre los que encontramos a Cinemex, Cinépolis, Cinebox, Cinmagic, Cinestar, Cinetop, Cinedot y Citicinemas, se unirán por primera ocasión al Día nacional del cine mexicano con La Fiesta del Cine, iniciativa que venderá boletos desde 29 pesos para salas tradicionales, 49 pesos para las IMAX, Dolby Atmos, 3D y 4DX, las salas Platino y VIP tendrán un costo de 69 pesos. Aquí la oferta no será en agosto, sino el 5, 6 y 7 de septiembre con alcance a toda la República mexicana, al menos donde exista alguna sala de los complejos antes mencionados, es decir unas siete mil salas. Es importante señalar que las películas seleccionadas no son necesariamente mexicanas.

Netflix vuelve con Que México se vea, campaña que pondrá al algoritmo a modo para que al entrar a la plataforma tengan como primera opción su selección de cintas mexicanas. En ese ánimo, la plataforma también anunció sus próximas producciones nacionales como Ruido, dirigida por Natalia Beristain que ha sido seleccionada por el Festival de Cine de San Sebastián, así como el arranque de la filmación de Pedro Páramo como debut en la silla de director de Rodrigo Prieto, pero también se habló de No voy a pedirle a nadie que me crea de Fernando Frías, El último vagón de Ernesto Contreras, Bahía colorada del cineasta egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica Ricardo Castro, sin dejar de mencionar Bardo, falsa crónica de unas cuantas verdades, el regreso a filmar en México de Alejandro González Iñárritu.

¿Celebración? En realidad quedan algunas dudas al respecto, ya que las producciones mexicanas nadan a contracorriente en distintos aspectos, por una parte, si triunfan en el extranjero se les encasilla como cintas festivaleras, si se estrenan en pantalla grande, son puestas bajo el escrutinio del público que sigue encasillándolas en el género de “cine mexicano”, historias de narcos, comedias de ciertos personajes o largos y aburridos ensayos audiovisuales. A eso debemos sumar la falta de respeto por parte de exhibidores que de buenas a primeras las cambian del horario anunciado. 

Por último, en ese complicado camino hacia la proyección, está el golpe por parte de quienes deberían procurar los apoyos a la producción, como es el caso de la Secretaría de Cultura que no se ha hecho esperar, ya que no ha cumplido con los pagos a películas que ya habían obtenido los fideicomisos de Fondo para la Producción Cinematográfica de Calidad (Foprocine) y Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (Fidecine). Esto antes de que los desapareciera la actual administración, por lo que la secretaria, Alejandra Frausto, se comprometió a pagar esos recursos pendientes, sin embargo, es la fecha que 50 proyectos cinematográficos no reciben no solo un quinto, sino una explicación clara de qué sucede con el recurso que ya se tenía asignado y se regresó a la Secretaría de Hacienda.

Ación que preocupa, ya que sin presupuesto y con las deudas encima para los productores independientes, es probable que los estrenos del siguiente año no sucedan. Mención a parte el caso de Ibermedia, el programa de creación audiovisual iberoamericano al que México está inscrito y no ha pagado su cuota correspondiente, situación que podría dejar fuera del circuito de promoción y exhibición en otras latitudes.

Ya entrados en gastos hablemos de la entrega del Ariel, premios otorgados por la Academia Mexicana de Ciencias y Artes Cinematográficas, que recién dio a conocer a sus nominados y espera realizar su ceremonia número 64 en octubre, aunque no tienen claro en dónde lo harán. Estamos hablando de los máximos reconocimientos del cine hecho en México.

Para cerrar, animarlas, animarlos y animarles a que vean las producciones nacionales, de verdad que sí hay una amplia variedad de temáticas que les harán tener al #CineMexicano en la mira. ¿Qué dicen, nos armamos un maratón? Los leo.

No te pierdas:¿Vacaciones en casa?