Los espías de la policía mexiquense
Héroes callejeros

Periodista, productor del podcast de La-Lista con Nacho Lozano, jefe información y reportero en Imagen TV. Chilango de chilangolandia, amante de contar historias, pásele.

Twitter: @jorgates

Los espías de la policía mexiquense
Foto: Cortesía

De enero a mayo de 2022, los robos de motocicletas aumentaron en México. En los primeros cinco meses del año se robaron 14 mil 449. En el mismo periodo pero de 2021 fueron 12 mil 417, de las cuales al menos el 20% fueron hurtadas en el Estado de México. Así lo revelaron cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. 

Según la fiscalía del Estado de México, en su mayoría estas unidades son utilizadas por grupos delincuenciales para robar. 

Para detenerlos, existe un grupo de élite dedicado a realizar indagatorias especiales que trabaja encubierto. Se trata de la Unidad de Inteligencia e Investigación para la Prevención de la Secretaría de Seguridad mexiquense. Este escuadrón trabaja de la mano del C5 del estado para localizar y capturar células criminales. 

Durante las operaciones que realizan visten de civil. Se infiltran en la zona donde son asignados y se van ganando la confianza de los vecinos, quienes poco a poco les dan información que es vital para lograr detenciones. 

El 1 de agosto, el equipo realizó una operación en la colonia Santa Catarina, en Valle de Chalco. Los monitoreos les permitieron localizar a tres sospechosos que se dedicaban al robo de tiendas de conveniencia. El reporte llegó por el C5, como tenían identificada la zona fueron hasta el lugar donde se realizó el atraco, ahí detuvieron a dos sujetos que fueron puestos a disposición del Ministerio Público.

Son Esteban “N”, de 31 años, y Armando “N”, de 20 años. Este par está relacionado con al menos 10 asaltos. Uno de ellos es un expolicía municipal de Valle de Chalco. El tercer sospechoso se dio a la fuga.

Les decomisaron mil pesos, una motocicleta, una réplica de arma de fuego, una navaja de 15 a 20 centímetros y cachas de madera.

Uno de los integrantes de este equipo, que mantiene su identidad oculta, pide a la población que confíen en ellos, ya que siempre que realizan un operativo –a pesar de no traer uniforme– cargan su identificación de policías. 

También reconoce que hay personas que ayudan a los delincuentes porque los sobornan o los amenazan para guardar silencio. 

Como si fueran espías, los uniformados de investigación seguirán infiltrándose para detener a los delincuentes. 

Cambio y fuera.