El cuento de la igualdad en México

Ana Lambarri estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Iberoamericana. Actualmente es investigadora en Gobierno y Finanzas Públicas del Imco, en temas de presupuesto y gasto público. Conduce el noticiero internacional Tengo Otros Datos en Ibero 90.9 FM. Twitter: @AnaLambarriV

El cuento de la igualdad en México
Foto: Pixabay

Alcanzar la igualdad de género implica esfuerzos del gobierno, la iniciativa privada y la sociedad. Si nos enfocamos específicamente en el gobierno, a veces se nos olvida lo complicado que es contar con políticas públicas que cumplan con este objetivo, no por falta de interés (o al menos eso esperaríamos), sino porque las buenas intenciones no son suficientes si no están respaldadas por acciones concretas y eficientes y se acompañan de presupuesto.

En México hay diferentes exigencias en torno a la igualdad de género, pero podemos destacar dos: la violencia a las mujeres y el trabajo no remunerado. Aunque ambos tienen diferentes orígenes no implica que no estén conectados y que el gobierno no tenga las herramientas para actuar sobre ellos. 

De acuerdo con datos del Inegi, para 2021, 70.1% de las mujeres de 15 años y más había experimentado, al menos, una situación de violencia a lo largo de su vida. A pesar de esto, el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2023 contempla ligeros aumentos en programas sociales que tienen la función de prevenir este contexto. 

En comparación con 2022, los programas de atención y prevención de la violencia contra las mujeres (2%), refugios especializados para mujeres víctimas de violencia de género (2%) y atención a víctimas (-3%) recibirán pequeños incrementos o incluso recortes en términos reales. Para poner en perspectiva, el presupuesto asignado al Tren Maya en 2023 (143 mil 073 mdp) es 130 veces el presupuesto de estos programas en su conjunto (1 mil 107 mdp).

Por otro lado, en México el 70% de las mujeres que entran a la economía remunerada ganan menos de dos salarios mínimos. Esto se debe en medida a que las mujeres cuentan con una mayor carga de trabajo no remunerado en comparación con los hombres, como lo es en el cuidado del hogar o de los hijos, lo que implica contar con jornadas laborales más cortas.

Una solución a este problema es contar con jornadas escolares más extensas para que las madres trabajadoras puedan dedicar menos tiempo al cuidado de sus hijos. Sin embargo, el Ejecutivo Federal eliminó el programa de Escuelas de Tiempo Completo. ¿La alternativa? incrementar los recursos al programa de La Escuela es Nuestra (LEEN).

LEEN inició con el objetivo de lograr la participación de las familias en los asuntos escolares como en el uso de estos recursos para mejorar la infraestructura escolar y ahora también es el elegido para continuar con las jornadas extendidas. No obstante, la Auditoría Superior de la Federación señaló que, de acuerdo al presupuesto ejercido en 2021, el programa carece de mecanismos de control, supervisión y de seguimiento en los apoyos.

El Estado Mexicano tiene una agenda pendiente con las mujeres. La existencia de programas sociales y políticas públicas que tengan el objetivo de favorecer la igualdad entre hombres y mujeres debe estar acompañada de evaluación y rigurosidad en su metodología, además de contar con los recursos suficientes para garantizar su objetivo. Sin acciones concretas, solo estaremos leyendo el mismo cuento de siempre.

*Ana Lambarri fue investigadora del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) hasta el 22 de noviembre de 2022.