Malvarina. Quiero ser una bruja, de Susanna Isern

Soy Susana Pérez, CEO de Pop Kinema, un medio de entretenimiento con el que he tenido la oportunidad de abarcar diversas secciones, en especial los libros, uno de mis pasatiempos favoritos. He entrevistado a varios autores que ni en sueños había imaginado pues antes veía lejano o imposible el hecho de poder conversar con ellos. Ahora compartiré contigo y tus hijos varios de los libros que he leído, para darte un pequeño empujón y animarte a leer e imaginar un mundo de aventuras con las historias que leerás en ellos. Encuentra más en mi canal Susy Kinema.

Malvarina. Quiero ser una bruja, de Susanna Isern
Malvarina. Quiero ser una bruja. Foto: Susana Pérez

¿Te gustaría crear hechizos, tener tu propia varita mágica y vestirte como una bruja, sin perder tu esencia? No solo en la época del año donde llega el momento de desempolvar los disfraces para festejar Día de Muertos o Halloween, los pequeños aman disfrazarse, por eso me gustaría hablar en especial de esas pequeñinas a las que les encanta disfrazarse de brujas, como a Malvarina, nuestra protagonista que confiesa: ¡quiero ser una bruja!

En esta ocasión les voy a recomendar una novela infantil mágica, se trata de Malvarina. Quiero ser una bruja, escrita por Susanna Isern, autora de quien ya he recomendado otros fantásticos libros, e ilustrada por Laura Proietti, prometedora ilustradora italiana quien estudió ilustración y animación en Palermo (Sicilia) y desde entonces ha ilustrado numerosos ejemplares.

Este libro es el primero de la serie Malvarina, publicado por la editorial Flamboyant y es una lectura recomendada para mayores de ocho años.

En esta historia vamos a conocer a nuestra querida Malvarina, una niña de nueve años que vive en Villagrís, quien deseaba conocer a las brujas y descubrir sus secretos, pero no solo quería conocerlas, ¡no, no, no! Quería convertirse en una.

¿Te gustaría convertirte en bruja?

En el Valle Embrujado se ubicaba el Castillo Prohibido, el cual nadie se atrevía a visitar y menos mirar. En el castillo vivían tres brujas malvadas, las trillizas Clío, Cornelia y Musgo; las hermanas compartían muchas peculiaridades de brujas, sin embargo, en el aspecto físico no eran tan parecidas, pero coincidían en que las tres tenían un gato negro que era la viva imagen de cada una de ellas.

Malvarina. Quiero ser una bruja, de Susanna Isern - env-7-1024x683
Gato con cara de bruja y viceversa. Foto: Envato Elements

Un día Malvarina se armó de valor, llamó a la puerta del Castillo Prohibido y vio por primera vez a las brujas. Por supuesto que sintió mucho miedo, pero no permitió que su temor le truncara la oportunidad de cumplir su anhelo y, gracias a que tenía muy clara su intención al presentarse en el castillo, con decisión y valentía les comentó a las brujas el motivo de su visita.

Pequeña, cuéntame, ¿has dejado de hacer lo que más te gusta por miedo al qué dirán?

Después de debatir entre las trillizas si era una buena idea aceptar o no a Malvarina, decidieron darle una oportunidad con la finalidad de convertirla en su heredera. Y así fue como Malvarina comenzó con sus clases de bruja:

  • Risa maléfica
  • Gato negro
  • Poción mágica
  • Escoba voladora
  • Look de bruja

Prueba final:

  • Realizar un embrujo

En cada una de sus clases Malvarina hacía las actividades que le indicaban las brujas y, en cada una de ellas, salía a relucir su toque personal; mientras que las brujas se cuestionaban si no se habían equivocado con una niña de gustos raros.

Malvarina. Quiero ser una bruja, de Susanna Isern - IMG_8212
Malvarina. Quiero ser una bruja, ilustrada por Laura Proietti. Foto: Susana Pérez

Chiquilla, dime, ¿cómo te sientes cuando te hacen comentarios sobre tu forma de vestir, de tu peinado, de tu color favorito o de la música que te pone a bailar?

Aspirante a bruja

A nuestra pequeña Malvarina le faltaba realizar la prueba final para lograr su objetivo: convertirse en una bruja.

Sin hacer spoilers, solo les comentaré que con esta prueba Malvarina reafirmó que puede hacer las cosas a su manera, sin seguir los patrones que los demás dicen que son correctos, también corroboró que es indispensable ser ella misma sin importar lo que opinen los demás, lo importante es sentirse bien con uno mismo.

Una vez que te conté un poco acerca de la historia quiero platicarte del diseño del libro. Las ilustraciones están increíbles y la paleta de color que utilizó Laura Proietti es de diez. Amé el diseño de las solapas, las cuales custodian todos los secretos que el libro guarda sobre las brujas. Si te atreves a conocer sus secretos, puedes mirar a través de la cerradura.

Recuerda pequeñita: La suerte te sonreirá si las acciones que realizas las haces con convicción, determinación y seguridad en ti misma.

Esta columna se publicó primero en Baby Daily.

Malvarina. Quiero ser una bruja, de Susanna Isern - crianza1-2

Otras columnas de Susy: Las cosas más valiosas no son las materiales 

Libera tu creatividad: 100 Formas de crear 

Primeros libros para chavitos pensadores 

Educar en positivo, una buena opción para criar hijos felices

Si trabajamos en equipo podemos lograr cosas extraordinarias

Nadie regresa del Bosque Encantado, de Robin Robinson