La jornada electoral inicia en

El mundo ideal de AMLO
En contraste

Es senadora de la República, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos y vicecoordinadora del Grupo Parlamentario de Acción Nacional; es la primera mujer que ocupa ese cargo.

X: @kenialopezr

El mundo ideal de AMLO
El presidente Andrés Manuel López Obrador en conferencia de prensa. Foto: Sitio Oficial AMLO

Desde que Andrés Manuel López Obrador fue jefe de gobierno del entonces Distrito Federal, inició una guerra contra la transparencia y la rendición de cuentas. Una gran parte de su gobierno ha traído corrupción, muerte, desempleo y pobreza. Y como todo gobierno populista, quiere ocultar la realidad.

En aquel 2003 vetó la ley que reconocía el derecho de los capitalinos a conocer sobre la información que se encontraba en poder de los órganos de gobierno. Incluso, interpuso una controversia contra la designación de los comisionados ciudadanos. De ese nivel es su aberración por la transparencia.

Se podría pensar que al haber pasado ya 20 años de esa reforma, ahora López Obrador hubiera entendido de la necesidad de tener órganos garantes de derechos humanos, sin embargo, hoy tiene la firme intención de colapsar al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai) al ordenarle a sus senadores que no emitan los tres nombramientos de comisionados faltantes.

Su propósito es claro: quiere paralizar al Inai porque gracias al instituto de transparencia se supo del conflicto de intereses en torno a la Casa Gris, del fraude de Segalmex, de los respiradores carísimos del hijo de Manuel Bartlett, de las adjudicaciones directas que se han dado a los amigos del régimen y de todo el dinero que se están robando los servidores públicos de Morena.

Con López Obrador gobierna la opacidad y la corrupción. Por eso, quiere desmantelar a los organismos autónomos y garantes de derechos humanos que lo obligan a rendir cuentas. Este gobierno pasará a la historia como el más destructor, el más letal y el que más daño le ha hecho a los mexicanos. Esa es la terrible realidad.

El mundo ideal de López Obrador es un mundo sin transparencia. Así el senado hubiera designado a perfiles allegados al régimen, los hubiera vetado, porque en realidad el veto presidencial fue hecho con la clara intención de que el Inai ya no siga trabajando ni evidenciando la corrupción del gobierno.

Morena abusa de la mayoría que hoy tienen. Una mayoría que no ha servido para construir en favor del pueblo de México, sino para destruir y dañar. Una mayoría que ocupan sólo para cumplir con los caprichos del señor presidente y para encubrir a las corcholatas. La evidencia ahí está, no han querido citar a comparecer a Adán Augusto López y Marcelo Ebrard por la muerte de 40 migrantes o exigir a Claudia Sheinbaum una explicación por la tragedia de la Línea 12. Utilizar de esta manera tan ruin su mayoría sólo los hace cómplices.

No puede cerrar el periodo ordinario de sesiones en el Senado mexicano hasta que no haya nombramientos de los comisionados de transparencia. La prioridad de los senadores del régimen debe ser cumplir con la Constitución y la ley, los votos del bloque opositor están ahí para nombrar a los comisionados.

No hay pretextos para no realizar las designaciones, sólo queda en evidencia que, una vez más, los legisladores de Morena únicamente cumplen con los caprichos del señor presidente. Lamentablemente, lo único que están haciendo es cumplir el sueño ideal de López Obrador, uno donde no hay rendición de cuentas, ni transparencia, ni democracia.

Síguenos en

Google News
Flipboard