Samuel García, de Waterloo a ‘tirititito’ y en ‘fuera de lugar’
Pasillos del palacio
Samuel García, de Waterloo a ‘tirititito’ y en ‘fuera de lugar’

En los pasillos del Palacio, durante el fin se semana se cruzaron voces y miradas que oscilaban entre la confusión y la frustración. Lo que inició como un aparente tiro de tres bandas que parecía sacado de un manual de estrategia política, acabó en un aquelarre de dimensiones bíblicas. Todo comenzó con la comedida y extraña conducción del dirigente de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, al presentar con Samuel García una candidatura que se habría convertido en el Waterloo del Frente Amplio por México.  

El consenso de los expertos y consejeros que le hablan al oído al Presidente de la República se orientaba en el sentido de destacar que los atributos de García, su juventud, su discurso fresco y disruptivo, y la popularidad de su esposa, la influencer Mariana Rodríguez, tenían todo para pegarle en su centro de gravedad a la oposición, puesto que dividiría los votos de aquellos ciudadanos que consideran que la 4T no es una opción para mantenerse en el gobierno. 

Pero lo que parecía un tiro de precisión matemática, acabó en “tirititito” y en “fuera de lugar”. Ante la incredulidad de quienes en los rincones secretos del Palacio aún sostenían que Samuel era una especie de arma secreta para vencer al bloque opositor, todo empezó a cambiar. 

Las tendencias en las redes sociales comenzaron a destacar el perfil presuntamente machista del conocido Fosfo Fosfo. Acto seguido vino el portazo que sus simpatizantes dieron en el Congreso de Nuevo León para evitar la toma de protesta de Luis Enrique Orozco como gobernador del estado. Luego vino la heroica defensa que Andrés Manuel López Obrador hizo de este joven talento de la política.

Y justo cuando ya no se entendía si el candidato del MC era morenista u opositor, la Corte dio por terminada la discusión para confirmar la legalidad de la designación que el Congreso de Nuevo León hizo a favor de Orozco. 

García pudo haber mantenido su candidatura, pero prefirió no permitir que Orozco le cuidara la oficina, y al final de esta historia, lo único que quedó fue una cadena de pintorescos memes ilustrados con tenis anaranjados. ¿Quién dice que la política no es pan y circo? 

No te pierdas:Samuel bajó a Ebrard

Síguenos en

Google News
Flipboard
La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales