Se normaliza la tragedia humanitaria y el ministro oscuro
Libertad bajo palabra

Periodista y abogado con más de 33 años de trayectoria. Reportero, comentarista y consultor experto en temas jurídicos. Premio Nacional de Periodismo José Pagés Llergo 2011. Especialista en el Poder Judicial de la Federación y analista político. Twitter: @jenroma27

Se normaliza la tragedia humanitaria y el ministro oscuro
Foto: Mulyadi/Unsplash.com

Atestiguamos el nivel de indiferencia social más alarmante que se recuerde. Se esfumó la famosa solidaridad nacional en tiempos difíciles, la negativa a cancelar fiestas y reuniones masivas de temporada que por necesidad debieron sacrificarse, dejó claro que la mayoría prefirió normalizar la tragedia que enluta a miles de familias.

Según las cifras de la Secretaría de Salud tan sólo en lo que va del primer mes de 2021 y en un corte al miércoles 20 de enero, tenemos más de 250 mil nuevos contagios, es decir un promedio de 12,500 personas infectadas al día, lo que indica que cada hora 520 personas adquieren el virus en México. Más de 144 mil fallecimientos se contabilizan desde que comenzó la pandemia.

Ante el desastre, la responsabilidad del gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador muestra diversos factores para el análisis.

  1. Desorden

    El plan de vacunación anunciado por las autoridades federales es ineficaz, selectivo, lento y carece de una estrategia que permita garantizar la inoculación de la mayor parte de la población en los próximos meses. Para colmo Miriam Esther Veras Godoy, ejecutora del plan nacional para vacunar a la población, renunció por “motivos personales”, sin que sean debidamente aclaradas las circunstancias de su dimisión.

  2. Mentiras y simulación

    Es claro que los funcionarios que se han aventurado a reiterar públicamente que se logró domar la pandemia y  el gobierno ha hecho buen trabajo durante la crisis, actuando con responsabilidad, ¡mienten! En ese supuesto se encuentran entre otros;  el propio Presidente de la República, el secretario de Salud y Hugo López- Gatell. La opacidad ha sido el signo de la información sobre las condiciones de compra y abastecimiento de las dosis.

  3. Oportunismo electoral

    Las brigadas de vacunación en las que enquistaron a “voluntarios” y funcionarios públicos encargados del asistencialismo de la Secretaría del Bienestar y los llamados “siervos de la nación” que en realidad son cuadrillas promotoras del voto para Morena, utilizan la vacuna con fines políticos. Una operación que causa gran indignación.

  4. Insensibilidad

    Miles de mexicanos sufren la muerte de sus familiares, la zozobra invade al personal médico, vemos colapsar la capacidad de los hospitales, panteones y crematorios son rebasados por la letalidad, mientras AMLO juega béisbol, nos presenta dibujos animados en la mañanera y López-Gatell se exhibe de vacaciones en las playas de Oaxaca. Esto muestra una enorme falta de empatía hacia el sufrimiento de los afectados.     

La indiferencia, complacencia e irresponsabilidad de millones de mexicanos permite al régimen normalizar la tragedia, sin costos políticos relevantes, que en circunstancias distintas podrían ser devastadoras para propiciar el voto de castigo en las próximas elecciones de junio.

Edictos

Desde hace tres años he escrito diversos artículos en los cuales se documentan presuntas irregularidades administrativas, omisiones dolosas y simulaciones durante el periodo de Luis María Aguilar Morales como presidente de la Suprema Corte entre 2015 y 2018. Estas denuncias, ampliamente conocidas en el Consejo de la Judicatura Federal, se dan en la coyuntura de lo que el actual Presidente del Máximo Tribunal ha establecido como su principal bandera, el combate a la deshonestidad y el nepotismo dentro del Poder Judicial de la Federación.

Para el ministro Arturo Zaldívar, que durante la primera mitad de su presidencia en la Corte ha hecho pública su convicción anticorrupción, 2021 será crucial para procesar a su antecesor.

Durante 2 años se han realizado diligencias e investigaciones internas en las que se documentan ilícitos, como el hallazgo de 3.4 millones de pesos en efectivo dentro de la cajuela del vehículo oficial de Francisco Javier Pérez Maqueda, ex Director General de Inmuebles y Mantenimiento de la Judicatura Federal, hombre cercano e incluso vecino del ministro Aguilar. Ahora la Unidad de Inteligencia Financiera revisa a detalle los vínculos de Pérez Maqueda, le congela cuentas bancarias e irremediablemente llegará hasta el ex presidente de la Corte para revelar delicadas triangulaciones financieras a través de empresas fantasma. Nada daría mayor credibilidad a la cruzada contra la corrupción de Zaldívar, como la aplicación de la ley sin excepciones para sancionar a un ministro oscuro, autor de una regresión que sigue afectando la honorabilidad de la impartición de justicia federal.