Trabaja más, gana menos: la tendencia en la pandemia
Señales

Editora en jefe de La-Lista. Twitter: @aminetth

Trabaja más, gana menos: la tendencia en la pandemia
Foto: PeterArreola / Pixabay.

De un día a otro le avisaron: a partir de la siguiente quincena recibirás 50% menos salario. Esa fue la medida que la empresa de Gabriel* adoptó en abril para enfrentar la crisis económica de la pandemia de Covid-19. La compañía de publicidad no percibía los mismos ingresos que antes de iniciar la emergencia sanitaria, por eso decidieron hacer ese “trato”. Si los empleados aceptaban, no habría necesidad de despedir a nadie. Sería algo temporal, sólo dos meses. “La promesa era que ese dinero se iba a devolver. Acepté”, cuenta.

A Luisa* le ocurrió algo similar. A inicios de mayo recibió un correo electrónico del área de recursos humanos de la comercializadora de productos industriales donde trabaja. Le pidieron que se conectara a una reunión por Zoom y ahí le dieron la noticia: les pagarían 30% menos. La razón: las ventas habían caído a sus peores niveles. A ella no le devolverían el dinero, pero le aseguraron que el “ajuste salarial” sería hasta agosto, después todo volvería a la normalidad.

Aplicaron la misma estrategia en la editorial donde Mario* es diseñador. Correo, reunión y descuento de 15%. “Fue a inicios de abril y nos dijeron que, por mucho, se extendería hasta junio. Platiqué con mis compañeros y ellos aceptaron. Yo también dije que sí, aunque estaba un poquito dudoso“.

Ninguno de los tres firmó un documento donde aceptaba el recorte de su salario. Se trataba de una medida extraordinaria que se sellaba sólo con mover la cabeza, decir que aceptaban o no reclamar. “Me dijeron que no firmaba nada porque era temporal“, dice Luisa. Las primeras quincenas no fueron tan complicadas. “Como hacía home office y ahorraba en transporte y comidas en la calle hasta hicimos mejoras en la casa”, cuenta Gabriel. Sólo bastaba con que dejaran de comprar ‘gustitos’, pedir comida a domicilio o gastar en cosas innecesarias.

El problema vino cuando a la tercera o cuarta quincena ya no alcanzaba para pagar la renta, las medicinas o las colegiaturas de los hijos. “Ahí me cayó el veinte de lo que había aceptado”, reconoce Mario. Meses después vinieron noticias que empeoraron el escenario: no sería una medida temporal, se volvió indefinida, sí hubo despidos y dos de ellos siguen con el recorte del salario hasta hoy. Su estrategia de finanzas personales considera desde empeñar hasta pedir prestado a familiares para resolver lo inmediato.

Del 23 de marzo al 31 de diciembre de 2020, la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet) otorgó 4,044 orientaciones y asesorías relacionadas con disminución de sueldo con jornada completa. Ni Gabriel ni Luisa ni Mario pidieron orientación, pero sí coinciden con la descripción del conflicto: menos pago por jornada completa o, incluso, por trabajar más allá del horario laboral. “Me dicen que al fin estoy en mi casa, que les eche la mano, pero ¿a mí quién me la echa?”, pregunta Mario, quien lleva 10 meses ganando menos y trabajando más.

*Los nombres cambiaron a petición de los entrevistados.