Revictimizar a las víctimas de feminicidio
Palabra Disidente
Revictimizar a las víctimas de feminicidio
Foto: EFE/Sashenka Gutierrez

Las fotografías del feminicidio de Ingrid Escamilla llenaron los portales de noticias e inundaron las redes sociales. Como es costumbre, algunos de los reporteros que cubren la fuente de seguridad tuvieron acceso a videos e imágenes de la escena del crimen filtrados por las propias autoridades. No les temblaron las manos para publicar uno de los crímenes más atroces cometidos en la capital del país. Dejando en evidencia que a las mujeres las revictimizan aún muertas, pero no sólo a ellas sino también a sus familias y seres queridos.

El 12 de febrero de 2020, la usuaria de Twitter @citcitcitcit_ invitó a replicar una estrategia iniciada en Estados Unidos para inundar la red social con el nombre de Ingrid Escamilla seguida de un post de alguna imagen linda. Flores, el mar, ilustraciones, bosques y atardeceres aparecieron para dejar muy abajo las fotos del feminicidio de la joven. A falta de ética periodística y de empatía de quienes lucraron o quisieron “ganar la nota”, las mujeres respondimos con sororidad.

La indignación se hizo presente tras las imágenes de Ingrid Escamilla, pues incluso se puso en peligro el proceso de quien fuera el presunto agresor de la joven al dar a conocer “su declaración en video”. A nadie le importó hasta que, principalmente, las feministas empezaron a movilizarse por el acto tan ruin del tratamiento de la información. Como respuesta se propuso la “Ley Ingrid” por parte de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México. La idea era adicionar el artículo 293 Quater al Código Penal local, en el capítulo de delitos en el ámbito de la procuración de justicia.

Los tres principales objetivos fueron: “1. Tipificar de forma autónoma las conductas que realicen las personas o servidores públicos que de manera indebida revelen o difundan, imágenes videos o grabaciones; así como archivos o información de la carpeta de investigación; 2. Fortalecer la protección de los derechos de las víctimas y 3. Combatir la violencia de género mediática”, de acuerdo con el documento Ficha Técnica Ley Ingrid.”

Foto: FGJ

Sin embargo, en la Ciudad de México no se han aprobado estas reformas en el Congreso local, esto a un año del asesinato de la joven. Al parecer, sólo fue una medida tomada para tranquilizar el enojo de la sociedad sobre la violación a los derechos humanos de la víctima directa y las indirectas. 

Los derechos de las víctimas en relación con los medios de comunicación indican que las personas pueden rehusarse a dar entrevistas, tener privacidad durante el luto y exigir que no se publiquen ciertas imágenes, esto de acuerdo con el Manual de Cobertura de hechos con Víctimas de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

Recordemos que en México asesinan a 11 mujeres al día por razones de género, pero la violencia ejercida se extiende aún después de su muerte. Tanto servidores públicos como periodistas y medios de comunicación tenemos la obligación de respetar los procesos de justicia y la dignidad de las personas así como la protección a víctimas.

Te puede interesar:Unidades Criminalísticas de Proximidad investigarán feminicidios en CDMX