Síguenos

 

Política

¿Se dirige EU a un punto en que ya no puede llamarse democracia?

El derecho al voto está bajo amenaza en todo EU y los aliados de Trump compiten por controlar las elecciones en varios estados. ¿Puede la democracia estadounidense sobrevivir al embate post Trump?

"Hubo un momentáneo suspiro de alivio, pero el nivel de ansiedad en realidad es extrañamente más alto ahora que en 2016", dijo Daniel Ziblatt, coautor de How Democracies Die. Foto: Brendan Smialowski / AFP / Getty Images

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Si el discurso inaugural de Donald Trump se puede resumir en dos palabras, “matanza estadounidense“, el de Joe Biden podría recordarse por tres: “La democracia prevaleció”.

El nuevo presidente, hablando desde el lugar donde apenas dos semanas antes una turbamulta a favor de Trump había irrumpido en el Capitolio de Estados Unidos, prometió que lo peor había pasado en un Washington golpeado, magullado pero resistente.

Pero ahora, cuatro meses y medio después, vuelven a sonar las alarmas sobre la democracia estadounidense. Incluso mientras el coronavirus retrocede, se extiende la pandemia de la “gran mentira” de Trump sobre una elección robada, que se manifiesta en el bloqueo de los republicanos a una comisión para investigar la insurrección. Y un estado tras otro está imponiendo nuevas restricciones de voto y los aliados de Trump compiten por participar en elecciones futuras.

Con los republicanos todavía embelesados por Trump y con probabilidades a favor de ganar el control de la Cámara de Representantes el próximo año, hay crecientes temores de que su presidencia sea menos un problema histórico que un presagio de un declive sistémico.

Te recomendamos: Donald Trump responde al veto de Facebook insinuando su regreso a la Casa Blanca

“Hubo un respiro momentáneo de alivio, pero el nivel de ansiedad es en realidad extrañamente más alto ahora que en 2016 en el sentido de que no se trata solo de una persona, sino que hay problemas estructurales más amplios”, resaltó Daniel Ziblatt, coautor de How Democracies Die. “Los extraños correos electrónicos que recibo son más siniestros ahora que en 2016: parece haber un nivel mucho más profundo de desinformación y teorías de la conspiración”.

Apenas unas horas después del terror del 6 de enero, 147 republicanos en el Congreso votaron para anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020 a pesar de que no hay evidencia de irregularidades. Trump fue acusado por incitar a la violencia, pero los republicanos del Senado aseguraron su absolución, un desvío en el camino donde el partido pudo haber elegido otro destino.

Mientras Trump continuaba impulsando sus falsas afirmaciones de fraude electoral, los medios de comunicación de derecha y los capítulos estatales del Partido Republicano se alinearon. En Arizona se lleva a cabo una ridícula “auditoría” de votos y más estados amenazan con hacer lo mismo. Hay reportes de que Trump está tan obsesionado con las auditorías que incluso ha sugerido, erróneamente, que podría ser reinstalado como presidente en algún momento del año.

De manera más insidiosa, los partidarios de Trump que intentaron revertir las elecciones de 2020 están maniobrando para servir como funcionarios electorales en estados indecisos como Arizona, Georgia, Michigan y Nevada. Si logran convertirse en secretarios de Estado, ejercerán una gran influencia sobre la conducción de las elecciones futuras y certificarán sus resultados. Algunos secretarios de Estado republicanos moderados fueron un baluarte contra las tóxicas teorías de conspiración de Trump el año pasado.

No te pierdas: La reina Isabel recibirá a Joe Biden el próximo 13 de junio en Windsor

La ofensiva va acompañada de un asalto dramático y generalizado en contra del derecho al voto. Las legislaturas estatales controladas por los republicanos han aprobado proyectos de ley que dificultan la votación en estados como Arizona, Florida, Georgia, Iowa y Montana. Su esfuerzo masivo en Texas se descarriló temporalmente cuando los demócratas abandonaron la Cámara, denegando el quórum.

Ziblatt, un politólogo de la Universidad de Harvard, comentó: “La amenaza más preocupante está a nivel estatal, con el esfuerzo por cambiar las reglas de votación, el cual creo que está motivado por el esfuerzo fallido de alterar el resultado de las elecciones de 2020 (…)

“La lección que los republicanos han aprendido es que, en realidad, no sufren ninguna consecuencia electoral de su base al perseguir este tipo de cosas. De hecho, son recompensados ​​por ello. Eso es muy inquietante porque sugiere que seguirán intentando hacer esto hasta que paguen un precio electoral, y hasta ahora no sienten que estén pagando ese precio electoral”.

¿Hacia dónde se dirige este ecosistema autoritario? Para muchos, el escenario de pesadilla es que Trump se postulará nuevamente en 2024 y, con el beneficio de la supresión de votantes, logrará una victoria en el Colegio Electoral como en 2016. Si eso falla, el plan B sería una Cámara controlada por los republicanos que pudieran negarse a certificar a un ganador demócrata y anular el resultado a favor de Trump.

Las elecciones presidenciales en disputa ya han llegado a la Cámara antes, señaló Ziblatt. “No tiene precedentes, pero en esos períodos anteriores había dos partidos constitucionales y plenamente democráticos. La idea de tener una disputa como esa, cuando una de las partes está comprometida de manera cuestionable con las reglas y normas democráticas, es muy aterradora”.

Descubre: Biden: EU mantendrá apoyo a grupos y medios en el mundo que expongan la corrupción

En How Democracies Die, Ziblatt y Steven Levitsky argumentan que las democracias a menudo se ven amenazadas no por ejércitos invasores o revoluciones violentas, sino en las urnas: muerte por tortura de mil cortes. “La gente usa las elecciones para llegar al poder y luego, una vez en el poder, asaltan las instituciones democráticas”, dijo Ziblatt.

“Ese es Viktor Orbán [en Hungría], ese es Recep Tayyip Erdogan [en Turquía], ese es Hugo Chávez [en Venezuela] y lo distintivo de eso es que a menudo comienza de manera incremental. Entonces, la gente continúa con sus vidas, continúa votando, el parlamento continúa reuniéndose y entonces piensas: ‘¿Existe realmente una amenaza?’ Pero el poder se concentra, por lo que cada vez es más difícil destituir a alguien en el poder”.

Añadió: “No debemos pasar por alto el hecho de que tuvimos un cambio de gobierno en enero. Lo que eso sugiere es que nuestras instituciones electorales funcionan mejor que en Hungría. La oposición en los Estados Unidos está mejor organizada y financiada que la oposición húngara o la oposición turca, por lo que no deberíamos exagerar eso. Pero, por otro lado, las tendencias son muy similares”.

Los republicanos también juegan un juego de largo aliento, reconfigurando el disco duro de la democracia en un intento por consolidar el poder. Se podría decir que Trump es tanto la causa como el efecto de la derecha tambaleante, que tiene lugar en el contexto más amplio de los cristianos blancos que pierden el estatus de mayoría en la cambiante demografía de Estados Unidos.

Su control sobre el partido parece haberse endurecido desde su derrota, como lo demuestra cómo removieron a la crítica de Trump, Liz Cheney, del liderazgo de la Cámara, y su uso de una medida procesal conocida como obstruccionismo para bloquear la comisión del 6 de enero. Los críticos dicen que, en una atmósfera de tribalismo partidista, el partido ahora está impulsado por la convicción de que las victorias demócratas son, por definición, ilegítimas.

También puedes leer: Facebook acabará con el trato especial a los políticos tras la suspensión de Trump

Kurt Bardella, un exasistente republicano del Congreso que ahora es demócrata, declaró: “Está muy claro que la próxima vez que haya un esfuerzo violento para derrocar a nuestro gobierno, los republicanos en el Congreso serán cómplices de ese esfuerzo. Son el motor de escape de los incendiarios democráticos “.

Bardella, también comentarista político, agregó: “Se ha vuelto dolorosamente transparente que la plataforma del Partido Republicano es 100% antidemocrática y su ambición es imponer el gobierno de la minoría a la mayoría en el futuro, porque saben que cuando el campo de juego es parejo no pueden ganar y por eso han decidido redoblar su apoyo a un potencial autócrata, y están haciendo todo lo posible para desestabilizar las salvaguardas democráticas que hemos tenido desde la fundación de nuestro país”.

No podemos subestimar la gravedad de este momento en el tiempo porque lo que suceda durante el próximo mes o año podría ser el punto de inflexión en esta batalla por preservar nuestra democracia”.

La amenaza plantea un dilema para Biden, quien fue elegido con la promesa de tender puentes y buscar el bipartidismo. Continúa haciéndolo mientras hace llamamientos a luchar cada vez más severos. Hablando en Tulsa, Oklahoma, esta semana, repitió su mantra de “la democracia prevaleció” pero luego advirtió de un “asalto verdaderamente sin precedentes a nuestra democracia” y anunció que la vicepresidenta, Kamala Harris, lideraría un esfuerzo para fortalecer el derecho al voto.

No dejes de leer: Senado cancela reunión con Kamala Harris

Sin embargo, la iniciativa nacional propuesta para abordar el problema depende de un Senado actualmente dividido 50-50 entre demócratas y republicanos (Harris tiene el voto de desempate). Para aprobarlo con una mayoría simple, los demócratas primero tendrían que abolir el obstruccionismo, pero al menos dos senadores, Joe Manchin de West Virginia y Kyrsten Sinema de Arizona, han descartado tal paso.

Frente a este estancamiento, los activistas y la sociedad civil están tratando de crear un sentido de urgencia. Más de un centenar de académicos emitieron esta semana una declaración conjunta, publicada por el grupo de expertos New America, en que expresan su “profunda preocupación” por los “cambios radicales en los procedimientos electorales básicos” que ponen en peligro las elecciones libres y justas. “Toda nuestra democracia está ahora en riesgo”, escribieron los académicos.

La encuesta del año pasado fue llamada “la elección que podría quebrar a Estados Unidos” y se consideró ampliamente que la nación se había salvado por un pelito; pero puede que no se corra dicha suerte en 2024. Yvette Simpson, directora ejecutiva del grupo progresista Democracy for Action, agregó: “Estamos llegando al punto en el que quizás ya no podamos llamarnos una democracia. Así es esto de terrible”.

“No es solo el hecho de que hay un esfuerzo concertado y orquestado en todo nuestro país para interferir con el derecho más fundamental de cualquier democracia, sino que lo están haciendo tan descaradamente, tan abiertamente y sin pedir disculpas, que ha habido muchos intentos, y que no hay una manera fácil de detenerlo“.

También te puede interesar: Trump explota contra resultado de votación en mítin preelectoral en Georgia

Simpson comparó la victoria de los demócratas sobre Trump con la película Avengers: Endgame y advirtió sobre la complacencia. “Acabamos de derrotar a Thanos y todo el mundo estaba como, ‘OK, tomemos un descanso’, y yo dije, ‘No, no podemos tomarnos un descanso porque el Partido Republicano nunca se toma un descanso’. Saben que nos estamos tomando un descanso y por eso están actuando ahora y de una manera muy agresiva: ‘¿Crees que ganaste porque Trump está fuera? Oh, te atrapamos”.

Ibram X Kendi, historiador y autor de How to Be an Antiracist, agregó: “A fin de cuentas, hay una guerra total contra los votantes estadounidenses, particularmente los votantes más jóvenes, y especialmente los votantes de color más jóvenes, y está sucediendo desde Texas a Florida y realmente provoca que el pueblo estadounidense decida si queremos nuestra democracia o no”.

También te puede interesar

Publicidad